Amaia Montero: "Hay que llegar a arder para ponerse de nuevo en pie"

Tras pasar una época que confiesa "dura", la cantante regresa con 
'Nacidos para creer', un álbum lleno de energía y mensajes vitales que nos traen a una mujer con ganas de rebelarse y gritar las verdades al viento.

Lo más popular

Dice que se ha quedado "muy tranquila" tras grabar este disco, en el que "digo todo lo que quería decir". Así, con la verdad por delante y la fuerza de quien se ha encontrado a sí misma, regresa Amaia Montero, tras cuatro años de silencio, con Nacidos para creer, un álbum que sale a la venta el 11 de mayo y que coincide con la celebración de sus veinte años de carrera.

No me resisto a preguntarte: ¿cómo ha sido elegir unas fotos tan sexis para lanzar este nuevo trabajo?

Si te digo la verdad, es una osadía por mi parte. La idea era reivindicar de algún modo lo que digo en el single Nacidos para creer: "A muchos les parece raro que a los cuarenta no esté casada. Pocos me han desnudado, muchos me hacen la cama. Otros juran que bebo y que en persona no valgo nada", y sobre todo el "que hace dos o tres años que no entro en mis vaqueros". Era una forma de rebelión. Ahora sí entro en mis vaqueros, por mucho que hablen del Photoshop. ¿Y qué? ¿Qué saben de mí esos que hablan? Sigo siendo la misma, con los mismos valores de siempre. Da la sensación de que si no cumples siempre con los cánones ya no sirve.

Caerse siempre es jodido, pero no hay nada más maravilloso que el día que uno se levanta o al menos toma la decisión: "Me voy a levantar".

Publicidad

Son cosas que has escuchado a lo largo de tus veinte años de carrera. ¿Hasta qué punto te han hecho daño?

Como opinar es gratis se dicen tantas cosas... Me encantaría decirte que he estado siempre por encima del bien y del mal y que no me ha importado lo que se ha dicho de mí, pero no es verdad. Si lo fuera, no habría contado lo que cuento en esta letra.

Sospecho que ciertos comentarios, como el de estar o no casada o el de los vaqueros, los tenemos que escuchar solo por el hecho de ser mujeres, ¿no crees?

Por supuesto. Yo siempre digo que a los hombres se les mira con gafas y a nosotras con telescopio. Nosotras tenemos que demostrar mucho más las cosas que ellos, y esto es una realidad, al menos por lo que yo he vivido.

En el videoclip del single vemos a una Amaia encarcelada, fuerte y rebelde. ¿Una liberación?

Sí. Este nuevo trabajo es un estriptis emocional. Creo que, al final, todos somos presos de todo. Hablamos, hablamos y, al final, nos encarcelamos y acabamos preguntándonos: "¿Por qué?". Este tema, y el álbum en general, es una especie de liberación: se trata de encontrar la libertad de ser nosotros mismos. También hay una especie de ajuste de cuentas en dos direcciones: una para aquellos que han hablado sin saber, para que sepan que me afectó lo que dijeron, hasta que dejó de hacerlo. Otra, para poner en valor a todos los que han estado conmigo en los buenos momentos y en los malos, cuando ha llovido y cuando ha hecho sol. Esa es mi gente, la gente que vale.

He notado más garra en tu voz, en tu forma de cantar. ¿Es así? ¿Has cambiado de algún modo?

Yo siempre he dicho que canto desde el corazón y que, más allá de mis cuerdas vocales, depende de cómo esté mi cuerpo. Pasé un momento duro y durante la última gira en Buenos Aires encontré algo de mí que seguramente estaba, pero se había quedado dormido, y encontré la fuerza, esa sensación de que si puedes con eso puedes con todo. Por eso, sí, cuando he estado más triste se ha notado en mi forma de cantar y cuando estoy como ahora, contenta, llena de energía, fuerte y, además, libre, como siempre me ha gustado estar, se me escucha como oyes en el disco. También he de decirte que hemos grabado en directo con la banda y toda esa energía se contagia. Dice un amigo que "todo se graba" y en este trabajo han quedado también grabadas las ganas.

Has hablado de una época dura...

Sí, fueron muchas cosas... Caerse siempre es jodido, pero no hay nada más maravilloso que el día que uno se levanta o al menos toma la decisión: "Me voy a levantar". Hay que llegar a arder para ponerse de nuevo en pie. Yo he ardido y me he puesto en pie.

Lo más popular

En el tema Me equivoqué dices: "Cuando por no tener dos caras me las partieron las dos". ¿Ser sincera te ha jugado malas pasadas?

Ese tema habla de toda una sucesión de errores… Yo he cometido muchos, soy una consecuencia de mis errores, creo que todos lo somos, pero lo importante es haber aprendido la lección, en general. Pero en la sinceridad... Aunque vas aprendiendo en el camino ciertas cosas, nunca voy a poder ser tan falsa como para tener esas dos caras. Tengo unos valores... que a veces lo pienso y me digo: "Estoy tan anticuada...". Quizás soy demasiado leal para los tiempos que corren. Pero, mira, me han pasado las cosas suficientes como para ver quiénes son los míos. Dicen eso de que la familia no se elige y los amigos sí. Pues yo a los amigos los puedo contar con los dedos de la mano y la familia no me ha fallado jamás. Con la edad somos selectivos. Te quedas con la gente que te aporta, que te suma y no te resta. Eso es lo que importa.

Has escrito las letras junto al poeta y escritor Benjamín Prado. ¿Cómo ha sido la experiencia?

Ahora mismo nos adoramos. Le conté cosas que no le he contado a nadie. Nos contamos todo, porque durante días y días íbamos a crear las letras de este disco. A lo largo de estos veinte años de carrera, una de las cosas más interesantes y bonitas que me han ocurrido sin duda ha sido conocer y trabajar con Benjamín Prado.

Él me ha ayudado mucho.

Leo unas palabras que te dedica Benjamín en las que te describe como una amiga a muerte de sus amigos, una mujer muy sensible e inteligente, perfeccionista, generosa, divertida... ¿Sigo?

[Risas] Quédate con lo que dice Benjamín, que me conoce muy bien.

More from Ar Revista: