Pollock, el artista que salpicó la moda

Este mes llega a España 'Mural', una de las obras más famosas de un pintor cuya técnica de derramar pintura sobre sus lienzos marcó un hito no solo en la historia del arte. Los diseñadores también se enamoraron de su técnica e impregnaron sus colecciones de gotas de color.

Lo más popular

Macarrones gratinados". Eso es lo que la revista Life dijo que parecía la pintura de Jackson Pollock en 1949. El artículo al que nos referimos, en el que además de comentarios tan poco acertados se reflejaba el éxito del que gozaba el artista entre la crítica norteamericana más influyente, salió titulado con una pregunta: "¿Es el pintor vivo más grande de los Estados Unidos?". Está claro que la respuesta no era la misma para todos: unos pensaban que Pollock era un genio y un renovador. Otros, el alcohólico creador de "marañas de pelos enredados", como afirmaron algunos. Pero ¿de verdad se iban a dejar embaucar por todas aquellas gotas salpicadas sobre un lienzo? 

Publicidad

El tiempo, siempre sabio y en este caso rápido, dio la razón a quienes supieron apreciar su magnético y poderoso impulso innovador. Fue así como, a diferencia de otros como Van Gogh, Pollock sí gozó de un reconocido prestigio mientras vivió, aunque su prematura muerte en un accidente de coche a los 44 años no le permitió ver la grandeza que alcanzó su famosa técnica del 'goteo' (dripping), y menos aún cómo esta 'salpicó' el mundo de la moda, al inspirar algunas de las colecciones de los mejores diseñadores de los siglos XX y XXI. 

Lo más popular

De Christian Dior a Dolce & Gabbana

Pollock diseñó prendas para algunas de las mujeres con más glamour de su época: Lauren Bacall, Elizabeth Taylor, Bianca Jagger, Jackie Kennedy... De hecho, fue el sombrero pillbox que la primera dama lució en la ceremonia inaugural de la presidencia de su marido el que lanzó a la fama a Roy Halston, uno de los más reconocidos diseñadores del pret-à-porter americano de los sesenta. Fue él, un amante del arte amigo de Andy Warhol, uno de los primeros en inspirarse en los lienzos de Pollock para crear, en 1969, un vestido drapeado salpicado de gotas de color. De este modo, el dripping pasó a formar parte de las colecciones de grandes modistos. Christian Dior utilizó este tipo de estampado para confeccionar vestidos de alta costura en 1985 y, en 2007, volvió a utilizarlo para prendas de su colección masculina. Dolce & Gabanna salpicó de pintura su colección primavera-verano de 2008, Craig Green se inspiró en 2014 en el universo del pintor para crear sus estampados arty (basados en algún artista o corriente pictórica), y Ralph Lauren ha caído en la tentación en sus últimas propuestas para esta primavera verano. No son los únicos, pero la lista es tan larga que resultaría tediosa, así que daremos un par de pinceladas más para mostrar que no es la ropa la única que se usa como lienzo. También toda una amplia gama de complementos entre los que destacan el bolso Sunny Pollock, de Zadig & Voltaire, los icónicos stilettos Vulcano que Louboutin le dedicó al artista en la primavera de 2012 y las 'tuneadas' Converse que, junto a muy diferentes objetos, pueden encontrarse hasta el 10 de abril en la Pollockmania Store de la galería Kunsthalle de Berlín, con motivo de Jackson Pollock's Mural. Energy Made Visible, la exposición que este mes llega a España.

Jack, The Dripper

Tras firmar un contrato con la multimillonaria mecenas y coleccionista de arte Peggy Guggenheim en 1943, Pollock creó para esta la que está considerada como su primera obra de expresionismo abstracto, Mural. Ya con dinero en el bolsillo, el pintor pudo trasladarse junto con su esposa, la también pintora Lee Krasner, a una casa con granero en el East Hampton (Nueva York). Fue en aquel enorme granero donde vieron la luz sus mejores obras, todos esos lienzos cubiertos de 'salpicaduras' que ponía en el suelo para pintarlos: "Así me siento más cerca, formo más parte de la pintura, ya que de esta manera puedo caminar alrededor de ella, trabajar desde cuatro lados y estar literalmente en la obra", explicaba el artista.

En esta nueva faceta desarrolló la famosa técnica del dripping. Con ella, él se convertía en el pincel que parecía bailar sobre la superficie dejando gotear pintura desde los botes agujereados o a través de palos y jeringas: "Continúo alejándome de las herramientas tradicionales de los pintores, como los caballetes, las paletas y pinceles, etc. Prefiero varitas, palas de jardinero, cuchillos y pintura diluida o impasto con arena, vidrios rotos o cualquier otro material añadido", explicaba. Fue así como la revista Time le apodó como 'Jack, The Dripper', un divertido juego de palabras en el que la alusión al famoso 'destripador' (Jack, The Ripper) era solo una cuestión fónica.

Publicidad

Las matemáticas y el caos

Decía Pollock que cuando estaba 'dentro' de su pintura no era consciente de lo que hacía: "La pintura tiene vida propia. Solo intento dejarla salir. Únicamente cuando pierdo contacto con ella el resultado es un desastre. De lo contrario es armonía pura". Él 'solamente' ponía orden a ese caos aparente en el que los estudiosos de este siglo ven un anticipo de los movimientos matemáticos de la Teoría del Caos, que viene a explicar, grosso modo, cómo el resultado de algo depende de distintas variables y que es imposible de predecir. Sea como fuere, el pasado mes de febrero un poderoso hombre de las finanzas, Kenneth Griffin, pagó por uno de esos 'caos', la friolera de 200 millones de dólares. El cuadro Number 17A se convirtió así en la pintura vendida más cara del norteamericano. 

Lo más popular

Aunque la técnica del goteo fue la que le permitió hacer sus mejores obras entre los años 1947 y 1950, Pollock la abandonó en lo más alto de su carrera para regresar, en parte, al estilo figurativo de sus comienzos. Para entonces, el alcoholismo se había apoderado de su vida, en parte por la frustración que le producía estar 'vendido' por la demanda de su obra entre los coleccionistas. Afortunadamente, y pese a su carácter difícil y sus infidelidades, su mujer, Lee, siempre cuidó de él y de que su reputación siguiera al alza a pesar de los cambios en las tendencias artísticas. Hoy los dos están enterrados uno frente al otro en el Cementerio de Green River.

La obra de Pollock se reparte por importantes museos como la Tate Modern, en Londres, el Moma y el Guggenheim, en Nueva York, la Colección Peggy Guggenheim, en Venecia, y el Thyssen, en Madrid, entre otros. Pero tienes a tu alcance otras 'obras maestras', como su exquisita receta del pastel de manzana, porque... también era un artista en la cocina. Hoy sus manuscritos gastronómicos están publicados en Dinner with Jackson Pollock, de Robin Lea (Ed. Assouline). Arte, moda, cocina... no hay rincón sin salpicar por la grandeza de nuestro anfitrión.

Su legendario 'Mural,' en Málaga

Mide seis metros de ancho y dos metros y medio de altura, y decoró el apartamento en Manhattan de la multimillonaria coleccionista y mecenas Peggy Guggenheim. 

¿Su significado? Según el pintor contó a un amigo: "Es una estampida. Cada animal en el oeste americano, todos a la carga a través de la maldita superficie". 

Considerado como un icono del arte moderno norteamericano, Mural puede verse ahora por primera y probablemente última vez (por motivos de conservación) en España. Del 20 de abril al 11 de septiembre en el Museo Picasso Málaga.