El editorial de Ana Rosa Quintana: "No quiero volver atrás"

¿Nos da miedo envejecer? ¿Nos da vértigo mirar hacia atrás y ver todo el camino que hemos recorrido y que ya no va a volver? Sobre ello reflexiona Ana Rosa Quintana en el editorial de este mes de noviembre.

AR cumple 16 años, mis hijos pequeños 13, el programa, dentro de nada, 14. Todo junto, al mismo tiempo: en tres años mi vida cambió por completo personal y profesionalmente. Y yo sigo sin entender cómo ha pasado todo este tiempo tan rápido, tan alocadamente deprisa. Y creo que soy la misma, excepto cuando me miro al espejo, aunque a eso le doy menos importancia, posiblemente porque no me disgusta cómo me está tratando el tiempo, hasta ahora...

Publicidad

¿Le pasa a todo el mundo o solo a mí? ¿Se trata de llevar un ritmo de vida vertiginoso? ¿De hacer muchas cosas? ¿De que no tenemos tiempo de regocijarnos en cada día, en los 'momentos'? ¿O simplemente que no queremos pensar que hay un final?

Solo son lentos los días de espera, y la espera se hace eterna y te provoca ansiedad. Prefiero la prisa a la impotencia de no poder hacer nada más que aguardar que algo ocurra.

Lo más popular

Al fin creo que lo que me agobia, lo que nos agobia, cuando sentimos que todo ha pasado en un segundo, es que tenemos miedo de lo que ya no va a volver, de que no queremos envejecer: nos da miedo asomarnos y ver la arena que ya se ha depositado en el fondo de nuestro reloj. Y esto se repite en las Navidades, los cumpleaños (con el recuerdo de los que quisimos y queremos y ya no están), los aniversarios de AR y las reuniones con las compañeras de colegio.

Y, de repente, suena el despertador, te llama una amiga, tu pareja te invita a cenar, tus hijos te dan una buena noticia, en el trabajo tienes una alegría, sales de compras, cambias el armario, programas un viaje, te sientas en tu rincón favorito y se desvanecen el tiempo, el reloj de arena y las fechas del calendario. Y decides que es maravilloso haberlo vivido, que no volverías atrás por nada y que lo que hemos aprendido es a disfrutar de hoy y de mañana, a relativizar lo accesorio y dar importancia a lo vital. Nos ha costado, pero al final hemos aprendido a vivir.

Feliz mes de noviembre.

Ana Rosa

More from Ar Revista: