Los hermanos Scott: "Nos encantaría reformar la casa de Javier Bardem"

​Las reformas y las compraventas de casas no tienen secretos para ellos. Ahora, los gemelos más famosos de la tele comparten sus experiencias en un libro y aprovechamos la ocasión para hablar con ellos. Nuestro objetivo: descubrir cómo son detrás de las cámaras. ¿La primera impresión? Dos hermanos tremendamente disfrutones y muy muy familiares.

Lo más popular

"Crecimos en un rancho, y en cuanto fuimos capaces de sujetar un martillo, empezamos a ayudar a nuestro padre a construir vallas, superficies flotantes, graneros... y a hacer reformas en casa. Cada primavera teníamos que lijar los tablones de madera blancos de la cerca de nuestra propiedad de dos hectáreas....". Así comienza La casa de tus sueños (Ed. Kitsune Books), un práctico manual donde los gemelos entremezclan mil y un trucos para encontrar y reformar la casa ideal con divertidas pinceladas de su infancia y sus inicios. El éxito de ventas está más que asegurado. Y es que estos dos hermanos canadienses de 38 años han revolucionado el negocio de las reformas y la decoración a través de la pequeña pantalla, como prueban las nueve temporadas de éxitos que lleva su reality show La casa de mis sueños. En él, los gemelos se convierten en una especie de ángeles de la guarda inmobiliarios y se dedican en cuerpo y alma a ayudar a familias a encontrar una casa de ensueño. Jonathan y Drew forman la pareja perfecta: agente inmobiliario uno y contratista el otro, Drew es quien busca y compra las casas, mientras Jonathan es quien se encarga de imaginar cómo transformarla en un hogar digno de una revista de decoración. Gran parte de su éxito, sin embargo, radica en su personalidad: espontáneos, extrovertidos y bromistas, los gemelos son auténticos animales televisivos que han conquistado a la audiencia de los cinco continentes.

Publicidad

Lleváis dos décadas comprando, vendiendo, reformando... ¿Con qué parte del trabajo disfrutáis más?

Depende mucho de la casa, pero siempre nos emociona ver la reacción de los propietarios al descubrir el resultado final. Si la reforma es larga, acabas sintiéndote parte de la familia y a nosotros nos hace felices que sean felices.

¿Cómo es la casa de vuestros sueños?

La verdad es que se parece mucho a nuestra casa de Las Vegas. Llevamos a cabo un gran proyecto de reforma, y estamos más que orgullosos del resultado. Aunque es cierto que el rancho de nuestros padres siempre tendrá un lugar en nuestro corazón, estamos enamorados del gran tobogán que tenemos en nuestra casa de Las Vegas para saltar desde el segundo piso a la piscina.

Lo más popular

¿Qué recuerdos guardáis aquellas tardes pintando la verja que rodeaba el rancho?

Para nosotros, aquello era un juego. Cada primavera nos tocaba lijar los tablones de madera de la cerca del rancho para después volver a pintarlos. Había más de quinientos tramos, así que nos tirábamos horas y horas después de llegar del colegio, y gracias a ello aprendimos a trabajar de forma muy eficiente y el valor de un largo día de trabajo. ¡Y además nos pagaban!

Habéis dedicado este libro a vuestros padres.

Todo lo que hemos hecho, todo lo que hemos aprendido, se lo debemos a ellos. Nuestros padres siempre nos apoyaron cuando dejábamos volar nuestra imaginación. Gracias a ellos, hemos llegado donde estamos. Nuestro padre se ocupaba de arreglar las cosas y de las reformas del rancho donde vivíamos, y nosotros enseguida mostramos interés por todo ese mundo. Pintábamos, lijábamos tablones de madera, construíamos casitas para pájaros... Haber ayudado a nuestro padre en las reformas de casa desde tan pequeños nos hizo valorar el esfuerzo y el trabajo duro. Cuando reformamos la casa de una familia y tienen niños, nos encanta contar con ellos, para que también aprendan. De momento, ninguno de los dos tenemos hijos, aunque en el futuro nos encantaría criarlos como nuestros padres lo han hecho con nosotros.

Los gemelos se han convertido en todo un fenómeno internacional. Parte de la clave de su éxito es lo mucho que disfrutan de su trabajo, como se ve en su programa. Ahora, lanzan su nuevo libro: La casa de tus sueños.

¿Cuáles son el olor y el sonido de vuestra infancia?

Lo primero que nos viene a la cabeza son todos los sonidos de los animales del rancho: las gallinas, los caballos... Aprendimos a montar con solo tres años. El olor del campo y los sonidos de la naturaleza son algo que nunca olvidaremos y que añoramos cuando pasamos temporadas en nuestra casa de Las Vegas.

¿Cuál fue vuestro primer proyecto de reforma?

En nuestra infancia y adolescencia hicimos muchos pequeños proyectos en casa y el vecindario, pero el primero fue la reforma de nuestra habitación. Cuando éramos niños, ni siquiera nos dejaban colgar pósteres en la pared, y en cuanto mi madre se iba a hacer algún recado nos poníamos manos a la obra y reorganizábamos y redecorábamos todo. A ella no le hacía mucha gracia. Recordamos especialmente su reacción cuando decidimos que las sillas del comedor tenían que estar en las habitaciones... [risas]. Éramos muy traviesos y nos encantaba hacer teatrillos y trucos de magia, y más de uno no salió como esperábamos... De hecho, Jonathan tiene título de mago y es miembro de la Hermandad Internacional de Magos, lo que explica algunos de los milagros que hacemos en nuestros proyectos de reforma.

¿Guardáis algunos de aquellos diseños?

Nuestra madre todavía guarda las típicas casitas para pájaros y las obras de cerámica que hacíamos en el colegio y que después pintábamos. Por suerte, tenemos mejor gusto ahora. Si nuestros clientes viesen todos esos diseños se echarían a llorar [risas].

Publicidad

Al llegar a la universidad comprasteis una casa, la reformasteis y con el alquiler de las habitaciones cubristeis todos los gastos. ¿Os consideráis ambiciosos?

Sí, somos ambiciosos y competitivos, incluso entre nosotros. Siempre hemos tenido muy claro que para alcanzar nuestro objetivo teníamos que trabajar muy duro.

"Todo lo que hemos hecho y todo lo que hemos aprendido se lo debemos a nuestros padres"

Lo más popular

En el libro dais las claves para conseguir la casa perfecta sea cual sea el presupuesto. ¿De verdad es posible?

Puede parecer imposible, pero nosotros recomendamos a nuestros clientes que se guíen por el sentido común y el instinto. Pedid referencias y presupuestos y haced todas las preguntas necesarias antes de decidir si vais a comprar una casa que luego se convertirá en vuestro hogar.

Sus fans juegan a disfrazarse de ellos. En su cuenta de Instagram es normal ver fotos de su infancia o con su familia.

¿Qué convierte una casa en un hogar?

Los pequeños detalles. Cosas tan simples como una bonita lámpara retro o una colcha elegante. La iluminación es también importante: una estancia bien iluminada siempre da una sensación acogedora.

Tenéis estilos muy diferentes a la hora de decorar...

Sí, pero eso es bueno: tomar decisiones es más divertido. Normalmente solemos llegar a un punto medio. Como Jonathan es el que controla las herramientas, es mejor no meterse con él [risas]. A veces nos cuesta mucho ponernos de acuerdo, pero nunca llega lejos. Los dos somos cinturón negro en kárate... es mejor no jugárnosla.

Vuestro lema es: "Ya dormirás cuando estés muerto". Contadnos, ¿cuántas horas dedicáis al trabajo al día?

Más de las que podríamos reconocer en público [risas], pero es cierto que cuando uno hace lo que le gusta, las horas de trabajo pasan volando. Contamos con un gran equipo de profesionales, normalmente locales, en cada proyecto, y ellos son los auténticos héroes que pasan noches en blanco para cumplir con las fechas.

¿Qué os gusta hacer cuando no estáis trabajando?

Una buena comida con los amigos y nuestra familia en el patio de nuestra casa nos pone de muy buen humor. Tenemos una zona de chill out, una barbacoa, piscina, zona para perros [Jonathan tiene un yorkshire y un chihuahua], una cancha de baloncesto...

"Siempre viene bien contar con el otro para que te ponga los pies en la tierra"

Por curiosidad, ¿quién hace de 'hermano mayor'?

Depende del día. Hay momentos en los que podemos llegar a ser insoportables o parecer inmaduros, y a veces viene bien contar con el otro para que te ponga los pies en la tierra. Aunque Jonathan siempre recuerda que es cuatro minutos mayor que Drew... ¡Ni que eso fueran cuatro años! [risas]. Nos conocemos muy bien y sabemos que tenemos un compañero en quien podemos confiar. Lo malo es que también nos parecemos demasiado...

La siguiente pregunta parece obligada: ¿cuántas veces os habéis hecho pasar el uno por el otro?

¡Más de las que nos gustaría admitir! [risas] De hecho, en los rodajes de nuestros programas solemos vestirnos completamente idénticos para confundir a los propietarios de las casas que reformamos. Hemos sido actores, así que se nos da muy bien hacernos pasar el uno por el otro.

Habéis hecho vuestros pinitos en el mundo del teatro y las series. ¿Os gustaría retomar esa faceta más artística?

Nos encantan las artes escénicas, y nuestros programas son una plataforma excelente en la que combinar nuestras dos pasiones: el mundo de las reformas y la televisión. Y tenemos un grupo en el que hacemos sketches cómicos donde a veces nos hacemos pasar el uno por el otro.

¿Qué casa de qué famoso os gustaría reformar?

Nos gustaría reformar la casa de Javier Bardem. Somos muy fans de todas sus películas.

Sois totalmente autodidactas. Si pudierais aprender algo nuevo, ¿qué sería?

Jonathan está estudiando castellano y de vez en cuando cuelga algún vídeo donde hace gala de sus (escasos) progresos en redes sociales. Drew sigue con sus aficiones habituales, como el kárate y tocar todo tipo de instrumentos musicales, entre ellos la gaita (aunque no demasiado bien).

¿Cómo vais a pasar estas fiestas?

Nuestras Navidades ideales son aquellas que pasamos en casa, junto a la familia, ya sea en Las Vegas o en Canadá. No hay nada mejor que reunirnos todos.

El mejor regalo de Navidad que os podrían hacer es...

¡Un proyecto que nadie aceptaría! Nos encantan los retos.

Precisamente ese es otro de vuestros lemas: "Las dudas matan más sueños que el fracaso".

¡Siempre hay que perseguir y luchar por nuestros sueños, por muy descabellados que parezcan! Nosotros creemos firmemente en ello y nos ha funcionado en nuestra vida. Nunca hay que dejar de soñar.

More from Ar Revista: