Lolita y Luis Mottola: confesiones entre amigos

​Se abre el telón. Sobre el escenario o, en este caso, en un cómodo sofá, dos fuera de serie tan distintos como complementarios nos invitan a filosofar sobre el amor platónico, la amistad entre hombres y mujeres, la sinceridad, el éxito... Pasen y vean.

Lo más popular

Existe la amistad entre hombres y mujeres? ¿Es posible empezar de cero? ¿Funcionan las segundas oportunidades? ¿Hay algo más desolador que el amor de tu vida te diga: "Podemos ser amigos"? Este es el inspirador título de la obra de teatro que reúne por primera vez sobre un escenario (el del Teatro de la Latina en Madrid, a partir del 20 de abril) a Lolita (Madrid, 1958) y Luis Mottola (Buenos Aires, 1968). El argentino fue el coach de la actriz en la obra de teatro Asamblea de mujeres y han coincidido en el corto Carne, pero ambos nos confiesan que tenían ganas de trabajar juntos sobre las tablas. Muchas son las cosas en las que se reconocen diferentes, pero eso no impide que la complicidad sobrevuele la habitación durante toda la conversación: "Nos llevamos bien sobre el escenario porque somos muy viscerales a la hora de actuar. Hemos hecho un buen tándem. Él difumina las cosas y yo las pongo 'a garabatos'", bromea Lolita. Ella, puro sentimiento, y Luis, más reflexivo, transmiten la misma pasión con la mirada cuando hablamos con ellos de esta nueva obra. Su éxito en Francia la precede. Allí, cinco millones de espectadores no han querido perdérsela: "A pesar de ser una comedia romántica, hay mucho drama. Nos atrapó esa posibilidad desde el principio. Hay mucho juego. Y es que ¿a quién no le han dicho alguna vez: 'Prefiero que seamos amigos'?", reflexiona el argentino.

Publicidad

No hay frase más desoladora cuando te enamoras de alguien...

Luis: Todos lo hemos oído alguna vez. Va a dar qué pensar al público. La gente va empatizar mucho.

Lolita: En la obra se juega mucho con las miserias del ser humano, los traumas, lo que es la verdad en un hombre o una mujer de unos 50 años. Yo me santiguo porque no me ha pasado, pero es verdad: cuando pasas una determinada edad hay gente que se vuelve invisible. De repente te falta la seguridad en ti misma: son mujeres que se han separado, que no se han cuidado, o sí, pero piensan que al tener cierta edad ya no tienen derecho a seguir viviendo. O a enamorarse.... Empezar de cero, eso siempre cuesta. Yo tengo esta historia con alguien, si algo cambia se puede fastidiar. ¿Merece la pena? La obra habla también de segundas oportunidades.

Lo más popular

¿Creéis en las segundas oportunidades?

Lolita: Hay que pensar que sí. Pero hay que tener valentía, que no todo el mundo la tiene. Dar un paso hacia delante es muy difícil.

Luis: Es una cuestión de actitud. ¿Qué le pones tú a esta segunda oportunidad? ¿Todo? Estupendo.

En la obra, Claudia confiesa su amor por Valentín. ¿En la vida real sois de amores platónicos o preferís salir de dudas?

Lolita: Mis amores platónicos han sido Christian Bale, Kevin Costner... [risas], pero creo que mientras estamos en la tierra, dando vueltas por aquí, amores platónicos... no. Sí te puedes enamorar de alguien que te diga no. Pero platónicos son los actores de cine... Y ni eso. Nada es imposible.

Luis: Me gusta pensar que nada es inalcanzable. Todo depende de ti.

¿Querer es poder?

Luis: Sí. Acción, reacción. Tira para delante. La vida es única. Aprovéchala.

Lolita: Y lucha por lo que quieres.

¿Sin miedo a que te digan: "Prefiero que seamos amigos"?

Luis: Por ejemplo. Y, si te lo dicen, te comes el palo, aunque en realidad no lo es. Te está haciendo un favor: puede haber una amistad maravillosa.

Decían en Cuando Harry encontró a Sally que hombres y mujeres no pueden ser amigos... Este es, seguramente, uno de los eternos debates de la humanidad.

Lolita: Si tú tienes unos sentimientos, como en la obra, es difícil poder ser amigos. Pero si ese sentimiento es puro y hay una amistad consolidada, ¿por qué no? Yo soy más amiga de los hombres. No sé por qué. Cuando un hombre es amigo mío, es amigo de verdad. Las mujeres siempre somos amigas, muy amigas, tengo amigas que son como mi hermana... pero me suelo llevar mejor con ellos.

Luis: Yo también creo que pueden ser amigos. Mis grandes amigos son hombres, pero tengo amigas mujeres.

"De Luis yo admiro el tesón, querer algo y lucharlo hasta el final" Lolita

Vosotros sois amigos, ¿qué es lo que más admiráis el uno del otro?

Lolita: El tesón, la lucha, ese querer algo y lucharlo hasta el final. Es muy optimista. Es una persona que disfraza muy bien sus momentos bajos. No es como yo, que se me nota todo. Por eso nos llevamos bien. Es el contrapunto perfecto. No es una persona fría, ni mucho menos. Si me llevo bien con él trabajando es por eso. Su mirada dice muchas cosas que su boca no, y yo soy todo lo contrario: por la boca muere el pez, se me ve venir. Hemos hecho un buen tándem.

Luis: Para mí, es de admirar toda esta alegría que tiene, ese tirar para adelante aunque lleve una mochila cargada de piedras.

Lolita: Soy Tauro, soy cabezota [risas].

Luis: Es admirable. "Nada es imposible", te responde antes ella sin pensar...

Lolita: Inalcanzable es otro tipo de cosas: que te toque la lotería depende del azar, pero lo que depende de la lucha de uno lo puedes lograr o no, pero te mantiene vivo.

Luis: Puedes intentarlo. Hay que estar fuerte, armado con cosas, enfrentarse con mucha verdad, hacer el pasito al costado, ser estratega...

Publicidad

Lolita: ¿Ves lo que te decía antes?

"De Lolita admiro la alegría que tiene, ese tirar para delante siempre" Luis

Lo más popular

Se suele decir que un amigo es aquel que lo sabe todo de nosotros y aún así nos quiere.

Lolita: No es verdad. Nadie lo sabe todo del otro. Pero no solamente en la amistad, ni en el amor, ni los hijos... Nadie. Siempre hay algo dentro que no se cuenta.

Luis: Es cierto. Aparte, yo pienso que hay que guardarse cosas. Aunque haya una gran amistad, el enigma seduce.

Lolita: El misterio.

Luis: La transparencia es importante, pero el desnudo absoluto es para uno mismo.

Lolita: Como ser humano, como persona sí puedes mostrarte como eres, pero que lo sepan todo de ti... Te vuelves vulnerable, y la vulnerabilidad te quita seguridad.

Lolita, top y falda de Massimo Dutti y zapatos de Lodi. Luis, traje de Brooks Brothers y zapatos de Massimo Dutti. Máscara Volume Effet Faux Cils e iluminador Touche Éclat de Yves Saint Laurent.

¿Quién es la persona en la que más confiáis?

Luis: Mi mamá.

Lolita: Yo, como no la tengo... [esboza una sonrisa tierna]. En mis hijos. Sobre todo en mi hija, es en quien más confío. Sé que si me va a decir algo y me va a doler será por mi bien.

"Los años me han vuelto más valiente, más osada. Tengo más cara dura" Lolita

El tópico de que "quien bien te quiere te hará sufrir"...

Lolita: No estoy de acuerdo. Yo tengo amigos en los que confío mucho, pero mi hija y mi hermana son las dos mujeres en las que más confío. Y en mi hijo, pero tiene 23 años, y ve las cosas desde el punto de vista de un hombre. El corazón nos late diferente.

Luis: Yo tengo a mi mamá a 17.000 kilómetros, pero hablamos día sí día a no desde hace 14 años de una manera exquisita, y seguiré cuidando esa relación, porque es absolutamente hermosa. Ella me da los mejores consejos, ¡y yo a ella!

Lolita: Sí, él es como Elena conmigo [risas].

No imagino ese momento en que los niños crecen y son ellos quienes te aconsejan a ti...

Lolita: Sí, pero llega. Yo he criado a mis hijos con mucha libertad. Ellos han sabido casi todo de mí, y yo les he permitido esa cercanía para poder hablar conmigo.

Luis: Eso es importante. Yo tengo niños pequeños, y es importante poder conversar con libertad y sin miedos: no pasa nada, cuéntame, ya veremos cómo lo resolvemos, pero juntos.

"Querer es poder. Acción-reacción. La vida es única. Aprovéchala" Luis

Hablamos de sinceridad y confianza. ¿Hay momentos en los que una mentira está justificada?

Lolita: No. Mi madre decía siempre un refrán que no he olvidado: "Más vale una vez colorá, que ciento una amarilla"...

Publicidad

Luis: A mí, sin embargo, se me vino a la mente un momento del final de mi padre... No, no hay que decir siempre la verdad. A veces una mentira está justificada. En situaciones extremas, por qué no.

Lolita: Tú lo estás diciendo: en una situación extrema, pero, si no... La mentira tiene patas cortas y se coge a un mentiroso antes que a un cojo.

Lo más popular

Hay quien cree que la sinceridad absoluta está sobrevalorada...

Luis: Absolutamente.

Lolita: Yo he metido muchas veces la pata por ser sincera. Y, la verdad, me quedo mucho más a gusto.

Resumir vuestra trayectoria no es fácil. ¿De qué estáis más orgullosos?

Luis: De volver a empezar en España. Crecí masticando las cosas bonitas que me contaba mi madre, española, de este maravilloso país. Elegí estar aquí y volver a empezar. Me ha hecho crecer mucho.

Lolita: Yo de todo. Todo lo que he hecho en mi vida, malo o bueno, me ha traído hasta aquí y me gusta donde estoy. He pasado vicisitudes, me he ido a América porque no tenía trabajo, ha habido años en que el teléfono no paraba de sonar y otros donde no me llamaban ni para un café. Esta profesión es así. Es lo que engancha, no hay monotonía, la rutina es lo que mata todo.

Luis: Hay que saber vivir de esta manera, cuando no te llaman ni para insultarte. Hay que saber sostenerlo.

¿Se hace callo?

Lolita: Las heridas quedan. Cuando te haces un corte, lo puedes coser, pero el corte está.

Luis: Bueno, una mancha más al tigre ¿qué es...? [risas].

¿Qué es el éxito?

Lolita: Que el teatro se llene, que la gente salga con una sonrisa.

Luis: Y estar aquí sentado, que mi familia esté estupenda, que lo que has elegido hacer te funcione.

Lolita: Sobre todo sentirte respetado en tu profesión. Para otros será tener un jet privado, un yate...

Son diferentes termómetros.

Lolita: Nunca he sido muy materialista. La vida me enseñó que lo material va y viene. Las personas no.

Luis: Pero nunca se deja de soñar... Lo bueno es que, una vez cumplidos unos sueños, tengas otros.

Lolita: Paulo Coelho dice en un libro: "Lo malo no es soñar. ¡Lo malo es que se cumplan los sueños!".

¿Cuál es vuestro ideal de felicidad?

Lolita: La felicidad completa no existe y tampoco la quiero: me da mucho miedo. La vida esta compuesta de momentos felices, pequeñitos, a los que te tienes que agarrar. Muchas veces oigo a la gente decir: "Soy completamente feliz". ¡Ja! No, eres feliz en ciertos momentos. Luego tienes que seguir.

Luis: La vida son momentos, pero hablas de ideal: salud, que la familia esté bien y tengamos trabajo.

Dice Vargas Llosa que hay que vivir como si fuéramos inmortales.

Lolita: Al contrario, vive sabiendo que te vas a morir. Por eso hay que aprovechar todo lo que te dé la vida.

Luis: ¿Quién asegura que mañana me levanto? Nadie. Eso no significa que no tengas tus cosas... Intenta coger lo que la vida te da cada día. Aunque estés fatal, tienes que levantarte y seguir. No hay otra.

¿Qué queréis ser de mayores?

Lolita: Yo, abuela. Es lo que más deseo en el mundo. Aún me queda [risas]. Elena tiene 29, y está deseando, pero no hay padre. Y mi hijo es muy joven. ¡Ese sí me daría un disgusto ahora!

Luis: Qué quiero ser de mayor. Difícil contestar...

Lolita: ¡Es que él no quiere ser mayor! [risas].

Luis: No, no quiero ser mayor [risas], más mayor. Me encantaría quedarme aquí, pero no puedo, con 50...

Lolita: ¡Si no los tienes todavía!

Luis: Es verdad, no me gusta hacerme mayor, porque se me va la vida... ¿Las arrugas? No pasa nada... Lo que quiero es no ser dependiente.

¿Qué os han enseñado los años?

Luis: A mí, la cautela, a controlar la ansiedad.

Lolita: Que se te cae todo menos la encía, que se te sube... [risas]. A mí me han vuelto más valiente, más osada, más libre. Tengo más cara dura, me callo menos, digo las cosas más como las siento, y a medida que cumplo años se agudiza más. Me importa menos lo que piensen de mí.

Nada que ver con eso que comentabas al principio, de que a los 50 nos volvemos invisibles...

Lolita: Bueno, voy a cumplir 59, y no es lo mismo. Nueve años de tu vida son muchos días, y realmente te das cuenta de que tú no vives con la gente: necesitas estar con la gente, pero no vives con ella. Tienes que ser libre con tus pensamientos y ser coherente como tú quieras vivir, de la manera que quieras vivir y de la manera que quieras sentir. Ya está bien de poner plastilina a los sentimientos para que no salgan. No, mira, no.