Susan Sarandon y Jessica Lange: duelo de divas en 'Feud: Bette and Joan'

​La feroz rivalidad entre las actrices Bette Davis y Joan Crawford sirve como argumento para una serie televisiva protagonizada por dos estrellas perfectamente caracterizadas.

Lo más popular

Susan Sarandon y Jessica Lange, magníficas en sus respectivos papeles como Bette Davis y Joan Crawford, dan vida a dos de las divas que más se han odiado dentro y fuera de la gran pantalla en Feud: Bette and Joan, la nueva y extraordinaria serie de HBO España. Y es que si las caracterizaciones y la ambientación son sobresalientes, la historia en la que se detiene hará las delicias de los más cinéfilos.

Publicidad

Antes de nada, te aconsejamos ver ¿Qué fue de Baby Jane?, thriller psicológico de 1962 en el que la rivalidad en la realidad entre Davis y Crawford sienta como un guante a sus personajes en la ficción, dos hermanas divididas por el resentimiento, y que en parte sirve como trasfondo a la serie de televisión. Y es que este rodaje se convirtió en una batalla campal, como bien cuenta Juan Tejero en su libro Este rodaje es la guerra, segunda parte. Y todo a pesar de la mutua admiración que se profesaban.

Lo más popular

Las dos actrices tenían mucho en común: habían tenido que lidiar con sus matrimonios fracasados, sus carreras ya en decadencia, la misoginia de Hollywood... Justo antes del rodaje de la película y cuando su carrera había comenzado a decaer, Joan se dedicó a ayudar en los negocios a su cuarto marido, Alfred Steel, presidente de Pepsi-Cola, y tras su muerte llegó a ser la principal accionista y una de las ejecutivas de ventas más importante. Mientras, Bette no pasaba por sus mejores momentos y había vuelto a los escenarios de Broadway, único lugar donde le salía algún papel a la altura de su talento. Con todo, Bette firmó engañada el contrato para ¿Qué fue de Baby Jane?, ya que no quisieron decirle quién sería su compañera de reparto hasta después de haber firmado. Cuando días después entró en una sala y vio a la "remilgada" Joan ya no había marcha atrás.

Bette Davis y Joan Crawford durante el rodaje de '¿Qué fue de Baby Jane?'

Y se abrieron las puertas del infierno. Joan sustituyó unos bombones por bolas de carne picada y Bette se metió una en la boca y gritó: "Pero ¡¿qué mierda es esta?!". La venganza no se hizo esperar y en la escena en la que Bette debía servir un pájaro muerto para comer a Joan, le sirvió una rata. La actriz lanzó un aterrador grito al descubrirlo. Y así una tras otra. Después de varios días de rodaje, Joan tenía tanto miedo de Bette que hizo que la doblasen en las escenas en las que la pega: "Va a hacer que me trague los dientes", decía. Y puede que tuviese razón. Claro que ella tampoco era una santa y para rodar una escena en la que Bette debía cargar con ella a cuestas se colocó bajo el camisón un cinturón de pesas. Al acabar el día, Bette tenía la espalda destrozada y tuvo que estar cuatro días en la cama.

Con todo, el rodaje llegó a su fin y el filme se estrenó y se convirtió en un exitazo que relanzó la carrera de las dos actrices. Desgraciadamente, el Oscar ese año como mejor actriz se lo arrebató a Bette Anne Bancroft, y para más inri fue Joan Crawford quien subió a recoger la estatuilla en nombre de su amiga. Una bofetada más que demostraba que la guerra continuaría hasta la muerte de Joan, en 1977.

More from Ar Revista: