Lo mejor de la vida por... Adriana Ugarte

​Una buena ensalada, el campo, el jardín de su casa y, sobre todo, comerse a besos a sus perras. Esas son las cosas que hacen mantener la sonrisa a esta actriz de 32 años. Su felicidad, desde luego, es contagiosa.

Lo más popular

La actriz nos recibe feliz e ilusionada en su camerino. Acaba de presentar su último trabajo, Cuánto. Más allá del dinero, un corto dirigido por Kike Maíllo en el que encarna a una mujer capaz de vender sus recuerdos por dinero: "Es una crítica social fascinante", nos cuenta con pasión. "En los tiempos que vivimos somos capaces de vender todo a cambio de reputación, reconocimiento social, poder o dinero. Un poco lo que pasa con las redes sociales", reflexiona mientras termina su batido totalmente green. ¿Qué no vendería ella jamás?, queremos saber. "¡Nada! Ni siquiera entrar en un taxi para estar diez minutos con un taxista desconocido", se ríe. Disfrutona por naturaleza, a Adriana no le cuesta nada contarnos qué es para ella lo mejor de la vida.

Publicidad

Uno de tus mayores placeres...

Comer. Me gusta mucho la pasta y hacer ensaladas de todo tipo. Ya empiezo a experimentar y a incorporar ingredientes que luego digo: "Ten cuidado, que un día le metes un cojín", [risas]. A la última le puse atún, cebollita picada pequeñita, pepino y lechuga. Luego le añadí arándanos, frambuesas y semillas de lino machacadas. Eso sí, todo ecológico.

Un lugar para perderte.

Lisboa me encanta, pero todo el sur de Portugal me fascina. La zona de Vila do Bispo o Pedralva es absolutamente preciosa.

El olor de tus mejores recuerdos.

Yo creo que el olor a cebollita friéndose en la sartén. Me lleva a mi infancia. Me recuerda a mi madre preparando tortilla de patatas.

Tu mejor vicio confesable.

Comerme a mis perras a besos hasta ser la madre más pesada y agobiante del mundo entero [ríe]. Tengo un problema: exprimo mucho amor a las personas que de verdad adoro.

Tu rincón favorito de casa.

La verdad es que mi casa alberga rincones muy chulos. Tiene mucha luz y se ve la montaña desde casi todas las ventanas. Soy muy afortunada. El jardín es uno de los espacios que más me gustan. Ahora con la primavera me siento en una sillita a escuchar a los pájaros.

Tu plan perfecto en soledad.

Adoro disfrutar esos ratos en soledad con mis perras, aunque no me importa incorporar a esos momentos a las personas que amo. Aun así, me gusta muchísimo estar sin nadie y ponerme a leer o a dibujar tranquilamente. Todo lo que tenga que ver con manualidades me vuelve loca. Se me pueden pasar los días enteros sin darme cuenta de que no he salido de casa.

Te pone las pilas...

El campo. Vivo ahí. Se ha convertido en mi mejor medicina, en una necesidad diaria. Cuando llego tarde de rodar y el coche me está llevando a casa, pero empiezo a ver ya en el horizonte el perfil de la montaña, siento una paz indescriptible, como si me estuvieran dando un masaje a través de los cinco sentidos. Noto como si se me bajaran las revoluciones y aterrizo en el sitio donde quiero estar.

El mejor momento con un libro.

Ahora disfruto mucho con uno que se llama Doce textos fundamentales de la ética del siglo XX. Me lo recomendaron en la carrera de Filosofía, que estoy terminando. La verdad es que es un placer leerlo. Sartre es lo más.

Una serie para disfrutar.

Hace mucho que no me engancho a una serie porque no tengo tiempo de verlas con continuidad. Estoy deseando empezar una que me han aconsejado, Black Mirror. La que sí recuerdo que me creó mucha adicción hace ya algunos años fue... ¡La abeja Maya! [bromea].

Lo más popular

Algo que nunca olvidas.

[Duda] Yo creo que las palabras sabias de mis hermanas/amigas, que son como mi manada. Siempre las tengo presentes en mi vida. En cualquier momento de duda o de indecisión, ahí están para ayudarme.

Lo más especial del verano.

La luz. Sobre todo, cuando vives en la sierra, que es más fría y a veces se pone muy gris. La llegada del sol y de lo luminoso te hace ver las cosas de otra manera. También me seduce eso de ir más ligera de ropa: es muy agradable sentir el aire en la piel. Aun así, soy más de primavera que de verano. Tengo la tensión baja y en verano estoy un poco como entre dos mundos.

Lo mejor de tu profesión.

Ser actriz. Al completo.

Lady Adriana

La madrileña siente debilidad por vestidos de corte romántico y espíritu vintage. No hay color, print o corte que se le resista.

More from Ar Revista: