Jon Sistiaga: "Soy muy feliz reinventándome y buscando nuevos retos"

Fue a los 16 años cuando el gusanillo del periodismo despertó en él.​ Quería poder tener la oportunidad de contar cosas.​ Hoy se siente satisfecho con su trayectoria y el trabajo realizado, aunque reconoce que a veces no ha sido fácil.

Lo más popular

La pasión y el amor por su profesión se palpan en cada segundo de la conversación, mientras charlamos y repasamos los veinte años de su intensa trayectoria como periodista, una pasión que cobra vida en cada recuerdo y reflexión que nos regala. A los 49 y con una nueva etapa profesional más madura y reflexiva (al frente de la serie documental Tabú de Jon Sistiaga, en canal #0 de Movistar, Premio Ondas 2016), Jon se siente muy afortunado de hacer aquello con lo que más disfruta: "No me imagino haciendo algo distinto al periodismo. Soy muy feliz reinventándome, sobre todo en los tiempos que corren. Me siento afortunado, pero creo que la fortuna se basa en esfuerzo, en preparación, en tesón, en ambición, en trabajo y en un punto de suerte. Aparece porque estás preparado, pero también hay que buscarla. Y llega haciendo guardias en los juzgados, buscando historias, convenciendo a la gente, haciendo la foto, estando en el sitio y el momento en el que pasan las cosas", reconoce el periodista.

Publicidad

Todo cuenta, todo suma

No recuerda especialmente haber querido ser astronauta, bombero o jugador de fútbol, y, en cambio, sí devorar periódicos y revistas: "Me gustaban mucho el cine, la fotografía... Y leía mucho, todo lo que aparecía en casa: El Diario Vasco, Interviú, etc. Y eso quizás pudo empezar a marcar un camino, no sé... Mi madre trabajaba en la cocina del restaurante de mi tío, que estaba justo enfrente de un periódico nuevo, La Voz de Guipúzcoa. Todos los redactores y directivos del periódico solían comer en el restaurante, y yo iba los viernes a echar una mano sirviendo las mesas...

Lo más popular

Uno de esos días entró alguien en el comedor anunciando que ETA había matado al senador Casas. Fue muy impactante. Se levantaron todos para organizarse rápidamente como redacción. Fue justo en ese momento, en medio de esa tragedia, cuando pensé: "Yo quiero dedicarme a esto". Y empecé haciendo los horóscopos. Fue una manera de entrar en el periódico. Al final te conviertes en quien eres por hacer todo lo anterior", afirma Jon.

"No soy un héroe. Gracias al miedo estoy vivo, aunque he aprendido a no temer a la muerte"

Pasión por el periodismo

Todos conocemos sus años de reportero en televisión cubriendo conflictos y guerras como la de Irak, donde le tocó vivir uno de los momentos más duros de su carrera profesional: la muerte de su compañero y amigo José Couso (Badgad, 2003). A pesar de toda esta experiencia y vivencias sobre sus espaldas, nunca se ha considerado un reportero de guerra: "No me siento satisfecho con ese nombre. Las etiquetas no las ponemos nosotros, nos las ponen. Me ha tocado cubrir muchos conflictos, pero nunca he esperado a la siguiente guerra para ver a mis compañeros. Siempre me he sentido un outsider dentro de esa tribu. Llevo un montón de tiempo sin cubrir una guerra y no siento la necesidad de soltar testosterona. Ahora busco nuevas metas, nuevos horizontes, nuevas formas de contar las cosas, de narrar. Con Tabú he encontrado una fórmula nueva de cambiar de registro. He pasado de ser un trotamundos en busca de nuevas historias a contar otras realidades mucho más complicadas de tratar y de hacer cercanas al público. Este es el reto, y estoy muy contento con esta nueva etapa".

20 años con la muerte

"No soy un héroe. Hago un trabajo para el que puede que esté más cualificado que otras personas, porque mantengo un cierto equilibrio mental, sé controlarme, manejar bien las situaciones de crisis y tomar decisiones en momentos críticos, etc. Pero siempre he reconocido el miedo que se siente al acudir a un conflicto o una guerra. Y gracias a ese miedo estoy vivo. La muerte me ha perseguido y me ha pegado algún zarpazo a lo largo de mi vida profesional. Me ha quitado amigos, me ha toreado, ha jugado conmigo. Se de qué va este juego, y en esa partida yo tendré las piezas negras y ella las blancas, y jugaremos la partida el tiempo que haga falta. No le tengo miedo. Y tratar este tema tan delicado en Tabú con el documental Y al final, la Muerte, me ha ayudado a reflexionar mucho sobre ello. Creo que debería dejar de ser un tabú en nuestra sociedad".

Jon no solo vive por y para el periodismo. Ni mucho menos: "Me gusta leer, devorar varios libros a la vez. Ahora estoy con Patria, de Fernando Aramburu, que me parece el libro del año, y además he empezado Manual para mujeres de la limpieza, de Lucia Berlin. Disfruto mucho con el deporte ¡y me encanta salir! Una buena cena con amigos, una buena conversación... Soy bastante noctívago [risas]. Pero si hay algo en mi vida que es una prioridad, mi pasión por encima de todo, son mis hijos. Ellos son siempre lo primero".

More from Ar Revista: