Lucas Vidal, el compositor de bandas sonoras más joven de Hollywood

​Con 20 años le diagnosticaron cáncer y se vio obligado a interrumpir sus estudios de música. Sin embargo, hoy es el compositor de bandas sonoras más joven de Hollywood.

"Tengo unas ganas inmensas de comerme el mundo", confiesa, es lo que el cáncer le dejó al compositor y director de orquesta Lucas Vidal (32 años). Tenía 20 años cuando le diagnosticaron esta enfermedad y tuvo que interrumpir sus estudios de música en EE.UU.: "Fue la confirmación de que quería vivir y desarrollar mi carrera cuanto antes", comenta. Dicho y hecho: un año después tenía su propio sello musical, MuMo Productions. Ahora, una década después el madrileño Lucas Vidal vive a caballo entre Madrid y Los Ángeles y puede presumir de ser el compositor de bandas sonoras más joven de la historia de Hollywood (ha compuesto, entre otras, Fast and Fourious 6). Por si fuera poco, tiene en su poder dos Goyas: uno a la mejor canción original por Palmeras en la nieve (junto a Pablo Alborán) y otro a la mejor música original por Nadie quiere la noche. Sin embargo, todo el que lo conoce destaca su humildad. El esfuerzo es mucho más importante que el talento o los premios para Lucas, quien ya nació rodeado de discos. De hecho, su abuelo fundó la discográfica Hispavox y él fue un niño prodigio de la música: con tan solo cuatro años aprendió a tocar el piano y, aunque sus padres no le dejaban ver la televisión, jugaba a improvisar las melodías de las películas. Lucas estaba destinado a triunfar, aunque sus estudios iban encaminados a ICADE: "A los 16 años, pasé el verano en Boston, en el Berklee Collage of Music, y ahí supe que mi futuro iba a ser la música", explica.

Publicidad