Paz Vega, la chica más feliz

​La sevillana, que regresa a España con nueva serie, y quizás para siempre, pone voz a los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro​.

"Ni en mis mejores sueños pensé que me iba a pasar lo que me ha pasado", reconocía una emocionada Paz Vega al recoger el premio a su trayectoria profesional en el Festival de Málaga el pasado mayo. Lo cierto es que, a sus 40 resplandecientes años, la actriz emana esa serena satisfacción de aquellos que cumplen sus sueños. En su caso, una familia que adora con pasión (tiene tres hijos junto a su marido, Orson Salazar) y una carrera absolutamente imparable. 

Publicidad

Además, esta sevillana de nacimiento, "pero madrileña de corazón", mantiene un idilio constante con los flashes y la moda: "Vivo una relación de amor con la moda. Para mí es fundamental. Me ayuda a proyectar la imagen que quiero en cada momento", confiesa.

Paz ha sido la encargada de doblar la versión española de los cuatro anuncios que promocionan los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016. Además, acaba rodar la serie Perdóname, señor (Telecinco), con Stany Coppet y Jesús de Castro, donde se ha puesto el hábito para meterse en la piel de una monja. No le ha hecho falta investigar mucho para meterse en el papel: "¡Pasé toda mi infancia en un colegio de monjas!", recuerda. 

MUY PERSONAL

Ganas de volver: "Ha llegado el momento de que mis hijos echen raíces en España. Están creciendo y quiero que su adolescencia sea aquí".

Su próximo reto: "Producir historias que hay que contar. Cuando leo ciertas noticias me sale una vena de denuncia social que no puedo evitar".