Pilar Rubio: "La operación biquini no tendría que existir"

No hay trampa ni cartón, pero sí mucho esfuerzo y constancia para estar así 
de radiante. La presentadora estrena programa sobre vida sana y nos cuenta cómo se organiza para ser toda una 'fit girl'.

Lo más popular

"Venga mamá, uno, dos...", le dice su hijo mayor mientras ella hace sus ejercicios. Pilar Rubio comparte todos los momentos que puede con sus hijos, a los que incluso usa como pesas: "Para ellos es un juego y para mí el mejor de los entrenamientos". Simplemente es un ejemplo de cómo consigue estar en plena forma, pero no solo en el aspecto físico: también como madre y como presentadora. Fit Life es el nombre de su nuevo programa en Fox Life, otra forma de conocer a Pilar en su faceta más personal y de confirmar algo que nunca nos acabamos de creer: ellas también sudan para estar perfectas..

Publicidad

Pilar, para muchos oír "vida sana" es pensar "vale, brócoli y pesas" y se nos pone carita triste.

Qué va... yo de hecho muchas mañanas tengo que desayunar tanto que me cuesta. Me levanto con el estómago completamente cerrado y al ver el bol de avena, el batido, la fruta, el pavo... Es el desayuno de campeones: imposible quedarse con hambre.

¿Ese es uno de los trucos que veremos en Fit Life?

El programa engloba un estilo de vida, una guía de cómo llevar esa vida sana que está tan de moda a través de mi experiencia y contando con la ayuda de expertos. No es un reality, porque no quiero llamarlo así, pero sí es mi realidad: entrenamientos, nutrición, estilismos, trucos de belleza... todo lo que sale lo he probado y por eso sé que funciona. Yo lo llamaría más bien 'personality'.

Lo más popular

Pero yo solo muestro mi faceta profesional, todo lo que hago y todo lo que realmente creo que es interesante para compartir con la gente. Somos un poco celosos con nuestra vida personal: hay cosas que te las tienes que guardar para ti, para tus momentos íntimos.

La fama cuesta, y Pilar sabe lo que es sudar por ella: Kick-Boxing, ejercicios funcionales, TRX o ciclo, siempre en compañía de su entrenadora personal Noemí Todea.

La fit life es una tendencia en alza, pero ¿puede llegar a convertirse en una obsesión?

Si es una obsesión o una obligación es que algo estás haciendo mal. No es hacer dieta. En realidad de lo que se trata es de comer bien. La gente me pregunta y siempre digo que yo no hago dieta: tan solo como cinco veces al día y, de hecho, paso menos hambre ahora que antes.

Otra de las preguntas que te suelen hacer con frecuencia es si también hay un poco de bisturí...

Sí y me da rabia porque no es así. No hay cirugía. No me he operado de nada nunca en mi vida. Si lo hubiera hecho no pasa nada, pero no es el caso. Es cuestión de esfuerzo, de organizarse y de comer bien. Ya he aprendido a reírme de esos titulares que hablan de mis operaciones.

¿Será que hay un poco de envidia?

No creo ni que sea envidia: es más el desconocimiento de la gente que no entiende que sí se puede llegar a recuperar el cuerpo tras dos embarazos. Es lo que muestro en Fit Life y no es tan difícil, pero no es magia ni bisturí.

Es sudar.

Es sudar y disfrutar comiendo. De hecho, el 60 % es la comida y el 40 % el entrenamiento, así que es mejor tener unos buenos hábitos alimenticios que matarse a entrenar.

Si sigues a @pilarrubio.oficial en Instagram verás que le gusta compartir ideas de sus platos y recetas o formar equipo con sus dos hijos para apoyar a Sergio Ramos en los partidos importantes.

Además, en casa tienes un profesional del deporte. ¿Tu marido, el futbolista Sergio Ramos, te da algún consejo?

Son disciplinas diferentes. No podemos comparar. Sergio se dedica al deporte de alto rendimiento a nivel profesional y lo que hace es de otro mundo.

¿Y no habéis entrenado alguna vez juntos?

Él entrena con su equipo y hace sus rutinas, que son complemente distintas a las mías. No tenemos ni la misma fuerza... ¡Me dejaría fatal!

Publicidad

Lo que sí te hemos visto es hacer ejercicio con los niños en las redes sociales.

Intento ser práctica. Cada día tienes que salir a pasear con los niños al parque para que tomen el aire y se lo pasen bien, y esa es la mejor oportunidad para hacer un poco de deporte. Hago ejercicios hasta con el carrito del pequeño. Con el mayor, me lo pongo en los hombros y voy haciendo sentadillas: son 15 kilos que ni la mejor pesa.

"He aprendido a reírme de esos titulares que hablan de mis operaciones de estética"

Lo más popular

Y ellos se lo pasarán genial...

Para ellos es un juego y para mí el mejor de los entrenamientos. Y, sobre todo, hacemos algo juntos que hace que los vínculos estén mucho más fuertes.

¿Cuándo comenzaste con la vida sana?

Tomé conciencia de que tenía que cuidarme a raíz de mi primer embarazo. Quería ser madre, pero también quería seguir sintiéndome mujer, seguir siendo igual de activa y no dejarme llevar. Te dicen lo típico: que se te va a caer el pecho, te van a salir estrías... pues no, no me ha pasado nada de eso. Y no me ha pasado porque no he cogido 30 kilos en el embarazo. Cogí 14, que ya era bastante, y me cuidé. A partir de ahí, enfoco todo de otra forma: me siento mejor, me ha cambiado el humor, estoy más receptiva, más resolutiva, todo es positivo... La mejora en la calidad de vida es total.

Fue increíble verte en una portada luciendo tipazo al poco de dar a luz. ¿Cuál fue el secreto?

Eso me costó mucho. Tuve desde el 11 de enero al 18 de marzo para prepararme. Dos meses y una semana, teniendo en cuenta la cuarentena, en que no puedes hacer nada. A partir de ahí, una hora y media cada día a entrenar con dieta bastante estricta. Fue realmente duro, pero los resultados fueron muy satisfactorios.

"Quería ser madre, pero también quería seguir sintiéndome mujer"

Apenas cambió tu cuerpo, pero ¿cambió mucho tu rutina de vida?

Totalmente. El único tiempo libre que tienes es para los niños, y aunque estés fuera trabajando, tu mente está en ellos. Eres más consciente de todo, y también te entran más miedos. Antes todo el tiempo era para mí. Ahora lo primero son mis hijos y casi lo último soy yo.

En Fit Life se ve cómo entrenas, tu trabajo en televisión, los eventos a los que acudes...

Esto es algo que no hago muy bien, la verdad, y es que duermo poco. Dormir es la mejor cura de belleza, pero ahora mismo no puedo porque no me dan las horas del día. Intento organizarme para que me dé tiempo a todo, pero la mayoría de los días duermo cuatro o cinco horas, algunos seis... Y, claro, si tengo que elegir entre estar con mis peques o dormir, me sacrifico.

¿Has puesto en riesgo tu salud?

Hubo una ocasión, cuando entrené de forma muy exigente después de mi segundo embarazo para la famosa portada, que alguna vez me iba entrenar sin desayunar, pero porque tenía que hacer una pérdida de kilos considerable y en muy poco tiempo, pero nunca llegué a marearme ni puse en riesgo mi salud. Soy muy consciente de eso y, además, no sirve para nada.

¿Qué no harías por estar perfecta?

Con los años te das cuenta de que nunca puedes decir 'nunca'. Cuando tenía 17 creía que tenía las cosas mucho más claras, y a medida que pasan los años te das cuenta de que todo hay que cuestionárselo. De momento, no me operaría por estar perfecta, porque creo que me cambiaría la expresión. Igual el día de mañana cambio de opinión.

La televisión es muy exigente en cuanto a la imagen, pero ¿es más para las mujeres que para los hombres?

No lo creo. En la tele lo que se busca es una actitud. En la tele lo que tienes que ofrecer es tu personalidad y tu naturalidad, y eso te vas dando cuenta a medida que pasan los años. No creo que en la tele de hoy en día se esté buscando una cara bonita precisamente.

También has hecho tus pinitos en la moda. Este año te veíamos encima de la pasarela luciendo la nueva colección de Maya Hansen. ¿Mucha responsabilidad?

Tenía mucho miedo porque Maya es amiga y quería hacerlo bien por ella, porque es su trabajo. Mi mayor temor era caerme y salir en todos los zappings. De hecho, hoy mismo llevo los zapatos con los que desfilé y mira que altos son, con plataforma y todo. Cuando los vi me eché a temblar, y ahora ya no me los quito. Lo hice encantada, pero no repetiría la experiencia.

En el programa también muestras tu pasión por la música yendo de conciertos. ¿Te pones heavy para entrenar?

Te tengo que confesar que hay mañanas que entreno tan pronto, a las siete de la mañana, que el heavy metal no me entra y elijo reggae, blues o country que también me encantan. Pero sí, el rock y el heavy me activan muchísimo y me ayudan con el ritmo del entrenamiento.

¿Tu entrenamiento preferido?

Me encante el kick-boxing y los entrenamientos funcionales. Esto de hacer bíceps por un lado y piernas por otro está anticuado. Ahora con un mismo ejercicio trabajas varias partes de tu cuerpo. Es más natural y más divertido.

¿Cómo ha cambiado tu entrenamiento a lo largo del tiempo con la ayuda de tu entrenador personal?

Es curioso, porque al principio lo que más me animaba de tener a Noemí Todea, mi entrenadora, es que como quedaba con ella me comprometía. Es importante, cuando te pones a hacer ejercicio, compartirlo con alguien o tener una guía para que no te aburras. Ella es muy práctica y todo lo que hacemos se puede realizar en un parque al aire libre con buen tiempo o en el salón de casa. Además, no tienes que hacer una inversión muy grande en material: con una banda elástica que cuesta diez euros tienes bastante. Todo eso lo he querido compartir en el programa con la gente, para que vean que no es cuestión de dinero, sino de ganas e imaginación.

En cuanto a alimentación, ¿cuál es tu alimento estrella?

No puedo vivir sin tomates. Todos los días los tomo en ensalada o directamente crudos. Son un gran antioxidante. También me he aficionado al kale [una col rizada baja en calorías y rica en fibra] en ensalada. Y he descubierto las chips vegetales: puedes hornear hojas de kale, cortar rodajitas de yuca, de remolacha y de plátano...

Tu piel está siempre perfecta, ¿qué rutina sigues?

Es una fórmula de tres: ejercicio, dieta y cosmética. Si te falta una de ellas, entonces no estás cumpliendo. Uso cremas hidratantes y aceites, y voy alternando. Nunca la misma, porque se acostumbra la piel.

Tenemos ya la mente puesta en el verano, con la famosa operación biquini llamando a nuestras puertas. Danos algún consejo.

La operación biquini como tal no tendría que existir, como mucho tener un poco más de tono en la piel, pero si mantienes una vida sana durante todo el año, luego no vas a tener que hacer grandes esfuerzos. No hay trucos, es perseverancia y paciencia. No vale esforzarse mucho un día y luego al otro no hacer nada. Es mejor dar solo un pasito cada día y, aunque no se vea una evolución inmediata, a lo largo de la semana lo vas a notar. Las cosas que van deprisa no suelen funcionar.

Adiós a todo tipo de esperanza.

Podemos hacer dieta detox y bajar un poco el volumen.

Mira que tu chico es especialista en solucionar las cosas en el último momento...

En la fit life no funciona el minuto 93. Tienes que ser muy constante y sobre todo muy positivo. A última hora no salen las cosas.