Maya Hansen, la corsetera global

​Desde que Lady Gaga se encaprichara de uno de sus corsés, los sensuales diseños de Maya Hansen han dado la vuelta al mundo. Pero su universo creativo va mucho más allá de esta prenda para dos: "Quien la lleva y quien la ata".

Lo más popular

Un viaje a Berlín le cambió la vida. Maya Hansen acababa de licenciarse en el Centro Superior de Diseño de Moda de Madrid y trabajaba para diseñadores como Javier Larrainzar y otras marcas, pero en sus ratos libres hacía brazaletes y corpiños que vendía en pequeñas tiendas. La cosa funcionaba tan bien que decidió probar suerte en festivales de música de toda Europa. Durante uno de ellos, en la capital alemana, una tienda de corsés se cruzó en su camino, entró por curiosidad y se probó uno: "Cuando me vi frente al espejo pensé: 'Pero ¿esta mujer quién es?'. Me quedé alucinada, era otro cuerpo, otra persona... Una maravilla. Su estructura y su capacidad de transformación me sedujeron inmediatamente. Era carísimo, pero me lo compré. Luego vinieron otras piezas y empecé a investigar en libros de patronaje de los siglos XVII y XVIII. A partir de ahí, desarrollé mi propia técnica; la corsetería, junto con la sastrería, es lo más complicado que hay. Es artesanía pura", explica.

Publicidad

A partir de ese momento, pensar en Maya Hansen es pensar en corsetería, y viceversa. De hecho, hoy en día, su marca es uno de los referentes mundiales del sector. Y, en parte, gracias a los caprichos de Lady Gaga. Maya no la conoce personalmente, pero habla de la diva norteamericana como si fuera su amiga de toda la vida. "Yo le estoy profundamente agradecida al heavy metal y a Lady Gaga. Ella fue mi mentora", afirma con una sonrisa. Al heavy porque el grupo Mago de Oz le encargó el vestuario de su gira Gaia II –"Fue un año y medio de trabajo que me permitió dejar de diseñar para otros y montar mi propio taller"– y a Lady Gaga porque paseó sus corsés por el mundo y disparó su cotización. "Un día recibí un mail con el asunto que decía: 'Lady Gaga by Maya Hansen'. Obviamente, pensé que era una broma, pero se trataba de Nicola Formichetti, entonces estilista de la cantante y director creativo de Thierry Mugler, que me explicaba que Lady Gaga había visto unos diseños de la colección Reinas de España y los quería en Nueva York en un par de días. No tenía lo que me pedían, pero les propuse varias cosas y eligieron dos. Se las puso como le dio la gana, el estilismo era un disparate, pero nos abrió muchas puertas. De repente, el mundillo de la moda se fija en 'esa chica española que hace corsés', fotógrafos como Mario Testino o Steven Klein hacen editoriales con prendas tuyas o Madonna te pide cosas para la Superbowl", cuenta emocionada. Cómo Lady Gaga se enteró de su existencia sigue siendo un misterio.

Maya Hansen con el fotógrafo de moda Mario Tesino. Lady Gaga y Kylie Jenner posan con diseños de Maya Hansen.
Lo más popular

Han pasado cinco años desde entonces, y hoy en día Maya Hansen es mucho más que corsés. Desfila en la Mercedes Benz Fashion Week Madrid con colecciones completas en las que estos siguen siendo las estrellas de la pasarela, pero no faltan cazadoras, pantalones o accesorios. Incluso se atreve a dar una vuelta a los vestidos de novia: "Tenía claro que no me quería quedar en algo pequeño, y hemos evolucionado tanto cromáticamente como en estilos, pero en todo lo que hago se nota de dónde vengo: me gustan los volúmenes y los patrones arquitectónicos", reconoce. Y, también, las mujeres hiperfemeninas que no tienen miedo a ser el centro de todas las miradas, pero sin caer en la vulgaridad: "En España somos muy clásicos y conservadores, y se tiende a pensar que cuanto más suelta llevemos la ropa, mejor. Pero el hecho de ir ajustada y escotada no significa que seas simplona o no tengas estilo. Se puede ser muy elegante llevando un corsé", afirma. Nadie mejor que ella misma para demostrarlo. Tras un físico espectacular –alta, rubia platino y piel increíblemente tersa y blanca, herencia de su madre danesa– se esconde una fuerte personalidad. "Siempre he sido un espíritu libre y rebelde", confirma. Algo que se palpa en su universo creativo y su vida personal.

"Lo que más me divierte son los retos"

"Tengo un niño de dos años, Nuno, que es un trasto, pero estoy encantada. Yo no era especialmente niñera ni madraza, nunca encontraba el momento idóneo y lo iba retrasando, pero tengo 38 años y ya estoy pensando en repetir. Ser madre me ha moderado, me ha hecho ser mucho más práctica y cuidarme más. Me encanta mi trabajo y antes podía quedarme en el estudio hasta las once de la noche. Ahora, a las siete me voy corriendo porque mi hijo me reclama. Él todavía no sabe muy bien a qué se dedica su madre, pero cuando ve un catálogo de ropa o una modelo con los labios pintados de rojo siempre dice: '¡Mamá!'". 

Colección Skully Tulum, un modelo con cristales de Swarovski y una escena del backstage de un desfile.
Publicidad

"Lo que más me divierten son los retos. Como las Ginger Ale Bikers que he creado con motivo del lanzamiento del ginger ale de Schweppes. Me he inspirado en los colores de la botella, verde y dorado, y es la primera vez que diseño algo también para hombre. Yo las llamo 'vegan bikers', porque son de polipiel, pero de una calidad excelente, flexibles y resistentes. ¡Son muy potentes!".

"Cuando empecé, mis clientas eran más jóvenes y transgresoras. Muchas venían con su madre tras haber ahorrado con la ilusión de comprarse un corsé. Ahora las tenemos de todo tipo, pero tienen en común que son mujeres que no temen sentirse observadas, muy femeninas y sofisticadas. Como Carmen Lomana, Nieves Álvarez, Edurne o Pilar Rubio. Vendemos mucho fuera, y especialmente en Oriente Medio: Líbano, Dubai, Kuwait, Baréin... Allí tienen un gran conocimiento de moda, un nivel adquisitivo altísimo y muchas fiestas y ocasiones para lucirse. Eso sí, para ellas tengo que añadir mangas a las prendas, hacerlas más largas o proporcionarles una camiseta de red para que se la pongan por debajo".

Lo más popular

"Cada día me gusta más practicar deporte. Siempre he hecho patinaje sobre ruedas, incluso fui profesora durante un tiempo, pero ahora me he aficionado a correr. También me gusta disfrutar del aire libre e ir al campo con mi familia. Antes dibujaba y tocaba el piano, mi padre es músico, pero ya no tengo tiempo para todo". 

Elementos como esta tarta son fuente de inspiración para Maya Hansen. Detalle de uno de sus vestidos de novia y de uno de sus modelos de corsés.

"Me inspiran muchísimas cosas. Desde Frida Kahlo a una tarta de chocolate. Es un proceso que comienza casi sin darte cuenta, pero llega un momento, cuando ya está encarrilado el hilo conductor de la colección, en que tengo que encontrar la manera de escaparme o aislarme un par de semanas para poder desarrollarla. Me rodeo de todos los materiales y la máquina de coser y evito interferencias. En ese punto, no me gusta que nadie intervenga porque se trata de algo muy personal, muy íntimo. A veces las cosas fluyen y otras te cuesta más, y te levantas por la noche y te pones a dibujar. Es un poco una locura".

"La música me encanta, desde la clásica hasta el flamenco. Me involucro mucho en la música de los desfiles y hasta me meto en la edición de sonidos. Para eso tengo que investigar y estar al día, pero yo soy muy de los ochenta: The Cure, Tears for Fears. Red Hot Chili Pepper...".

"El diseñador que más me ha marcado es el italiano Roberto Capucci, para mí el gran olvidado"

"El diseñador que más me ha marcado es el italiano Roberto Capucci, para mí el gran olvidado. Ves muchas cosas de él en Alexander McQueen, que era maravilloso. O en John Galliano cuando trabajaba para Dior. También me gusta muchísimo Stéphane Rolland: es la elegancia pura y ha conseguido que sus creaciones, de volúmenes complejos sean también comerciales. Es uno de esos diseñadores que con solo ver cómo se viste, cómo habla o cómo se mueve ya intuyes lo que es capaz de hacer".

"Me visto mucho de Maya Hansen. Sobre todo si tengo un evento, ¡no lo dudo! Voy casi siempre de negro, me encuentro más cómoda. No me gustan los tejidos con brillos. Prefiero los tecnológicos, como el neopreno. Me encanta combinar corsé y falda lápiz o pantalón pitillo. Y taconazos, aunque me cuesta mucho llevarlos. Nunca me verás con un chándal o un pantalón caído, no me siento nada favorecida, prefiero las prendas más ajustadas".

Imágenes de Juncal Rivero y Nieves Álvarez, dos de las musas y ejemplos de la belleza fuerte y femenina con la que se identifica Maya Hansen.
Publicidad

"Soy vegetariana desde que nació mi hijo. Te cambia el chip y empiezas a cuidarte más. Suelo ir a restaurantes vegetarianos y me encantan. He perdido bastante peso y me siento mejor que nunca, pero que conste que mis corsés sientan mejor cuando no estás demasiado delgada".

"La cantante Sophie Ellis-Bextor es una de esas mujeres increíbles que cada vez que veo pienso: 'Me gustaría vestirla'. No sé por qué, pero también me gustan mucho las australianas, como Cate Blanchett, Naomi Watts o Kylie Minogue. Y Dita von Teese, que tiene varios corsés míos pero no se los he visto puestos. Me interesan las mujeres potentes y con personalidad".

"Un corsé te pide ir arreglada, aunque sea con la cara lavada".

"Un corsé te pide ir arreglada, aunque sea con la cara lavada. Te cambia la actitud, como cuando te pones unos taconazos, y te aporta un plus de feminidad. Yo trato de cuidarme, que ya voy teniendo una edad... Me encantan los productos de Mac, las cremas y mascarillas de Maystar y pintarme los labios de rojo".

La nueva Ginger Ale BikerUnisex, que Maya Hansen ha diseñado para Schweppes.

"Lo que más me gusta es viajar. Creo que habría que hacer dos o tres viajes al año para abrir la mente e inspirarte. Yo siempre estoy con el piloto puesto, pero en cuanto salgo de la rutina se dispara solo. Voy mucho al Caribe y, especialmente, a la península de Yucatán. Tenemos muchos amigos que viven allí y últimamente mi marido y yo fantaseamos con instalarnos en la zona, ¡aunque sea para jubilarnos practicando yoga! Me encanta el calor, hacer snorkel y la naturaleza extrema. Aquí donde me ves, en cuanto cruzo el Atlántico me meto en la selva y me transformo".