Iván Sánchez y Maxi Iglesias: los nuevos (y guapos) guardaespaldas

​​Pertenecen a dos generaciones distintas, pero los une la pasión por su profesión y un personaje mítico: Iván Sánchez y Maxi Iglesias se alternarán sobre el escenario para convertirse en el guardaespaldas al que dio vida Kevin Costner en el cine.

Lo más popular

Una diva del pop decide contratar un guardaespaldas ante las amenazas de un fan. Ese es el punto de partida de una de las películas más famosas de los noventa. Todo un fenómeno social que batió récords en taquilla y cuya banda sonora se convirtió en la más vendida de la historia. Como suele ocurrir con los títulos que dejan huella, parece que fue ayer cuando oímos por primera vez a Whitney Houston dedicarle el mitiquísimo I will always love you a Kevin Costner... Sin embargo, han pasado ya 25 años. Cuando se estrenó, Iván Sánchez (42) tenía 18, "de hecho, tengo el vinilo de la banda sonora de la película". Maxi (26), por su parte, apenas tenía un añito: "Es una de las películas favoritas de mis padres. Ese fue uno de los motivos por los que dije sí a este musical", confiesa. Dos de los guapos oficiales del panorama nacional se alternarán a partir de finales de septiembre sobre el escenario para dar vida a Frank Farner, el inolvidable guardaespaldas por el que todas suspiramos hace un cuarto de siglo. La mexicana Fela Domínguez será la encargada de poner voz a Whitney Houston: "Porque nosotros no cantamos ni en la ducha", avisa Iván. "Bueno, yo igual aprovecho para dar clases de canto", señala Maxi. Iván se queja entre risas: "¡Al final me vas a obligar a hacerlo a mí también! Bueno, solo digo que yo siempre he cantado en mis obras. Ahí lo dejo". La complicidad entre ambos actores es más que evidente. El respeto mutuo y una química impresionante entre ambos planea sobre nosotros durante toda la entrevista. Todo indica que no habrá lugar para la rivalidad cuando se levante el telón: "Todo lo contrario. Será un doble incentivo: así la gente puede ir a vernos a los dos. Además, él es más joven que yo, tiene otro público. Podría ser mi hijo [risas]".

En esta profesión puedes tener un golpe de suerte, pero como no te prepares ya puedes ser Brad Pitt: el tren te pasa por encima. (Iván Sánchez)
Publicidad

Lo cierto es que pertenecéis a dos generaciones diferentes. ¿Afecta eso a la forma de afrontar el papel?

Iván: Claro que sí. Al final, cada uno tiene un Frank Farmer diferente basado en su propia experiencia. Siempre es distinto. Cada función es distinta, además. No se ve la vida igual a cada edad.

Iván: Así es. Yo soy más tranquilo que él. Maxi tiene otra energía y está en otro momento de su vida. Pero la verdad es que vemos muchas cosas muy parecidas. Y, sobre todo, disfrutamos mucho de lo que hacemos.

Lo más popular

Maxi: También nos parecemos en saber aprovechar las oportunidades. Iván es un cañón, y si puede acceder a cierto tipo de personajes por su físico, accede. Es una cosa que siempre he defendido. Estamos acostumbrados a que hay que tener esa falsa modestia... ¿Por qué?

¡Por fin un guapo que reconoce que el físico sí ayuda!

Iván: Siempre ayuda, para lo que seas y como seas. Como actor, te empiezan a ofrecer papeles por lo que ven. Sé el mejor y poco a poco se irá abriendo el mercado a otras cosas., a producir tus proyectos de teatro, lo que sea...

Maxi: Hace poco leí en un artículo que el físico jugaba un porcentaje muy elevado en la mayoría de ámbitos laborales. Pero no creo que solo sea el físico: la energía, la actitud que proyectas... son clave para marcar la diferencia.

Durante la sesión de fotos, María, la estilista, preguntaba: "¿Qué se debe sentir al ser tan guapo?"

Maxi: Yo me siento afortunado, pero no porque tenga ojos azules y mida metro ochenta, sino porque estoy satisfecho conmigo mismo y lo que hago. Yo te puedo decir qué se siente al ser privilegiado por hacer lo que quiero y estar rodeado de gente que me quiere.

Iván: Justo el otro día lo hablábamos. En esta profesión puedes tener un golpe de suerte, pero como no te prepares ya puedes ser Brad Pitt: el tren te pasa por encima.

Me siento afortunado. No porque tenga los ojos azules y mida metro ochenta, sino porque estoy satisfecho con lo que hago. (Maxi)

Los actores tenéis fama de grandes tímidos. Tengo la impresión de que el tópico no se cumple en vuestro caso.

Maxi: La timidez te quita mucho, te pierdes muchas cosas. Yo he pasado por una montaña rusa: antes era superextrovertido, la fama me hizo cerrarme un poco en mí y en mi gente... Ahora estoy en un punto diferente.

Iván: La vergüenza no vale para nada.... Yo también he pasado épocas más introvertido. Me he defendido de lo que pasaba de puertas para fuera, alejado del juego social.

¿Habéis sufrido vosotros la presión de la fama, como le ocurre a la protagonista de la película?

Iván: No a ese nivel. Cuando empiezas y no estás del todo preparado para un golpe así, es complicado de digerir. Nadie te prepara. Y como no tengas gente a tu lado que te acoja bien y que te centre, patinas. Es normal.

¿A quién elegirías para que os cubriera las espaldas? ¿Quién esa persona de vuestra absoluta confianza?

Maxi: Mis dos mejores amigos. Nos conocemos hace quince años, desde el colegio. Antes le preguntaba a Iván en qué trabajaban los suyos. Nosotros no tenemos nada que ver a nivel profesional. Eso lo hace más interesante.

Iván: En mi caso, un íntimo colega mío. Mira [señala el móvil], justo me escribe en este momento. Nos conocimos hace muchísimo, cuando yo empezaba. Es actor y muchas otras cosas. No es de ese 8 % que vivimos de esto.

Antes comentabais que os sentís unos auténticos privilegiados por trabajar en lo que os gusta.

Iván: Nuestro trabajo es nuestro hobby y es una suerte.

Publicidad

Así no hay depresión posvacacional posible...

Iván: Yo nunca he tenido un trabajo de oficina, con un mes de vacaciones. Cuando hice series diarias, de lunes a viernes trabajando como un loco, entendí por primera vez por qué todo el mundo salía a lo loco los fines de semana. La gente necesita vías de escape.

¿Cuál es la vuestra?

Iván: El deporte es la mejor medicina que puedo tener, para el coco y para todo.

Maxi: A mí me encanta viajar y hacer deporte, y si encima viajas para hacer deporte... es una maravilla.

Veo que os cuidáis mucho.

Maxi: Sí, por estar bien con uno mismo. Nuestro cuerpo es nuestra herramienta.

Lo más popular

Iván: Cremita mañana y noche y ya está.

¿Que es el sexy para vosotros?

Iván: La personalidad. Estar a gusto y tener confianza contigo mismo. Una sonrisa.

Maxi: Sí. Sobre todo, ser uno mismo.

¿Los polos opuestos se atraen, como en la película, o ese guión solo funciona en la ficción?

Maxi: Hay quien se basa más en comodidad o afinidad... A mí sí me puede atraer alguien con quien no tenga nada que ver.

Iván: Lo diferente es lo que te enamora al principio.

¿A quién le cantáis eso de "I will always love you"?

Maxi: A nadie, ¡de momento! [risas].

Iván: Mejor, no sea que le destrocemos la vida. Somos dos personas muy cabales y realistas [risas]. Bueno, yo se lo cantaría a mis niñas.

Iván, por tu profesión vives a caballo entre México y España. ¿Cómo lo haces para conciliar?

Iván: Mis niñas no lo llevan mal, pero ahora necesito estar un poquito aquí, por ellas. Pero siempre están Face Time, Skype... más de una vez nos ha tocado hacer los deberes así. ¡Bendita tecnología! Es el mejor invento del hombre.

Por cierto, vuestras respectivas cuentas de Instagram son dignas de admiración (léase 'envidia').

Iván: Tristemente es una herramienta de trabajo. Se caen y se levantan muchos trabajos por esto. Cualquier marca, cualquier firma lo primero que hace es mirar ahí.

Al final todos somos víctimas de ese 'felicismo' perpetuo al que nos han condenado las redes sociales.

Maxi: La serie Black Mirror retrata muy bien todo eso.

Iván: Ese capítulo me dejó mal. Va sobre una aplicación que maneja tu vida. Todo se mueve en función del ratio que tienes: el crédito del banco, tus amigos... Hay que saber para lo que están las redes y no volvernos locos. Que no nos convirtamos en 'megustas' o 'nomegustas'.

Las redes también os han dado a las personas populares el control sobre lo que se publica de vosotros.

Maxi: Yo me la hice en parte por eso. Ahora soy dueño de mi propia imagen. Pero tampoco te puede controlar eso a ti.

Iván: Yo cuento lo justo. Estoy activo porque es importante, pero sí es cierto que apacigua un poco todo.

¿Cuáles son vuestros miedos?

Iván: No tengo muchos. Labo-ralmente, soy una hormiguita, y creo que el trabajo llama al trabajo. Personalmente, imagino que desaparezcan mis seres queridos.

Maxi: Yo también. Pero no me gusta centrarme en eso. Prefiero potenciar lo bueno, lo que puedo aprovechar. Nunca me conformo. Siempre voy a más.

Una duda... ¿Seguro que no os conocíais de antes?

Iván: No. ¡Y además somos atléticos! [risas]. Quizás en otra vida...

Maxi: Solo hemos coincidido en algún partido benéfico. Yo siempre le he seguido la pista, porque me llamaba la atención trabajar en Latinoamérica. Alguna vez me acerqué a él para preguntarle por el rollo friki fan [risas].

Iván: Maxi es de los pocos que han abierto mercado allí también. Y lo está haciendo muy bien.

Por cierto, la banda sonora de El guardaespaldas es legendaria. ¿Cuál es la BSO de vuestra vida?

Maxi: Me gustan mucho las bandas sonoras de películas, como la de Gladiator, y Estopa.

Iván: Me gusta música muy distinta. Para que te hagas una idea, los dos conciertos que más me han impactado han sido de Bruce Springsteen y de Juan Gabriel.

Por último, si en la redacción necesitáramos un guardaespaldas, ¿a quién me recomendaríais de los dos?

Maxi: Nos estamos especializando en diferentes sectores [risas]. Estamos preparando una alianza, unos sketch....

Iván: Hará falta un 'guardaespaldas B' [risas].

El guardaespaldas se estrena el 28 de septiembre en el Teatro Coliseum (Madrid).

More from Ar Revista: