Manuel Carrasco: "Me gusta el éxito. He trabajado duro para llegar aquí"

​Consciente de su triunfo, seguro de sí mismo y agradecido a la vida, el cantante andaluz prepara gira y espera emocionado la llegada de su primera hija. No ha sido fácil, pero está orgulloso de haber encontrado el equilibrio.

Lo más popular

Han pasado casi quince años desde que este andaluz de ojos verdes conquistara al público en la segunda edición de Operación triunfo. Desde entonces, como él mismo confiesa, ha tenido que salvar mil y un obstáculos (la vergüenza que le ocasionan las entrevistas, sin ir más lejos), y ha ido aprendiendo el oficio valiéndose de su buen carácter, los consejos de su familia y la humildad de quien se sabe afortunado y lo agradece. La carrera discográfica de Manuel Carrasco está consolidada con ocho discos en el mercado (el último como el más vendido en España en 2016, Bailar el viento) y la disfruta con la serenidad que le dan sus 36 años. En junio comienza una supergira que le llevará a quince países de América, y la espera con mucha ilusión. Pero lo que vendrá en verano y seguro le llenará de felicidad es su primera hija, a la que espera "con los brazos abiertos y sin pensarlo demasiado; las cosas más importantes de mi vida han llegado perfectas cuando las he dejado fluir, sin obsesionarme, y eso voy a hacer ahora, estoy expectante".

Publicidad

El espíritu libre de Manuel, que convierte en oro lo que toca, estrena una fragancia con su sello a la venta: "Libre es muy yo, me da muy buen rollo y es muy seductora, aunque... no sé si yo lo soy tanto... Es como cuando hago un disco, intento hacer el que a mí me gusta, con las canciones que me llenan, y si luego coincide que le gusta a más gente, genial. El proceso ha sido muy guay, porque he querido plasmar en él mi olor favorito, el del mar, y mis recuerdos".

Lo más popular

Manuel, vas a ser padre, estrenas fragancia, en tus conciertos sigue sin caber un alfiler, preparas gira mundial... ¿Dirías que eres feliz con todo lo que estás consiguiendo?

Soy feliz, sí... ¡a ratos! ¿Quién es feliz al cien por cien todos los días de su vida? No creo que nadie lo sea. Pero a mí la vida me ha tratado muy bien, no podría quejarme de ninguna manera.

O sea, que eres agradecido.

¡Por supuesto! Eso lo tengo clarísimo y creo que no puedo ser de otra manera. Lo que más valoro es tener cerca a gente tan estupenda que hace posible que mi vida sea tan plena.

Has hablado antes de "dejar fluir" los acontecimientos, pero es que vas a ser papá. ¿No han cambiado tus prioridades?

Imagino que cambiarán, pero cuando llegue mi niña. Ahora estoy en ese punto intermedio, esperando. Ser padre es algo que va a llegar, está llegando, y ya veremos.

"Hay que poner límites, siempre. No vale todo para conseguir tus metas. Pero sí hay que arriesgarse"

¿Qué esperas de la paternidad?

Solo espero que mi vida se llene de felicidad. De responsabilidad también, claro, y de preocupaciones imagino, pero tengo claro que va a ser el gran motivo por el que tenga ganas de vivir a tope y de afrontar lo que venga con más ilusión aún. También creo que hará que le quite importancia a asuntos que ahora me pueden preocupar, porque va a ser un baño de realidad, de poner las cosas importantes en su sitio y descartar las que no lo son.

Hablando de cosas importantes... ¿el mejor consejo que te han dado, cuál fue y quién te lo dio?

Sin duda, que sea yo mismo, que haga caso a mi intuición y sea 'de verdad'. Me lo dijeron mis padres.

Aparentemente, lo has conseguido: das una imagen muy 'de verdad', pero no me creo que no hayas hecho uso de la mentira nunca.

La mentira es como el comodín del público. ¡Claro que la he usado! Valoro muchísimo la verdad, está claro, pero hay mentiras necesarias para sobrevivir, para el día a día. Yo no soy una excepción.

Pero al público es difícil engañarle y a ti te adoran muchos miles de personas... ¿Cómo lo has conseguido?

No hago nada excepcional ni premeditado, te lo prometo. Al revés, para mí lo más cómodo es ser como soy. No me invento nada y me funciona.

La referencia que tiene siempre presente Manuel en su vida y en sus canciones es el mar de su Huelva natal. En él se ha inspirado también para crear su fragancia, Libre. En junio nacerá su primera hija, fruto de su relación con la periodista Almudena Navalón.
Publicidad

¿Nunca has hecho nada que no sea ser tú mismo, ni siquiera cuando empezabas a ser conocido?

Bueno, cuando era más joven tenía muchísima inseguridad, muchos miedos, y me costaba abrirme al mundo. Todo me daba vergüenza, me sentía ridículo en muchas situaciones como, por ejemplo, durante una entrevista. Hablar de mí me daba pudor y no sabía manejarme. Es muy difícil que un chaval de 20 años asimile el éxito con la naturalidad con la que lo hago ahora. Pero es normal, le pasa a todo el mundo, ¿no? Es cuestión de rodaje. He aprendido a buscar el lado positivo de la vida, y a dar mi mejor versión, no me altero fácilmente.

Lo más popular

Tu éxito es indudable. ¿Te gusta la sensación?

Sí, me gusta, me siento cómodo con ella. Pero también es verdad que si todo lo que me está pasando ahora, me hubiera sucedido siendo más joven, no lo habría sabido gestionar. Cuando empecé me costó mucho poner en orden todo lo que me estaba sucediendo, me vino grande porque fue muy repentino. Por eso hay que dar tiempo al tiempo, y no querer dominarlo todo a la primera de cambio. En este momento de mi vida, lo que me está pasando me ha venido bien, me gusta, y lo estoy disfrutando desde un punto de vista más sano.

¿Tienes la sensación de que te ha costado mucho llegar donde estás ahora?

He trabajado mucho para conseguir lo que tengo, sí, ¿por qué no lo voy a decir? Mis esfuerzos han dado su fruto, y bienvenido sea el éxito.

Pero imagino que te habrás planteado en algún momento que tiene fecha de caducidad.

En algún momento, sí, soy consciente. No se puede vivir en un constante éxito, tampoco es bueno, y mi verdadero triunfo cuando llegue ese momento será sentirme pleno en mi vida personal. Y tampoco pienso dejar de cantar nunca. No sería inteligente dejar caer toda la responsabilidad de mi felicidad en el aplauso profesional. Llegará el día, y sabré asumirlo.

"El nacimiento de mi hija va a ser un baño de realidad, de poner las cosas importantes en su sitio"

Cuando eras pequeño, en tu pueblecito de Isla Cristina, te gustaba cantar... ¿Soñaste con vivir algo parecido a lo que estás experimentando ahora?

Jamás. Me gustaba hacer canciones y cantarlas, pero no tenía ni idea de todo lo que hay detrás de una carrera. No me atrevía ni a imaginarlo, supongo. He hecho miles de cosas que jamás hubiera soñado.

En el transcurso de este sueño que estás viviendo, ¿no te has sentido utilizado nunca?

¿Utilizado? ¡Claro que sí! Ha habido veces que me parecía tener el piloto automático conectado, algo que no controlaba en absoluto y pensaba: "¿Esto cuándo para? ¿Siempre va a ser así de agobiante?". Porque sentía que yo no decidía.

Han dicho de ti por activa y por pasiva que eres un 'compositor de historias'. ¿No te da pudor desnudarte en tus canciones, que son tan personales?

Me dan vergüenza muchas cosas, fíjate. Me pienso las cosas veinte veces, pero abrirme con mis canciones no me importa. Me gusta que la gente sepa cómo soy, sacar lo que tengo dentro y contarlo me libera, y me hace sentir bien. Creo que eso me ayuda a conectar con el público. Es maravilloso.

Esa sensibilidad que destilan tus composiciones, lejos de ser un punto débil de tu personalidad, te hace más fuerte porque multiplica tu éxito.

Si a alguien le puede parecer un signo de debilidad, lo acepto, no me importa. La palabra clave es 'equilibrio', una de las más importantes en mi vida. Gracias a Dios, yo he encontrado el equilibrio.

Haciendo referencia a tu primera fragancia, Libre, ¿no te parece un nombre muy pretencioso, teniendo en cuenta que es imposible que nos libremos al cien por cien de las ataduras?

El concepto de libertad está muy presente en mis canciones. En mi disco Habla la menciono, y en otros también. Siempre he procurado y procuro tenerla muy presente en mi vida, para que no se me olvide perseguirla. Es verdad que cuesta mucho conseguirla, que es casi imposible ser libre del todo, pero me gusta lo que sugiere, y no la voy a borrar de mi vocabulario. La libertad está en hacer lo que quieres sin que te importe demasiado lo que opinen los demás.

No me creo que no te importe lo que piensen de ti...

Vale, me has pillado: sí me importa, pero intento que no me afecte demasiado en el día a día. Si dicen algo que no me gusta, que no es verdad o afecta a mis amigos y a mi gente, me duele... ¡cómo no!

Hablemos de dinero. ¿Para qué sirve?

Sirve para mucho: para tener comodidades, despreocuparte de muchas cosas y poner el foco en otras... y sirve para ayudar. Mira, yo nunca tuve nada, vengo de un pueblo y ha sido todo muy difícil; un cambio muy brusco, pero me ha tocado la lotería. Y no solo porque ahora pueda tener dinero para vivir con comodidad, sino fundamentalmente porque vivo bien haciendo lo que me gusta, eso es lo más grande.

¿Dónde sitúas el límite para triunfar?

Hay que poner límites, claro que sí, no vale todo para conseguir tus objetivos, y ese es un trabajo personal. Pero a la hora de luchar por tus sueños, debes pensar grande y apostar, arriesgarte. Yo lo he hecho, y funciona.

En ese camino ascendente, ¿has dejado mucho en la cuneta?

Seguramente sí. He tenido que renunciar a cosas, he dejado sentimientos, pero la vida es así. De todo se aprende.

¿Qué es lo que no has aprendido?

A no llorar tanto. Me cae la lagrimita con cualquier cosa, hasta viendo la tele... Menos mal que lloro también de risa.

A nuestro mundo le falta...

Muchas cosas. ¡Menos mal que hay gente buena que lo sostiene! En general nos debería importar más el amor y menos el dinero.