El editorial de Ana Rosa Quintana: Amor por la vida eco

​¿Cómo afronta Ana Rosa Quintana el mes de septiembre y la vuelta al trabajo y las rutinas diarias? ¿Qué descubrimientos ha hecho este verano? Ella nos lo cuenta

Lo más popular

Cada año en agosto tenemos que poner nuestra cabeza en el mes de septiembre para editar este número. Con mucho desasosiego escribimos la palabra septiembre, es decir, la vuelta al cole, a retomar todo lo dejado y a empezar un nuevo curso, un largo año de otoños e inviernos que no sabemos lo que nos va a deparar. Cuando estamos esperando las ansiadas vacaciones, con el traje de baño todavía sin estrenar, también estamos seleccionando la moda del frío, escribiendo sobre cómo curar los desastres causados por el sol en nuestra piel o acerca de cómo recuperar el brillo del pelo perdido a base de sol, mar y piscina. Ese es nuestro trabajo: adelantarnos al tiempo, a lo que va a ocurrir, a lo que vamos a ver, a leer y a lo que se va a llevar.

Publicidad

Este año la tendencia es la cultura eco: cero residuos, renovación, reciclaje, cuidado del medio ambiente... y para esto no hace falta que llegue septiembre: lo debemos instalar en nuestras rutinas diarias cuanto antes.

Gracias a Citroên este verano he estado probando por primera vez un coche eléctrico: cero emisiones, cero ruido y cero contaminación. Estoy encantada con el nuevo Mehari: se acabaron las visitas a la gasolinera, es divertido y especial, de colores brillantes y alegres, sin complicaciones, se limpia con una manguera incluso el interior, te metes por cualquier sitio y los niños están encantados de ir descapotados. Eso sí, es un coche de verano, pero he descubierto la maravilla del coche eléctrico, y estoy convencida de que en poco tiempo solo circularemos con estos vehículos, y nos habremos librado de uno de los grandes contaminantes, especialmente en las grandes ciudades.

Lo más popular

Hay una cosa por la que sí estoy deseando volver de vacaciones: por tener en mis manos el libro de Fernando Grande-Marlaska, Ni pena ni miedo. Tengo el orgullo de contar con el cariño y la amistad de Gorka y Fernando desde hace años. Sé de su entereza y honradez personal y profesional, de sus firmes creencias, de su humanidad, y me consta que este libro va a sorprender a muchos por su sinceridad y la claridad con que siempre ha defendido las causas justas en las que cree. Un juez sin pena ni miedo y un hombre al desnudo, sin artificio. Quiero ya leer algunas cosas que, supongo, ya conozco y todo lo que nos puede sorprender la verdad de un hombre justo.

¡Feliz mes de septiembre!

Ana Rosa