El nuevo documental sobre María Callas que deberías ver sí o sí

Es un revelador retrato de la soprano en sus propias palabras. Un viaje al corazón de María callas, una mujer condenada por su don.

Lo más popular

"Hay dos personas dentro de mí. Me gustaría ser Maria, pero también está la Callas con la que tengo que vivir, así que me enfrento a las dos de la mejor manera que sé". Con estas palabras de la diva comienza el magnífico documental Maria by Callas, ópera prima del cineasta Tom Volf. El retrato hermoso y profundo que logra mostrarnos dibuja la personalidad de una mujer que sufrió por un talento que la convirtió en leyenda. Obligada por su madre desde los 13 años a trabajar duro para llegar a lo más alto, Maria siempre se dolería porque su carrera no le permitió jamás cumplir su verdadero sueño: "Habría preferido tener una familia e hijos, habría dejado mi vocación por  ello, pero el destino es el destino". La  felicidad no estaba hecha para ella, una heroína que  muchos no podemos dejar de comparar con la Cio-Cio San de Madama Butterfly.

Publicidad

Desde su infancia hasta su muerte, el documental va desvelando entre maravillosas actuaciones de la Callas quién era esta mujer que nos habla a través de entrevistas y cartas. Así conocemos de primera mano lo que pensaba de su marido, Battista Meneghini, un industrial treinta años mayor que ella al que, según María, solo le importaban su fama y su dinero. Y cómo se enamoró de Aristóteles Onassis, el hombre que llevó la magia a su vida, el amante por el que dejó los escenarios, el traidor que años más tarde le rompió el corazón sin previo aviso. "Te amo en cuerpo y alma. Soy toda tuya, haz conmigo lo que quieras", llegó a escribirle antes de que el armador la abandonara para casarse con Jackie Kennedy. Más tarde, Onassis, que intentó volver a sus brazos, le confesaría que aquella decisión fue un error. Pero Maria ya no pudo perdonarle y el amor que le tuvo quedó relegado a una buena amistad.

Lo más popular

Pasional y temperamental, la diva salpicó la prensa con no pocos escándalos: se negaba a actuar si su voz no estaba a la altura, dejaba funciones a medias aquejada de ataques de nervios... pero el público se lo perdonó todo, tal era su grandeza. Sus dotes para la interpretación, imprescindibles para convertirla en la leyenda del bel canto que es hoy, enamoraron al mismo Pasolini, quien la convirtió en la protagonista de su Medea, hoy un clásico del cine a pesar de unas críticas que en su día no fueron muy favorables. Pero tras el golpe sufrido por su corazón a manos del único hombre al que amó, Maria no volvió a ser la misma. Con tan solo 53 años, falleció recluida en su piso de París sintiéndose rechazada por un mundo que quizás nunca supo comprenderla.

More from Ar Revista: