Carlos Ruiz Zafón: ""Es el libro que más me ha costado escribir de mi carrera"

En este momento, 25 millones de fans esperan el desenlace de su tetralogía, El cementerio de los libros olvidados. Hablamos en exclusiva con uno de los escritores más leídos del mundo.

Lo más popular

El laberinto de los espíritus es el broche de oro de una saga que comenzó hace 15 años con La sombra del viento. Un final que llega a las librerías de todo el mundo a la vez, el 17 de noviembre. Unos meses antes, la editorial, sabedora de que hasta ese día podría pasar de todo (robos de capítulos, filtraciones sobre su contenido...), nos hace firmar un contrato de confidencialidad a todos aquellos que tenemos la llave para entrar antes que los demás al 'cementerio de los libros olvidados'. No se nos permite ni siquiera hablar con nuestra familia del tema. A ojos del mundo no sabemos nada de la nueva novela, y con el único con quien podemos conversar sobre ella es con su autor, Carlos Ruiz Zafón. Os aseguro que es muy difícil callar cuando gran parte de tus amigos se mueren por saber cómo acaba ese universo que los conquistó hace más de una década. Hoy, por fin, podemos contarlo todo y desvelar lo que su autor nos ha confiado. Sin spoilers eso sí: no seríamos capaces de arruinar un final como este a nadie.

Publicidad

La primera pregunta es obligada: ¿qué se van a encontrar en El laberinto de los espíritus los millones de lectores que siguen esta saga?

Este es el gran final, la apoteosis de la historia que hemos venido explorando desde diferentes ángulos con los Sempere y compañía. Fermín Romero de Torres, por supuesto, regresa más guerrero que nunca, con muchas sorpresas y cosas que no sabíamos de él. Y no solo él, porque en esta historia son muchas las cosas y los personajes nuevos que vamos a encontrar. Uno de ellos es Alicia Gris, a la que guardé para el final. Es esta una novela en la que toda la tensión acumulada en los libros anteriores se desata. Es operática, gótica, intensa y, creo, cargada de emoción y misterio.

Lo más popular

Y ¿cómo es esa Alicia Gris?

Es mi particular angelito de las tinieblas. No quiero contar mucho de ella, porque se apaña solita y se presentará al lector a su manera. Eso sí, vete preparándole una copita de vino blanco, el elemento básico de su dieta...

Cada uno tenemos nuestro personaje favorito en esta saga, pero ¿tú tienes alguno o para un 'padre' es imposible elegir ?

Pues la verdad es que hay tres que son una parte esencial de mí mismo: Fermín, Julián Carax y Alicia Gris.

¿Cómo te sientes al acabar esta tetralogía que te ha venido acompañando durante 15 años?

Va por días. A veces, exhausto; otras, eufórico, y con muchas ganas de regresar a la batalla... Son muchos los sentimientos que me invaden porque estos personajes y su mundo son una parte muy importante de mí. Este ha sido un proyecto que me ha acompañado durante buena parte de mi vida. Si tuviera que resumirlo en una sola idea, sin embargo, diría que es la satisfacción personal de haber finalizado una aventura que me ha costado mucho esfuerzo, pero que ha valido la pena.

"La vida en sí ya se basta para cambiarnos a todos, a menudo a mamporrazos y sin pedir permiso"

¿Cuánto has tardado en escribirla?

La escritura puramente dicha me ha llevado unos tres años. Es el libro que más esfuerzo me ha costado escribir de mi carrera y, tal vez por eso, o tal vez porque supone el cierre a un proyecto en el que he invertido mucho trabajo y tiempo, el que más satisfacciones me ha producido.

¿Entristece decir adiós al universo que hoy se cierra?

En parte, pero por otro lado los personajes y los mundos que alguien crea siempre se quedan dentro de uno mismo, porque son parte de ti y de la experiencia vivida.

Cuando escribiste la primera novela de la saga, La sombra del viento, ¿sabías que sería el primero de cuatro libros?

Sí, esa era la idea original: crear un gran laberinto de historias para explorar una historia y un universo de una manera caleidoscópica, con cuatro puertas de entrada, cuatro novelas con su propia personalidad que nos condujesen por diferentes caminos al centro del mundo del cementerio de los libros olvidados.

Desde 1992, vives casi todo el año en Los Ángeles. ¿Crees que ese cambio de escenario, ese tener a tu ciudad natal en el recuerdo y no en el día a día, te ha ayudado a crear esa Barcelona viva que es, digamos, un personaje más de tu saga?

Aunque he vivido muchos años lejos de ella, sigo pasando tiempo en Barcelona. Sí que es verdad que el poner distancia de por medio ayuda a desarrollar una perspectiva diferente sobre el lugar del que uno proviene, a entender mejor su relación con él y con los recuerdos que tiene. Aun así, he vivido y asimilado, para bien o para mal, esos cambios que ha experimentado la ciudad. Pero creo que ello no ha interferido con el proceso de creación. Una cosa es la Barcelona real y otra la mía. Es, como bien dices, una Barcelona literaria, un personaje.

Publicidad

En tu tetralogía es muy importante la memoria. ¿Cómo te gustaría que recordaran los lectores El cementerio de los libros olvidados?

Con que lo recordaran, a secas, me sentiría más que satisfecho y orgulloso. Parte de la idea de esta serie de novelas es que evocase lecturas y reacciones diversas en diferentes tipos de lectores. Es parte de la idea del laberinto, del caleidoscopio. Y lo que más me gustaría es que, en algún momento, se animaran a revisitarlo, tal vez entrando por una puerta diferente, porque es un mundo diseñado para ser experimentado más de una vez y para desvelar, en cada viaje, nuevos detalles y ángulos que no habíamos visto en nuestra primera visita.

"Me gusta pensar en la prosa como en una música compuesta para ser interpretada en el cerebro del lector"

¿La primera vez que un libro se abrió camino hasta tu corazón...?

Para mí más que un libro en concreto fue el mundo de los libros, del lenguaje, de la palabra escrita y las ideas. Y, sobre todo, la narrativa, el arte de contar historias, que ha sido la gran pasión de mi vida. Empecé a leer de muy jovencito y recuerdo que me fascinó el hecho de que, con solo papel y tinta, se pudieran crear universos infinitos, personajes y mil historias, imágenes y emociones, que se pudiera explorar el mundo, la mente y adentrarnos en nosotros mismos al tiempo que comprendíamos mejor a los demás... El mundo de la imaginación era algo que me parecía mágico e irresistible. Me quedé allí atrapado en ese embrujo al que he dedicado mi vida.

Siempre dices que el éxito no te ha cambiado la vida...

La vida en sí ya se basta para cambiarnos a todos, a menudo a mamporrazos y sin pedir permiso. El éxito profesional, por supuesto, cambia las circunstancias prácticas de la vida, eso es innegable, aunque diría que en mi caso no me ha cambiado como persona. Puede haber cambiado el modo en que otras personas me ven o crean que me tienen que ver... Yo creo que el éxito, bien administrado, es simplemente libertad.

Sé que te niegas a que los libros de esta tetralogía sean llevados al cine. De hecho, has rechazado algún proyecto. Pero como guionista que fuiste reconocerás que ha habido grandes adaptaciones de novelas a la gran pantalla, ¿no es así? ¿Tu favorita?

La trilogía de El Padrino, una obra maestra que no me canso de ver.

Lo más popular

Y en televisión, ¿eres fan de adaptaciones, como Juego de tronos?

Sí, me parece una serie formidable y de excelente factura. Los dos guionistas principales y productores ejecutivos, David Beniof y David Weiss, son buenos novelistas y lo eran antes de trabajar como guionistas, lo cual creo que se nota en todo el producto. Y George R. R. Martin, antes de crear esta serie de libros trabajó más de diez años en Hollywood como guionista de televisión. Y antes había desarrollado una buena carrera como novelista. Aquí nadie se chupa el dedo.

Dada tu afición por los dragones, te he imaginado fan de la casa Targaryen... ¿De dónde te viene el gusto por esas fantásticas criaturas?

De la infancia. Tal vez es algo de Barcelona, porque el motivo de los dragones está presente en todas partes: fachadas, esculturas... O tal vez es que me gustan los monstruos y me resultan simpáticos. Probablemente es que yo mismo tengo algo o mucho de dragón, y ya dicen que la cabra tira al monte...

Tú también has trabajado como guionista, además de como publicista. ¿Qué huella ha dejado aquella experiencia en tu forma de escribir?

Una de mis ambiciones siempre ha sido incorporar a los recursos tradicionales de la novela todos los elementos que se han ido desarrollando a lo largo de décadas en otros medios narrativos, particularmente en la narrativa audiovisual del cine, la televisión o otros medios como la publicidad, el cómic, etc. Creo que es fundamental que la novela y la literatura se nutran y enriquezcan de todas las técnicas y elementos que nos pueden permitir contar una historia de un modo más intenso y que llegue más hondo al lector.

¿Crees que a veces perdemos de vista la diversión en la literatura?

Creo que sí, que a veces, con la mejor de las intenciones, inculcamos sobre todo a los jóvenes la noción de que la literatura es una obligación, algo que 'es bueno para ti', como las acelgas hervidas, y alejamos, cuando no destruimos, a lectores en potencia.

Tocas el piano y compones temas musicales en torno a las historias que escribes. ¿Cómo se mete la música en tu proceso creativo?

La música es mi otra gran pasión, el otro 'lenguaje' que siempre me ha fascinado y que ocupa un lugar de privilegio en mi vida. Decidí ya de muy joven que la literatura sería mi profesión y que la música sería mi hobby. Me gusta pensar en la prosa como en una especie de música que se compone para ser interpretada en el auditorio del cerebro del lector. Escribir música es algo que me divierte inmensamente, que hago sin pretensión alguna, para mí mismo, y que, a veces, me ayuda a aproximarme al proceso creativo 'por la puerta de atrás', creando pequeñas piezas sobre escenas, personajes y escenarios de mis historias. Es un hobby relativamente inofensivo que me ayuda a aliviar la presión en el cerebro cuando estoy trabajando en algo y que me permite disfrutar como un niño.

¿Podemos esperar un CD con la música de toda la tetralogía en alguna edición especial?

Confío en que sí, y que lo pueda grabar con una gran orquesta sinfónica para compartirla con los lectores que sientan curiosidad por esta faceta lateral del proceso.

¿El primer lector de sus historias?

Mi mujer es mi primera, última y la más importante de mis lectoras. Cuando compartes la vida con alguien, esa persona está en todo lo que haces y es quien le da sentido.

Las llaves del cementerio

Estas cuatro novelas (Ed. Planeta) son la entrada a un santuario donde cada libro tiene alma: "El alma de quien lo escribió, y el alma de quienes lo leyeron y vivieron y soñaron con él", escribe Ruiz Zafón en La sombra del viento, la primera entrega de la tetralogía, a la que siguieron El juego del ángel y El prisionero del cielo. Ahora, la telaraña de intrigas y emociones que se habían ido tejiendo nos conduce al final en El laberinto de los espíritus. Acaba así una obra que quería ser un homenaje y un canto al arte de contar historias, a la palabra escrita y al mundo de la literatura y los libros: "Por eso quise crear una historia que combinase a un tiempo todos los géneros y recursos de la tradición literaria en un solo lugar que pudiera ser una celebración de lo que significa la literatura", explica su autor.