Lara Álvarez: "Mi lema es: hazlo fácil"

​​Periodista, presentadora de televisión y creadora de la firma de moda Blue Palm, una línea de básicos que ha diseñado para mujeres todoterreno. Hablamos con ella de moda, de su experiencia en Honduras y de sus sueños más íntimos.

Lo más popular

Quedamos con Lara Álvarez una semana después de terminar la tercera edición de Supervivientes. La asturiana nos confiesa que en estos siete días no ha parado un segundo, pero lo cierto es que el cansancio parece no haber hecho mella en ella e irradia felicidad por cada poro de su piel. Muy morena, algo más delgada, pero con esa sonrisa XL que ha convertido en su seña de identidad, a Lara se le ilumina el rostro cuando comparte sus vivencias en Honduras. El brillo se vuelve más intenso cada vez que menciona a su familia, el pilar de su vida, y al desvelarnos los entresijos de su nuevo proyecto, Blue Palm, su firma de ropa. Y, así, lo que en un principio fue concebido como una entrevista sobre moda, acaba convertido en una charla sobre la necesidad de relativizar, la filosofía de su abuela, el amor de sus padres... y la importancia de no conformarse con aquello que no te hace feliz.

Publicidad

¿Qué te ha enseñado la isla?

Aprendes a sacar el lado positivo de todo. Son muchas horas trabajando, meses en los que echas de menos a familia, amigos... Ante las adversidades, el equipo siempre te saca una sonrisa. Cuando tienes nostalgia te da el abrazo que necesitas y cuando no tienes fuerzas te enseñan a cargarte de pilas. Este año ha sido sin duda el mejor de los tres. Más que compañeros somos amigos y además hemos podido conocer la realidad de Honduras. Es diferente a lo que se ve, pero absolutamente mágico.

Jersey de Blue Palm. Sombra Ombre Hypnose Palette, de Lancôme
Lo más popular

Sin estrés ni presión ni prisas...

Totalmente. Mi lema es Keep it simple, hazlo fácil, y ellos saben hacerlo muy bien. Con lo más sencillo disfrutan una barbaridad. Si no lo puedes hacer ahora, ya lo harás mañana. Si no lo puedes solucionar ahora, ya vendrá la solución. Relájate. Además, allí no estamos aislados como los concursantes, pero no hay esa dependencia del teléfono. En los cayos no hay wifi, ¡y viene tan bien esa desconexión! Vivir lo que realmente está pasando y no a través del móvil.

Como se suele decir: "Whatsapp acerca a los que están lejos...".

Y aleja a los que están cerca. Si te fijas, todo el mundo está con el teléfono a todas horas, y al final te pierdes lo que está pasando. A mí me pasa, y me da rabia. Cuando voy a Gijón, es mi tiempo con mi gente, es sagrado. Ni Whatsapp ni redes.

¿Qué es lo que más valoras cuando regresas a España?

Mirar por ti, hacer lo que te pide el cuerpo... Honduras me ha enseñado a priorizar. Lo que me pide el cuerpo es estar con mi familia, achuchar a mi Choco, mi perro, disfrutar de mi gente...

En la web de la marca aparece tu lema, Keep it simple. Has trasladado tu filosofía a tu línea de ropa.

¡Exacto! Llevamos un ritmo de vida bastante intenso, y esos momentos de tomar una sidra con mis padres, viajar con mi hermano, pasear con mi perro, estar con mi mejor amiga y su bebé... son mágicos. El keep it simple es eso, disfrutar de las pequeñas grandes cosas, y en cuanto a la ropa también. Soy una persona muy básica, por lo general en mi vida y también vistiendo, pero me gustan los detalles que marcan la diferencia.

Jersey de Blue Palm, pantalón de Pedro del Hierro y pendientes de Bohemme

¿Para qué tipo de mujer diseñas?

Hemos intentado que lo pueda disfrutar tanto la mujer a la que le gusta ir arreglada, como la que prefiere ir en zapatillas bajas. Son prendas básicas, pero tienen un sello de identidad en el tejido, la caída... Pueden llevarse con zapato plano y shorts o con taconazo y biker. Es para una mujer todoterreno, que se adapta a todo.

¿De dónde te viene el interés por el mundo de la moda?

No sabría decirte. La pasión por las camisetas sí la he tenido siempre. ¡Tengo el armario lleno! [risas]. Me gusta tunearlas: les cambio el escote, las pinto... Me apetecía meterme en un proyecto propio, ilusionante. Estoy muy orgullosa de diseñar hasta dónde quiero la etiqueta, qué botón, el pespunte... Estoy al cien por cien metida en todo el proceso.

Has comentado que es como un hijo, y lo cierto es que hablas con la pasión de una madre...

Es verdad. He dado con un equipo maravilloso en el que confío absolutamente. Es gente de Gijón, de mi tierra. A Rubén, que se encarga conmigo del proyecto, le conozco hace 13 años. No hay nadie en quien no tenga confianza plena.

Puedes estar orgullosa: hay prendas que se han agotado.

Está funcionando muy bien, la gente esta contenta con la calidad del tejido, cómo queda la prenda puesta... Es una satisfacción. Es lo que busco.

Publicidad

¿Qué significa Blue Palm?

La palmera azul a la que hace referencia existe, pero, en realidad, se lo puse porque los momentos más felices de mi vida han sido en una playa o en una isla. Por eso la palmera. El azul es mi color favorito. Tengo un tatuaje con el texto Keep it simple y una palmera, y mi hermano tiene otro similar. El año pasado nos fuimos juntos a Bali y fue mágico. Nos encontramos. Le saco nueve años y ahora hemos pasado de ser hermanos a ser también colegas. Somos el psicólogo del otro, nos llamamos para todo... En ese viaje llegamos a la conclusión de que cualquier problema deja de serlo si intentamos hacerlo sencillo. Hacerlo fácil.

Lo más popular

¿Y funciona?

Mucho. Consigues vivir de otra manera. Más tranquila, optimista. Dando la importancia real a las cosas

¿Esa es la clave para no perder nunca la sonrisa que te caracteriza?

Soy una privilegiada. Soy consciente de lo que tengo: mi familia, que adoro; un perro que estoy enamorada de él, un trabajo que me apasiona, salud... ¿Cómo no voy a sonreír? Siempre quise dedicarme a esto.

¿Recuerdas ese momento en el que dijiste: "Quiero ser periodista"?

Perfectamente. Tenía nueve años y fui a Menudas estrellas. Yo interpretaba a Janet Jackson [sí, hay vídeos en Youtube]. Cuando vi a Raquel Meroño presentando dije: "Esto es lo que quiero hacer".

Los mejores momentos de tu vida han sido en una playa. Pero ¿cuál es el aroma de tus mejores recuerdos?

El olor a la hora de cocinar de mi abuela era único. El olor a sidra también es muy particular: a casa, a juventud, a amigos, a la cuesta del Cholo... Y el olor a mar.

¿Cuál es tu refugio cuando necesitas resetearte?

Gijón. La casa de mis padres. Un día allí son siete de descanso en Madrid. Respiro de otra manera, estamos los cuatro juntos, me miman, me hinchan a comer tortilla, pucheros...

¿Te arrepientes de algo? Si pudieras eliminar algo y darle al delete...

No. Todos los momentos me han traído hasta aquí. He aprendido más de los duros que de los felices, quizás. Han sido lecciones y todo suma. Tengo tatuada una frase que decía mi abuela: "Sé feliz. Estamos de paso".

¿Cuántos tatuajes tienes?

Siete. Todos tienen un significado especial, la mayoría asociados a mi familia. Las cuatro estrellas de la muñeca son mi abuela, mi padre, mi madre y mi hermano. La orquídea de la nuca es porque mi abuela tenía una tienda de flores... Te darás cuenta de que hablo mucho de ella: teníamos una conexión brutal. Y te podría decir: "Sí, borraría su muerte"..., pero no. Mi abuela me ha enseñado mucho en vida y, una vez que me ha faltado, también. Cada vez me doy más cuenta de cuánta razón tenía. Relativizar los problemas, ser optimista, reírte del mundo, reírte de ti mismo... Ella era única.

Tele, moda... parece que no hay reto que se te resista. Incluso te hemos visto cantar en Instagram.

Sí... ¡Me da vergüenza cantar con gente! La música me apasiona, me encanta tocar la guitarra. Si me hubieran dado la oportunidad de ser algo hubiera sido cantante, pero me falta la voz... [risas].

Cuéntanos, ¿quiénes son tus ídolos?

Admiro muchísimo a Beyoncé. Aparte de su voz, porque maneja todas las parcelas de su vida. Su imperio es suyo. Ha conseguido controlarlo todo. Ella lo dice: "Es mi vida, nadie mejor que yo para ver crecer mi sueño".

"Lo que me pide el cuerpo es estar con mi familia, disfrutar de mi gente"

¿Ese es tu objetivo?

¿Ser Beyoncé? [Risas]

Me refería a tener el control. Es justo lo que contabas de Blue Palm.

Blue Palm es un sueño porque puede darme la vida que quiero. Espero que el día de mañana me permita manejar los tiempos. Porque al final, si dentro de equis años quiero tener una familia y disfrutar de los míos, el ser tu propia jefa te da libertad.

"Mi ropa es para una mujer todoterreno, que se adapta a todo"

Publicidad

¿Cómo te ves en unos años?

Profesionalmente nunca me atrevo a decir nada... Personalmente soy muy familiar, me encantaría encontrar una persona que me enamore, con la que tener un proyecto de vida, hijos y vivir lo que veo en mis padres. Los admiro muchísimo. Llevan 33 años casados y son dos personas que viven por y para el otro y son felices.

"Creo en un amor de película como el de ellos", has comentado.

A veces se lo digo: "¡Me habéis puesto el listón tan alto!" [risas]. He tenido la fortuna de ver cómo se han dedicado a nosotros, qué equipo hacen... sin tener nada que ver. Mi padre es la tranquilidad, la calma... y mi madre es la que marca los tiempos.

Lo más popular

¿A quién te pareces más?

Tengo el carácter de mi madre y... bueno, a mi padre le apasiona hablar, y a mí, por si no lo has notado... [risas]. Es la persona más culta que he conocido. Me encanta charlar con él, que me cuente su vida. La primera vez que bebí vino y lo disfruté fue escuchándole a él.

"He aprendido más de los momentos duros que de los felices"

En tu vida personal, ¿te consideras exigente con tus relaciones?

Soy una persona muy inconformista, exigente y ambiciosa, pero no asociado a algo negativo. Lo que pasa es que no me conformo con las cosas que no me satisfacen al cien por cien. Sola tengo una vida muy rica, que me he peleado y he trabajado. ¿Por qué te tienes que conformar si sabes que peleando lo puedes conseguir? Estoy muy bien sola. La persona que llegue a mi vida tiene que sumar. Mis amigas me dicen: "Se te va a pasar el arroz". ¿Por qué hay que pensar eso?

Hay frases que deberíamos empezar a eliminar de nuestro discurso.

La vida no es un patrón. No puedes decir: tienes 31 y deberías pensar en sentar la cabeza. No, lo que debería pensar es en ser feliz. Igual tú tienes la cabeza bien asentada, pero no eres feliz. Yo prefiero buscar mi felicidad y tú prefieres tu estabilidad. Son cosas diferentes que yo espero que en algún momento estén unidas... De momento no la tengo, pero no me preocupa.

Estar sola es una opción más.

Escuchas cada cosa... Leo titulares: "Otra decepción en su vida" [imposta la voz]. ¡Eh, no es una decepción! Tengo derecho a conocer gente, pero ni por la presión mediática ni social me tengo que conformar con algo que no me hace feliz. Fin.

¿El peaje que se paga por ser popular es demasiado alto?

Depende de cómo te lo tomes... A ver, no es fácil. No te voy a mentir. Hay partes muy positivas: el cariño de la gente, que te traten como parte de su familia... Tengo mucha suerte. En redes me siento superarropada por mujeres y lo agradezco mucho. Muchas veces nos vemos como una amenaza, y deberíamos cambiar el concepto: unidas somos más fuertes.

"Estoy muy bien sola. La persona que llegue a mi vida tiene que sumar"

¿Hay machismo en televisión?

Yo nunca lo he notado. Y he trabajado en deportes, que es un sector machista, o eso dicen. Nunca me he sentido menospreciada por un compañero. Al contrario, me han dado un trato totalmente igual.

¿Te veremos en las campanadas?

No me importaría repetir: fue un momento mágico. ¿Sabes por qué lloré? Ver a todos tan emocionados, a Carlos cuando habló de su mujer, a Lidia y Matías y todo el equipo... Y también porque fue la primera vez que no estuve con mi familia. Nos tomamos siempre las uvas en casa los cuatro. Es un momento de despedida, es alegre y de miedo. Enfrentarte a lo nuevo siempre asusta. Son muchas sensaciones. Pero si en Mediaset consideran que repito, me tiro de cabeza.

"Siempre aventura", es uno de los lemas que leemos en tu Instagram.

Sí, me gusta vivir sobre la marcha. Mi vida está tan programada que cuando tengo tiempo libre no me gusta tener nada prefijado. Es más dejar fluir y dejar que las cosas pasen. Profesionalmente tienes que cumplir horarios, metas, guiones... No tengo nada que ver con eso.

El modelo de Vicky Martín Berrocal que luciste fue un éxito. ¿Por qué genera tanta expectación el look de las presentadoras? Con ellos no pasa.

Al final a los chicos les visten más parecidos, esmoquin, chaqueta... Nuestros estilismos lucen más. Una de las cosas que más le gustaban a mi abuela era ver cómo iba Anne Igartiburu: "Está guapísima, y siempre de rojo", decía.

Y tú fuiste de ese color.

Era un homenaje: "Hija, si algún día presentas, tú como Anne, de rojo".

Siempre estás impecable, incluso después de tres meses bajo el sol del Caribe. ¿Cómo te cuidas?

He tenido problemas con la piel y como embajadora de Sesderma he descubierto un sérum que me encanta, Cvit. Para hidratar uso el protector Repaskin y para las manchas de sol, la hidratante Azelac Ru.

¿Cuál es tu rutina beauty?

En mi día a día no me maquillo. Procuro dejar descansar la piel. Rímel, brillo y fuera. Si me quiero arreglar más, eyeliner y labio rojo.

Tienes una melena envidiable. ¿Ninguna locura capilar en tu vida?

No... bueno, una vez con 16 años me corté el pelo por encima de la nuca. Lloré tanto, me vi tan rara que... ¡nunca más! El pelo forma parte de mi carácter. Esto que parece una tontería, es cierto. Cuando me enfado me pongo la melena de lado, tapando la cara y listo [risas].

More from Ar Revista: