Rompiendo moldes: Andrés Velencoso es el nuevo chico Netflix

El modelo y actor Andrés Veleidoso no puede dejar de sonreír. A punto de cumplir 40, va a estrenar una serie internacional en Netflix, es el nuevo asesor de una marca de ropa, crea tendencia... ¡y ha hecho de su perro Herry toda una estrella!

Lo más popular

Modelo y molde tienen una misma raíz etimológica (del latín modelus, 'pequeña medida, módulo o regla'), pero no todos los modelos se ajustan al mismo molde. Hace veinte años, el estereotipo marcaba que los hombres debían ser "muy hombres" (si es que esto tiene algún sentido); hoy en día, los top masculinos son mucho más aniñados y los músculos no tienen cabida encima de la pasarela.

Andrés Velencoso con camisa y jersey de The Brubaker, firma de la que es imagen y asesor
Publicidad

Andrés Velencoso ha estado las dos últimas décadas de su vida representando al hombre prototipo, pero ya no se quiere amoldar más. Está decidido a mostrar sus otras caras en el mundo de la interpretación y desarrollar su carrera en los negocios. Estas dos actividades son las que le ocupan actualmente y le alejan de su añorada Costa Brava y de su perro Herry, toda una estrella en Instagram que incluso le roba algún flash cuando pasean por la calle.

Lo más popular

La moda desde el otro lado

En 2003 junto a Jennifer López en la campaña de Louis Vuitton que le lanzó a la fama internacional

"Era demasiado grande y torpe y no hablaba nada de inglés", ha confesado en alguna ocasión. Con este currículum fue normal que los primeros años en el mundo de la moda de Andrés no fueran explosivos. Tampoco era el objetivo: él solo quería viajar, ganar algo de dinero, conocer otras culturas y alejarse un poco de los libros y del restaurante de sus padres de Tossa de Mar, al cual parecía abocado: "El mundo de la moda era la excusa, por así decirlo, pero se transformó en mi manera de vivir", reconoce el modelo. Y no solo durante los veinte años de exitosa carrera en los que ha trabajado con los mejores y ha estado en todos los rankings de hombres guapos y elegantes: su experiencia le ha convertido en el socio ideal de una nueva marca de ropa con ganas de hacer las cosas de forma diferente. Y es que Velencoso es imagen y asesor de The Brubaker, una start-up que busca rediseñar los básicos del armario masculino (desde la camisa blanca al polo o el jersey de cuello alto) abaratando los costes con una fabricación 100% española y usando la venta online para eliminar intermediarios.

"Me apetece muchísimo trabajar en otro idioma. Hacerlo me obliga a salir de mi zona de confort, que siempre es enriquecedor"

De hecho, modelo y firma comparten el mismo lema, Change the Pattern ('cambia el patrón'), y el gusto por las cosas sencillas, bien hechas: "La clave es tener un buen fondo de armario. Con él siempre puedes formar el look perfecto para cualquier ocasión. Por ejemplo, una camisa blanca con unos vaqueros son un buen look para cualquier ocasión. Si a esa camisa le sumas una cazadora de piel marrón y unos zapatos adecuados puedes tener un aspecto más formal. La clave está en saber combinar bien los básicos", detalla.

Nuevo chico Netflix

Rodaje de la comedia 'Señor, dame paciencia', junto a la actriz Silvia Abril
Publicidad

No es fácil tener un momento de calma con Andrés. Ya no lleva el ritmo frenético de los modelos, pero su nuevo objetivo no le va a alejar de la vida nómada. Su residencia habitual está en Londres, pero ahora lleva meses instalado en Buenos Aires rodando la nueva superproducción de Netflix, la serie Edha, dirigida por Daniel Burman (Diarios de motocicleta o El abrazo partido). La sinopsis no le es ajena: la ficción habla del mundo de la moda y los modelos, pero no desde un acercamiento divertido y colorista. Edha está llena de secretos oscuros, romances intensos y planes de venganza con un toque de glamour y lujo como telón de fondo. Velencoso está encantado con su papel: "Mi personaje es bastante arriesgado y va a dar otra visión diferente de Andrés. Es mucho más callejero y canalla, un hombre al que las circunstancias le han llevado a sacar esa rabia o venganza que todos llevamos dentro".

Lo más popular

El vértigo de estar en Netflix, en 190 países de todo el mundo y al lado de series como Narcos o Stranger Things, tampoco consigue robarle esa seductora sonrisa de la cara. Su idilio con las cámaras comenzó en 2012 con la película Fin, de Jorge Torregrosa, se confirmó en Summer Camp (2013) y el año pasado reventó la taquilla con la comedia Señor, dame paciencia. También en la televisión tiene experiencia: los seguidores de B&B, de boca en boca aún recuerdan su tórrido romance con la protagonista, Belén Rueda: "Ahora me apetece muchísimo trabajar en otro idioma. Hacerlo me obliga a salir de mi zona de confort, que siempre es enriquecedor". ¿Lo veremos pronto en Hollywood?

El método Velencoso

Jordi Roca se mete a modelo y Andrés Velencoso a repostero en la campaña Duelo de narices, de The Brubaker, y así reflejaron su buena sintonía en Twitter

Hasta que llega ese momento, el gerundense se mantiene firme a su filosofía de paso a paso, a la que es fiel desde que empezó en la moda. El 11 de marzo cumplirá 40 años y, aunque ha admitido que él se había imaginado casado y con hijos, se encuentra tranquilo y feliz en el terreno sentimental, sin paparazzis en la puerta de su casa tras algunos romances de lo más sonados. El único nombre que sigue marcado a fuego (y tinta) en su pecho es el de Lucía, su madre, que murió en 2002. Andrés se reconoce una persona familiar y siempre que puede se va unos días a la casa de su padre en Tossa de Mar. Ahí le espera, paciente, su perro Herry mientras sube fotos a Instagram. @Herrythedog es una auténtica estrella de las redes sociales con más de 22.000 seguidores. El actor ya reconoce que en ocasiones le piden más fotos a su golden retriever que a él.

"Mi gente me ayuda a desconectar". Y cuando no la tiene cerca, Velencoso se refugia en el yoga, las largas carreras por el parque de al lado de su casa de Londres y el golf, deporte donde saca su lado más competitivo. Aunque dice que no tiene ningún truco de belleza más allá de un poco de perfume y dormir bien, sí que admite que le gusta cuidar su dieta y evita todo tipo de alimentos envasados. Con una pequeña concesión: una copita de vino todos los días. Por un Andrés sin límites.

More from Ar Revista: