Rolling Stones vs Beatles: y tú, ¿de quién eres?

La rivalidad que enfrenta a los fans de estas bandas es mítica. Sin embargo, no fue así entre ellos. Encontronazos hubo, puntuales, pero no se llevaban mal los de Liverpool y los de Londres. Ahora, una exposición lo demuestra.

Lo más popular

Hay dualidades que nos obligan, aunque no nos demos cuenta, a posicionarnos: o se es de Reservoir Dogs o de Pulp Fiction, o eres de comida china o japonesa, ¿de Vargas Llosa o de García Márquez? Entre ellas, una de las míticas es: y tú, ¿eres de los Beatles o de los Rolling? Seguro que ya has tomado tu decisión y has elegido entre la banda amable y emocional o la más rabiosa y desafiante. Sea como sea, las dos se merecen estar donde están, en el Olimpo de los más grandes, desde donde siguen compitiendo involuntariamente como lo hacen en esta muestra: The Beatles vs. The Rolling Stones. Fotografías de Terry O'Neill y Gered Mankowitz, en La Térmica de Málaga hasta el 18 de junio. Al igual que los protagonistas de sus instantáneas, ambos fotógrafos fueron pioneros en lo suyo: O'Neill fue el primero en fotografiar a los Beatles y a los Rolling Stones al comienzo de sus carreras. De los de Liverpool, cuenta que cuando llevó sus primeras fotos hechas durante la grabación de Please please me, en 1963, el director de The Daily Sketch las guardó en un cajón durante tres meses horrorizado por la estética de aquellos chicos. Por su parte, Mankowitz fue uno de los que más contribuyeron a crear la imagen peligrosa asociada a la banda de Mick Jagger con la portada del mítico álbum Between the Buttons. Tuvo más suerte porque los Rolling "eran todos muy fotogénicos".

Mankowitz fue el artífice de este retrato de Jagger.
Publicidad

El regalo de los Beatles

Tanto sus fotógrafos, como creadores de su imagen, como ellos con su talento musical lograron originar un tremendo fenómeno fan que desde siempre ha protagonizado una rivalidad que no existió realmente entre las bandas, salvo alguna ocasión puntual. De hecho, y según John McMillian, profesor de Historia de la Universidad de Georgia y autor del libro Los Beatles vs. los Rolling Stones, editado por Urano, ambas formaciones se ponían de acuerdo para no coincidir en sus lanzamientos discográficos, por no hablar del regalo que Lennon y McCartney hicieron a la banda de Jagger dándoles la canción I Wanna Be Your Man, su primer gran éxito. Y es que cuando los Rolling no terminaban de arrancar los Beatles ya habían triunfado y, para apoyar a la banda de Mick Jagger, fueron a verlos tocar en un pub para dar bombo a su directo. Al final triunfaron, y aún siguen llenando estadios 52 años después de su fundación. Mientras, los Beatles concentraron toda su gloria en menos de una década –se separaron en 1970 para continuar sus carreras en solitario–. De hecho, esta decisión, que el grupo consideró que era una prueba de madurez, fue la que llevó a Lennon a protagonizar uno de los pocos encontronazos entre las bandas. Durante una entrevista, el músico dedicó estas palabras a los Stones: "En los ochenta, la gente se preguntará: '¿Por qué siguen juntos estos tíos? ¿Es que no pueden valérselas solitos?' (…) Van a ser el chiste del futuro". Está claro que se equivocó. Alguna vez más volvió a atacar, y Keith Richards rompió el silencio para hablar de cómo las carreras por separado de los ex Beatles no eran ni por asomo tan brillantes.

Con todo, no fue tanta la rivalidad como se leía en la prensa. De hecho, sus fotógrafos la niegan, y en la muestra podremos verlos compartir salas de ensayo. ¿Te imaginas qué lujazo?

More from Ar Revista: