El editorial de Ana Rosa Quintana: "Madres sin renunciar a nada"

¿A cuánto tiene que renunciar hoy en día una mujer por ser madre? ¿Por qué todavía hoy nos cuesta tanto poder compaginar nuestro deseo de formar una familia con el de crecer y desarrollarnos profesionalmente? Ana Rosa Quintana reflexiona sobre ello en el editorial de este mes de mayo, dedicado a todas las madres.

Lo más popular

Estamos en plena revolución de las mujeres, cuando ya sabemos, sentimos, reclamamos y luchamos por la auténtica igualdad, que estoy convencida que vamos a lograr para todas. Algunas ya lo han conseguido con mucho esfuerzo e importantes renuncias, especialmente en la vida personal, pero hay mucho camino por andar. Sobre todo, que ninguna tenga que elegir entre ella y su familia.

Este mes de mayo, como todos los primeros domingos de mayo, se celebra el Día de la Madre. Supongo que es una fiesta inventada, más que para homenajear a las madres, para aumentar el consumo. Pero tampoco está demás que por un día se celebre a las madres.

Publicidad

Hay varias cosas que una aprende cuando se es madre. La primera, que el día tiene 24 horas y las noches no son para dormir. La segunda, que es para siempre, no importa la edad que tengan los vástagos. Y la tercera, que si además quieres desarrollar una carrera profesional, tienes que olvidarte de tu tiempo.

¿Por qué? Pues porque lo tenemos mal organizado y tiene solución. La solución se llama 'pareja', 'conciliación' y 'legislación'. Si todo esto se dividiera entre dos, todos seríamos más felices, también los padres, a los que la tradición les ha hurtado algo tan maravilloso como ser corresponsables de la crianza de los hijos.

Lo más popular

Nada va a cambiar mientras las mujeres tengan que renunciar a su desarrollo profesional si quieren ser madres, mientras no aspiren a ascensos porque no les da la vida o en caso de que se deba sacrificar una carrera sea siempre la de la mujer, aunque sea mas brillante que la de él.

¿Cuántas mujeres han decidido dedicar su tiempo y su esfuerzo a la familia, a criar a los hijos, a contribuir al éxito profesional de su pareja, sin ningún reconocimiento, sin que se valore su vital aportación? Mujeres que son la inspiración y el motor de todos los miembros sin esperar nada a cambio.

Hay mucho que cambiar en la sociedad, pero también en nuestras relaciones de pareja. Muchos hombres jóvenes, y no tanto, están apostando por esa igualdad en las relaciones y obligaciones familiares. Todo es mas fácil en una pareja cuando los hombres dejan de 'ayudar' para 'ser responsables' de todo, al 50 %. Ese es el primer techo de cristal que tenemos que romper las mujeres que deseamos tener una familia y una vida profesional. El otro es el ascenso profesional, pero estamos en ello.

Feliz Día de la Madre.

Ana Rosa Quintana

More from Ar Revista: