Lucía Galán Bertrand: pediatra y bloguera

La empatía a grandes dosis es el poderoso placebo que esta pediatra asturiana y madre de dos hijos de 9 y 7 años administra sin receta en su consulta de Alicante a través su blog (luciamipediatra.com) y ahora en su primer libro, Lo mejor de nuestras vidas (Ed. Planeta). Se trata de un manual para ayudarnos a entender las emociones de los niños y criar hijos sanos y felices: "Una lectura para no desperdiciar ni un solo minuto de la vida de nuestros hijos. ¿Qué te gustaría que recordaran tus hijos de ti y de su infancia cuando sean mayores?".

Lo más popular

"Conciliación es una palabra que no debería haber existido", señalas tajante en un artículo de tu blog.

Apenas se habla de conciliación en el mundo masculino. Parece que nosotras tenemos que luchar por algo que no estaba legitimizado. Una mujer tiene el mismo derecho a trabajar que a ser madre. Yo no pido derecho para trabajar, y tampoco deberíamos pedir permiso para desarrollar nuestra profesión en libertad y armonía con nuestra familia. Desgraciadamente, los hombres están en otra dimensión. Ni lo viven igual ni tienen el mismo sentimiento por la maternidad y nuestra profesión. Yo confío en que cuando nuestras hijas sean mayores no hablaremos de conciliación. 

Publicidad

Ni de tener que renunciar a nada.

Parece que si vas muchas horas a trabajar y vas contenta eres mala madre. Pues no, yo a veces trabajo más horas y no voy a sentirme culpable. Soy mujer y quiero que mi hija se sienta plena tanto en el mundo laboral como en el familiar. No tenemos que descuidar nuestras labores como madres por ser mejores trabajadoras ni a la inversa. ¿Y culpa? Ninguna. ¿De qué? ¿De querer darle lo mejor a tus hijos, de querer despuntar en tu trabajo? Lo que exigimos es natural y legítimo. La culpa nos quita las alas. 

Lo más popular

Artículos relacionados

 

Artículos relacionados

 

Tú dijiste adiós a esas guardias interminables y jornadas extensas... 

Yo era el bicho raro, pero mis jornadas era incompatibles con dos niños, y yo quería ver crecer a mis hijos. Antes que pediatra soy madre, así que intenté rehacer mi vida profesional en torno a sus necesidades. Ahora gestiono mi trabajo y mi tiempo. 

Qué difícil es encontrar tiempo.

Mira, mis hijos viven con mucha ilusión toda la promoción del libro, con el punto egoísta de los niños: "Mami, antes estabas más tiempo conmigo"... ¡Me dejaron hecha polvo! Pero me sacudí la culpa y les dije: "Este es un sueño que mamá está cumpliendo. A veces los sueños son de todos, otras veces son de una persona, y este es el sueño de mamá. ¿Me ayudáis?". Ahí estamos, haciéndoles partícipes de todo y adaptándonos.

Artículos relacionados