Bradley Cooper, un canalla encantador

Más que un galán al estilo clásico, Bradley Cooper es el vecino de al lado al que todas querrían seducir. Tras triunfar en la comedia, ahora afronta proyectos más serios.

Con los años me he dado cuenta de que ir de seductor es un juego que no me gusta. Lo único que funciona es ser uno mismo”. Así de sincero defiende Bradley Cooper su naturalidad tanto frente a las cámaras como detrás. Con 38 años, el hombre más sexy de 2011, según la revista People, es uno de los actores predilectos de la industria de Hollywood. Y también lo debe ser de sus compañeras de reparto, ya que compartió algo más que planos con dos de ellas: Renée Zellweger y Zoe Saldana. Actualmente tiene una relación con la modelo inglesa de 21 años Suki Waterhouse. Carne de tabloides.

Publicidad

Comenzó su carrera con pequeños papeles en series de televisión como Sexo en Nueva York o Alias, pero fue el personaje de Phil en la película Resacón en Las Vegas el que le catapultó al éxito en 2009. Un filón cómico al que pronto se abonó: el de los papeles de granuja guaperas acostumbrado a meterse en líos. En sus últimos proyectos, Cooper decidió avanzar hacia otros territorios interpretativos.
 
Su primera nominación al Oscar le ha llegado este año, gracias a El lado bueno de las cosas, una cinta en la que compartía cartel con Jennifer Lawrence (quien sí ganó la estatuilla dorada por su papel). La relación entre ambos es tan buena que ya han rodado dos películas más: el drama histórico Serena y el thriller policiaco American Hustle. Un cambio de registro con el que pretende afianzar su imagen como actor serio.

Muy personal

Con los más pequeños es voluntario en la Fundación Leap con sus programas para fomentar las habilidades artísticas infantiles.
Cambio de rumbo con 29 años y tras un incidente que le llevó al hospital, decidió dejar de beber. "Casi arruino mi vida, asegura".