Marta Hazas y Javier Veiga: el amor está en el aire

Pasan prácticamente las 24 horas del día juntos, en casa y en el trabajo. Pero lejos de ser un problema, es algo que los une aún más, y se sienten muy afortunados por ello. Cómplices, divertidos, apasionados. ¿Cuál es la historia de Marta Hazas y Javier Veiga? Ellos nos la cuentan.

Lo más popular

Se casaron el pasado octubre y aún no han podido disfrutar de su luna de miel: han tenido que conformarse con una pequeña escapada a París. Pero no importa, porque lo que de verdad ocupa ahora toda su ilusión y energía es 5 y acción, una comedia escrita y dirigida por Veiga e interpretada por Marta, Carlos Sobera, Marta Belenguer, Ana Rayo y el propio Javier, y que representan en el Teatro Reina Victoria de Madrid. Es un proyecto especial en el que ambos aseguran haber puesto el alma y con el que disfrutan y se emocionan cada día, tanto sobre el escenario como fuera de él.

Publicidad

Tras la vorágine de la sesión de fotos, nos sentamos a charlar con ellos. Javier Veiga: Pontevedra, 43 años, actor, cómico, director y dramaturgo. Marta Hazas: Santander, 38 años, actriz y uno de los personajes más queridos (Clara) de la serie Velvet de Antena3. Enseguida te das cuenta de que uno complementa al otro, de que más allá de ser pareja son un equipo que funciona. Javier, más calmado y algo introvertido. Marta, todo pasión, energía, sonrisas... Y ambos con un mismo enfoque sobre la vida y con muchas metas comunes por alcanzar. Sobre todo, la más importante: ser felices.

Lo más popular

Lleváis juntos seis años, y estos últimos meses como marido y mujer. ¿Cómo fue vuestra boda? ¿Muy romántica?

Marta: Creo que ninguno de los dos, siendo del norte, somos muy de romanticismo puro...

Javier: Bueno, habrá gente del norte que sí sea romántica [risas].

Marta: Pero nosotros somos más 'apretados'.

Pero momentos especiales seguro que hubo muchos ese día, ¿no?

Javier: La verdad es que no teníamos idea de casarnos: la idea era hacer algo divertido, una fiesta con la gente que queremos. Y de repente descubres una cosa muy rara, y es que todo el mundo te demuestra su cariño. Decirle a un amigo e incluso a un hermano que le quieres es algo que no existe entre los hombres. Sin embargo, te casas y afloran unos sentimientos y unas palabras que no te esperabas, y es muy bonito.

Marta: Yo no entendía cuando me decían que una boda merecía la pena, y es verdad. Nos sentimos muy orgullosos de nuestros amigos, y muy afortunados de tener a tanta gente increíble alrededor nuestro. Todos ellos se volcaron con nosotros ese día. También nuestras familias, mucho. Fue un día muy bonito y superdivertido, porque yo no quería una boda: quería una fiesta de Nochevieja. Y, desde luego, lo conseguimos. Todo empezó con un partido de baloncesto y terminó a las ocho de la mañana.

¿Un partido de baloncesto justo antes de la boda? ¿De quién fue la idea?

Javier: Mía, ¡y no sabes lo que me costó convencerla! Me empeñé y al final resultó ser una muy buena idea, porque pudieron conocerse los invitados antes de la boda de una forma distinta, más divertida.

Marta: Me encanta el baloncesto: yo había jugado federada muchos años. La verdad es que nos gusta el deporte a los dos, pero lo practicamos muy poco. Javi juega al pádel, y yo voy a pilates con mi entrenador personal [Fran de la Rica], porque es la única manera de intentar hacer algo. No hay más tiempo.

Javier: Yo incluso tengo un hermano monitor en un gimnasio, pero ni por esas consigo ir. Me resultó más fácil montarlo en la ficción [con la serie Gym Tony], pero en la realidad me aburre muchísimo.

"Cuando te casas descubres algo curioso: todo el mundo te demuestra su cariño" Javier

Publicidad

Por cierto, hubo alguien que no podía faltar a la boda, alguien muy especial...

Marta: Sí, mi perrita, Robin... Es una raza que es un poco ladradora [un westy] y vino con un entrenador que conocimos y con el que estamos encantados: Fran de la Pata. Lo recomiendo cien por cien. Se portó fenomenal y estuvo en el cóctel y todo [risas].

Lo cierto es que la vuestra es una historia de película: dos actores que se conocen en un rodaje y terminan Muertos de amor...

Javier: Sí, esa fue la película en la que nos encontramos. Y es curioso porque el director, Mikel Aguirresarobe, era mi vecino de enfrente, ahora nuestro vecino. Me ofreció protagonizar la película, pero aún no tenía a la actriz que sería mi pareja. Yo, sin conocer a Marta, se la recomendé porque la había visto en un cartel de una obra de teatro y pensé: "Esta chica puede dar bien para el papel". Y fíjate por dónde, terminó siendo el casting perfecto...

Lo más popular

Marta: Así que ahora, en sus nuevos proyectos, siempre estoy yo detrás vigilando a las chicas que recomienda [risas].

Y aquello fue solo el comienzo. Luego habéis trabajado juntos en tres obras. En esta última, Javier, además de actor y autor, es director. ¿Manda mucho en el escenario?

Marta: Es muy exigente, implacable a veces, pero también te deja aportar cosas. No te anula para conseguir lo que quiere. Moldea lo mejor que tienes y sobre eso trabaja, y creo que para hacer esto tienes que ser muy generoso.

Javier: Sé que soy un director puntilloso, y sé que a veces los ensayos se hacen pesados. No creo en la improvisación y sí en el rigor germánico. Pero siempre intentamos que los ensayos sean divertidos. No es fácil, pero casi siempre lo conseguimos.

¿Se sufre mucho pensando en si el público se reirá o no?

Javier: Hasta que arrancan las carcajadas estás con el corazón en un puño. Es lo que ocurre con las comedias, nunca sabes si esta vez, por algún motivo, aquello no va a enganchar. Piensas: "Y ¿si de repente hoy no se ríen?". Y cuando empiezan a estallar las carcajadas sientes una felicidad total. Tú puedes calcular más o menos dónde se va a reír el público, y en un 95 % aciertas. Pero hay un 5 % de risas que no esperabas y que se producen, y también de risas que esperabas y no se dan.

Marta: Carlos Sobera y yo permanecemos detrás de la escenografía escuchando para saber si el público se ríe. Y cuando oyes la primera carcajada sientes un alivio tremendo, respiras tranquila por fin...

Contadnos, en vuestro día a día... ¿os reís mucho?

Marta: Sí, muchísimo. Los dos tenemos una misma manera de enfocar la vida, siempre con humor.

Javier: Incluso en el trabajo hay que tomarse las cosas con humor, hay que entenderlo desde la diversión y reírse también de los problemas. No quiere decir que no te importen, pero sí es importante aprender a relativizar en la vida.

¿Quién hace reír más a quién?

Marta: Hombre, el cómico de los dos es Javi... Aunque él siempre me dice que en la comedia estoy por encima de mis personajes. Por lo torpe que soy, por las cosas graciosas que me pasan en la vida...

Javier: Es verdad. Es mejor personaje ella misma que los que yo le escribo. Eso hay que reconocerlo.

"Los dos tenemos una misma manera de enfocar la vida, siempre con humor" Marta

Estáis viviendo un momento personal y profesional muy dulce. ¿Qué es peor? ¿No conseguir tus metas profesionales o no llegar a tener la vida con la que sueñas?

Marta: Yo creo que hay que disfrutar del camino, de las metas profesionales, pero sin dejar nunca de vivir tu vida. Cuando eres feliz y tienes una vida personal más sólida tienes más que aportar al trabajo. Siempre pienso que lo de tener que volver a casa y quedarte a solas contigo misma es duro. Porque muchas veces ahí fuera hace frío y las cosas no salen como quieres. Está muy bien poder tener un sitio al que volver, en el que refugiarte.

Y cuando se apagan las luces del escenario y volvéis a casa tras la función, ¿llegáis a desconectar?

Marta: Estamos acostumbrados a trabajar juntos, y la verdad es que lo hacemos de manera automática. Incluso aunque hayamos debatido en un ensayo porque no teníamos el mismo punto de vista... En cuanto salimos y llegamos a casa para cenar, todo cambia.

Javier: Sí, aunque a veces me dice: "Aquí no mandas tú, ¿eh...?, en casa no eres el director" [risas]. Es verdad, me lo dices de vez en cuando.

Marta: Pero, bueno, ya has visto en la sesión de fotos que se deja mandar muy bien... [risas].

Echar un vistazo a sus redes sociales es ser testigo del momento tan dulce que vive su relación. Sus viajes y escapadas, sus detalles más románticos, sus momentos estelares en el escenario, sus nuevos proyectos e incluso su reciente boda.

¿Con qué planes disfrutáis más? ¿Qué os gusta hacer juntos?

Javier: Escaparnos a Galicia y Santander para estar con la familia: también tenemos ese punto casero. Ambos tenemos una muy buena relación familiar e intentamos repartir el tiempo. Y, por supuesto, viajar, da igual si es un hotel con pulserita o cualquier otro destino. Pero ¡que se coma bien!

¿Alguna cocina en especial?

Marta: Buena comida, buenos vinos... Somos los dos de buen comer. Nos encanta la comida japonesa, pero sobre todo valoramos el buen producto. Nos fascina cómo se come en el norte. Acabamos midiendo lo bien que nos lo pasamos en los viajes por lo bien que hemos comido.

¿Un descubrimiento gastronómico reciente que recomendar?

Javier: Nos encanta Fismuler, que pertenece a la familia del Grupo La Ancha. Este nuevo restaurante es incluso superior a los otros en cuanto a cocina y a concepto. El diseño es una pasada. Y se come de maravilla, si consigues mesa...

Marta: Y La Primera de Gran Vía, de Paco Quirós. Es un sitio espectacular: cenas 'encima' de la Gran Vía, con un producto y una calidad de comida excepcional.

"Acabamos midiendo lo bien que nos lo pasamos en los viajes por lo bien que comemos" Javier

Quedarse en casa y disfrutar juntos de una buena serie también es un buen plan para vosotros...

Marta: Sí, la verdad es que Netflix ha llegado también a nuestras vidas. Nos encanta. Estamos terminando de ver The Affair, que nos habíamos quedado a medias en la primera temporada por los ensayos. Y tenemos pendiente Stranger Things y House of Cards, que nos queda la cuarta temporada. Y no queremos abrir más frentes porque hay un montón que veríamos ahora. Los dos somos bastante yonquis...

Javier: Sí, empezamos a ver un capítulo y ya no podemos parar. Y encima te mientes: "Venga, que es el último, el último". Y al final son siete capítulos más...

Creo que habéis empezado 2017 con un nuevo proyecto profesional en el que también vais a estar trabajando juntos...

Marta: ¡Sí! Hemos grabado el capítulo piloto y esperamos que se convierta en una serie muy pronto. Es una comedia romántica escrita por Javi, todo un proyectazo con el que estamos emocionados y una nueva ocasión de poder trabajar juntos. Este es nuestro reto para 2017. ¡Y se nos dan muy bien los impares!

More from Ar Revista: