Juanes: "Los hijos son los que te enseñan a amar de verdad"

​A sus 44 años, los triunfos 
se le acumulan: 21 Grammys latinos, 18 millones de discos vendidos... y un corazón que desborda solidaridad. Pero, ante todo, el cantante colombiano se confiesa padre amoroso, 
hijo orgulloso y marido enamorado.

Lo más popular

Más allá de su fama internacional y su incansable lucha por la paz, Juanes desprende un curioso magnetismo en las distancias cortas. Quizás, gran parte de la culpa la tenga una alegría que no se le despega de la mirada durante toda la entrevista. El colombiano mira directamente a los ojos cuando habla y, de hecho, resulta difícil resistir el deseo de perderse en ese iris verde, de un verde-que-te-quiero-verde que bien podría haber inspirado el Romancero gitano de Lorca. He quedado con él en un céntrico hotel de Madrid para hablar de su último trabajo, Mis planes son amarte. Nada más comenzar, nos cuenta que está viviendo un momento muy dulce: "Me siento muy contento, y la música es el reflejo del estado de ánimo que uno tiene. Cuando encaraba este disco quería eso: buena energía, fiesta, sentir la música, la vida...". Solo hay que echar un vistazo a su cuenta personal de Instagram, ese diario donde las celebrities nos permiten atisbar sus momentos más íntimos, para entender a qué se refiere.

Publicidad

Su lado más canalla

Antes de charlar con él, escuchamos en primicia sus nuevas canciones. Siempre se ha confesado a través de sus letras, así que no pierdo detalle: "Yo concibo los discos como si fueran un diario, un libro". Sin embargo, en esta ocasión los temas de desamor, rupturas, traición y despecho ganan por goleada. Nada que ver con su momento vital... ¿o sí?: "¡Nooo! ¡Yo estoy encantado de la vida! En el disco hay mucho desamor, pero en plan divertido. No es como 'Uy, qué mal estoy' [imposta la voz]. Pero sí, es menos idealista que otros discos". ¿Más canalla, quizás?: "Esa es la palabra. Más 'canalla'. El concepto de amor va evolucionando a medida que cumples años: no es lo mismo a los 15, a los 18... Ahora es más realista: todo puede pasar".

Lo más popular

Habla por experiencia propia. Hoy forma junto a su mujer y madre de sus tres hijos, la actriz y presentadora Karen Martínez, una de las parejas más queridas de Latinoamérica, pero, como cualquier relación, ha tenido sus más y sus menos: "Tenemos 15 años de estar juntos y hemos vivido varias etapas: hemos pasado por la crisis, por lo mejor... Hoy estamos en un momento muy chévere de un cariño intenso. Esta mañana hablaba con ella y le decía: 'El problema que yo tengo es que te amo demasiado'. Qué bobada... [reflexiona en voz alta]: a veces me saca la rabia, pero yo la amo demasiado. No sé qué hacer [risas]". ¡Eres un romántico en potencia!: "Sí, lo soy", admite. Atrás quedó la crisis que los mantuvo separados durante meses. De hecho, de esa ruptura nació La vida es un ratico, uno de sus trabajos más románticos. El título nació de una conversación con su madre, uno de los pilares de su vida: "Acababa de morir un miembro de mi familia y me dijo: 'No te preocupes por cosas que no se pueden solucionar: la vida es un ratico'". Por suerte, aquel bache sí tuvo solución: "Nuestra relación se ha fortalecido mucho. A veces las relaciones pasan por dificultades y se acaban, pero nosotros nos hemos unido mucho más. Cada uno tiene su espacio y tenemos muy buena comunicación, confianza y un compromiso, que son nuestros tres hijos, muy grande".

"Yo le decía a mi mujer: 'Qué importante es que tú seas feliz también, que puedas realizarte. No todo va a ser atención a los hijos'"

A pesar de que sus profesiones los obliguen a viajar de un contienente a otro, Juanes y Karen han encontrado la fórmula para compatibilizar sus trabajos con el cuidado de sus tres hijos: Luna (13 años), Paloma (11) y Dante (7): "Nos turnamos. Ella siempre ha estado pendiente de la casa, de los nenes. Antes de que nos casáramos ella era actriz, trabajaba en televisión. Hace dos o tres años tenía ganas de volver. Y yo decía: 'Qué importante es que tú seas feliz también, que puedas realizarte como persona. No todo puede ser atención a los hijos'. Nos pusimos de acuerdo y le salió la oportunidad de hacer La Voz Kids Colombia. Ella viaja a Bogotá, yo me quedo en la casa, en Miami. O yo viajo y ella se queda". El cantante nos cuenta que, cuando está en casa, uno de los momentos más especiales del día es "poder llevar a los niños al colegio, como mi mamá me llevaba a mí. Es un círculo que se cierra muy poderoso. Es una conexión intensa. Es un momento tan bonito de interacción con ellos, de que te cuenten sus cosas. Como cuando vas a recogerlos, ese abrazo cuando te ven... Ese instante es único en el mundo".

Publicidad

Y ¿cómo es Juanes como padre?: "Demasiado amoroso. Lo que ellos me digan lo hago... Demasiado disciplinado y estricto también. Pero muy amigo de ellos. Trato de meterme en su mundo y de entenderlos. Yo no pienso que por ser menores que yo sepan menos. La sabiduría está en el alma y en el espíritu. Tienen unas lecciones muy grandes y hay que ser humilde y aprender de ellos. Realmente quienes te enseñan a amar son los hijos, más que la pareja o los papás. Ellos son quienes te enseñan realmente qué es el amor". Incluso cuando la vida con dos casi adolescentes le traiga los mismos quebraderos de cabeza que a cualquier padre o madre, sea artista internacional o no: "Es difícil. Ellos creen que saben todo. Un día le dije algo a Luna y me contestó: 'Papi, tú estás muy grande para entender'. Yo me quedé... [abre mucho la boca]. Eso se me quedó en la cabeza. Es duro, empiezan muchos cambios en ella, pero es así, a tener paciencia y recordar que uno pasó por allí... no hace tanto. Para mí fue a la vuelta de la esquina".

Lo más popular

Han pasado ya tres décadas, sin embargo, desde que un adolescente Juanes descubriera el rock, las guitarras eléctricas y Metallica: "Me volvieron loco", recuerda. Pero antes, mucho antes, fue el tango que cantaba su padre y los boleros, las rancheras y la trova cubana que tocaban sus hermanos mayores los que marcaron los primeros compases de su currículum musical: "Crecí con eso en mi ADN. En vacaciones siempre iba con mi familia a un pueblo pequeño, Carolina del Príncipe, donde teníamos una casa encima de una taberna. Cada noche sonaba una pianola, con música vieja... Lo llevo dentro desde los cinco años". A los siete ya aporreaba la guitarra. A los 18 fundó su primer grupo musical, Ekhymosis, y en el año 2000 decidió dejarlo todo y mudarse a Los Ángeles: "Necesitaba encontrar mi propio sonido. Me siento orgulloso de haber tomado algunas decisiones que en el momento fueron muy locas, y esa es una de ellas, cuando decidí irme a EE.UU. a buscar oportunidades sin plata ni contrato. Recuerdo que mi mamá me decía: 'Estás loco, ¿qué vas a hacer?'. Y yo le decía: 'Tengo que ir'. Fue una decisión loca, pero afortunadamente me salió bien". ¿Y si sus hijos entonan ahora el famoso 'papá, quiero ser artista'?: "Yo siempre les digo que sean felices. Mis dos niñas tocan el piano superbién, cantan. A mi niño le gusta mucho la batería y canta también. Todavía no los veo superdecididos, pero hay buena rama... Muchas veces me meto en el estudio con ellos, y ya hemos hecho tres o cuatro canciones. A ellos los divierte".

Radicalismo absurdo

Resulta imposible hablar de Juanes y no hacerlo de su constante lucha por la paz y su trabajo por los más desfavorecidos. Cuando realizamos esta entrevista acababa de refrendarse el proyecto de paz en Colombia, una de sus grandes reivindicaciones a lo largo de todos estos años: "Para mí es algo muy importante. Algo contradictorio también, porque Colombia está totalmente polarizado. Yo vengo de una familia de seis hermanos donde yo soy el único que estoy a favor: con eso te lo digo todo. Es increíble la división absurda que hay. Medio país está feliz y medio país no. En lo personal, creo que es un paso histórico. Yo siempre lo he defendido, desde el primer día hasta el último. Nunca, nunca va a ser algo en lo que todos nos pongamos de acuerdo. Hay un sector de la población y la política que quieren que ellos paguen cárcel... eso no es diálogo. No es negociación. Es un radicalismo absoluto".

"Es increíble la división que hay en Colombia con el proceso de paz: de mis seis hermanos, el único que estoy a favor soy yo"

El artista no duda en poner su voz al servicio de aquellos que lo necesitan, como los daminificados de las últimas catástrofes naturales (Chile, Haití...). Además, ha sido el impulsor de las dos ediciones del festival Paz sin Fronteras, que se celebraron en La Habana (2009) y en la frontera entre Colombia y Venezuela (2015). Su canción Fíjate bien, donde denunciaba las consecuencias de las minas ocultas en su país, fue el germen de la Fundación Mi Sangre. Allí trabajan con niños y jóvenes que han sido víctimas de la violencia en Colombia desde hace más de una década. En la última edición de los Grammy interpretó con Pablo López el tema Tu enemigo, que denuncia lo injusto de la inmigración ilegal: "Fue un honor muy grande. Lo admiro mucho como músico y como persona. Hizo la canción correcta en el momento correcto. Cantarla en los Grammy fue un momento muy importante, por la situación que está viviendo EE.UU.".

¿La música puede cambiar el mundo?: "El único mundo que existe es el que cada uno tiene en su mente, en su corazón... Las canciones, el arte en general es fundamental para conseguir la paz en cualquier comunidad. Creo en eso. Una canción no va a cambiar a nadie, pero la sensibilidad que se adquiere a través del arte es muy importante para ser sensible con la gente que tienes al lado".

Un hombre de paz. No hay causa solidaria que no cuente con él, pero la paz en Colombia es su mayor cruzada. A finales del año pasado, participó por tercera vez consecutiva en el concierto en honor al Premio Nobel celebrado en Noruega, donde compartió escenario con Sting.
Publicidad

Con este historial, no es de extrañar que no haya causa solidaria que no cuente con él. El propio papa Francisco le invitó a participar en un recital celebrado en Los Ángeles durante su visita en 2015: "Fue muy chévere cantar allí. Pude saludarle y me pareció un tipo muy carismático. Es curioso, yo vengo de una familia católica por excelencia. Mi mamá me crio bajo sus parámetros, increíblemente bien, pero yo no sigo la Iglesia. Leo la Biblia como un libro de sabiduría muy grande, pero mi concepto de Dios es muy diferente de una institución, es algo muy personal". Juanes nos cuenta que dedica un rato a "orar" antes de acostarse: "Y a veces en el avión, en el carro... pero no como rezar el padrenuestro. Es una forma de reflexionar".

Lo más popular

Sus planes son amarte

El juego de palabras que da título a su último trabajo ('amarte' frente 'a Marte') le ha servido para cumplir uno de sus sueños: vestirse de astronauta y visitar galaxias muy lejanas, al menos en la ficción. El cantante protagoniza el 'visual' que acompaña el disco, una especie de película que aglutina todas las nuevas canciones y que nos enseña con orgullo a través de su smartphone, sobre todo, cuando suena la canción en la que han participado sus hijos: "Mira, esos son mis gorditos cantando". No es difícil visualizarle haciendo carrera en el cine: "Me ha encantado, me fue muy fácil imaginar que era otra persona, pero no es una prioridad para mí. Amo demasiado la música, tocar en vivo. Verme sentado seis meses en un camión... A los actores les pagan por esperar, haces una escena de un minuto y son dos horas esperando".

El artista se detiene en el videoclip de su primer single, Fuego, donde comparte escenas con el ángel de Victoria'Secret Joan Smalls. En la pantalla, hay un instante donde aparece en letras luminosas un mensaje: "El tiempo es ahora": "Mira, eso es justo lo que siento ahora: el tiempo es ahora. La conexión con el universo es demasiado importante. Tener consciencia para entender que somos una cosa en miniatura dentro de otra muy grande debería generar algo en nosotros. A veces me imagino si yo me montara en una nave, saliendo de la Tierra, pasando por todos los planetas dejando el sistema solar... después hay millones de sistemas solares con millones de estrellas con millones de planetas y...". Y para qué, no me resisto a preguntar: "Para que no nos matemos, para entender que estamos en modo incorrecto".

"Leo la Biblia como un libro de sabiduría muy grande, pero mi concepto de Dios es muy diferente de una institución"

A Juanes no le importa que le tachen de idealista: "Sí, lo soy, y no quiero perder eso jamás. A veces me puede la realidad pero... quiero seguir siendo inocente. Soñador. Quiero seguir pensando que las cosas se pueden hacer". ¿Tal como hacen los niños?: "¡Eso es! La inocencia es algo lleno de luz y de creatividad. Ellos piensan que todo es posible. Y a medida que vamos creciendo eso va cambiando, porque la certeza se vuelve más fuerte que lo real. A pesar de que uno descubre todas esas cosas, tiene que seguir siendo divertido, inocente y seguir confiando en la gente. Es difícil. Como cuando alguien te dice: 'Yo no confío en nadie'. ¿Cómo no vas a poder confiar en nadie? Cuando conoces a la gente, enseguida te das cuenta de qué honda tiene. Uno tiene ciertas vibraciones. En mi caso, si vibro bien con las personas, yo confío en ellas". ¿Y te funciona?: "Sí, sí. Siempre. Nunca me ha fallado".