Máxim Huerta: "Cuando la vida va bien, tiene música"

Premiada con el último Primavera de Novela, La noche soñada es la novela en la que Màxim Huerta reconoce haberse dejado “muchas horas mezcladas con lágrimas”. Y eso se nota en su historia, en cada personaje y en las muchas frases que nos gustaría subrayar en nuestra memoria para no olvidarlas nunca. Es cierto también que luego le ha dado muchas satisfacciones, aunque ninguna más grande que recibir aquel galardón de la mano de Ana María Matute, su escritora fetiche y más admirada. Desde aquel momento, la banda sonora de su vida es el Gracias a la vida de Mercedes Sosa. Y es que, como él dice, “cuando la vida va bien, tiene música”.

Lo más popular

Hablas en tu novela de gente que quiere ser feliz y se atreve a darse una segunda oportunidad. ¿Por qué crees que nos cuesta tanto esto?
Porque la mayoría de las veces no somos felices solo por miedo a equivocarnos, ¡con lo maravilloso que puede ser un error! Como los personajes de la novela, yo apuesto por arriesgar, por darnos esa segunda oportunidad. A veces no somos felices no por el peso de las circunstancias, sino porque no sabemos empezar de cero.
También hablas de amor, o mejor dicho de amores...
Quería retratar muchas de sus caras: el primer amor, que debe quedar en el recuerdo porque es el único modo de que continúe siendo perfecto; el de una madre y su hijo, que puede ser maravilloso pero también perjudicial, como sucede en la novela; o el que más me gusta, que es el de Francesco por su mujer enferma de alzhéimer, un homenaje al olvido y a pensar que mientras recuerdes algo, seguirá existiendo.
Y tú, ¿eres más de enamoramientos o prefieres la estabilidad de la pareja?
De enamoramientos, porque puede haber muchos más. La estabilidad a veces está relacionada con la rutina y esta a su vez con el aburrimiento. Hay que vivir muchos enamoramientos aunque sea con la misma pareja. Son más vitales. Son como fuegos artificiales.
Escribes en La noche soñada: “Se escucha el amor cuando más callado estás”. ¿Lo crees así?
Efectivamente. Las parejas que necesitan estar todo el día haciendo cosas se rompen. Creo que el amor se nota cuando estás callado, cuando no hace falta decirse nada, cuando existe sin más, sin planes ni hacer alharacas. Creo que el amor se nota en los silencios.
Me gustan los corazones de tiza que hace el protagonista para enamorar a su vecina. ¿Por qué estos dibujos no suelen llegar a su destino?
Porque a veces el corazón va en dirección contraria, que es lo que le sucede al protagonista de La noche soñada. Lo cierto es que muchos ponemos corazones allí donde nadie los va a coger.
¿Qué es el amor romántico para Màxim Huerta?
Despertarse y acostarse feliz, con una sonrisa, creo que es lo más parecido a eso. Y ponerse nervioso, esperar una llamada, mirar el reloj...
¿Crees que se llora más por las plegarias atendidas?
Sí, y precisamente esa idea era como un mantra que daba vueltas en mi cabeza mientras escribía la novela. Conseguir algunos sueños y hacerlos realidad significa que dejan de ser sueños y veces eso nos hace llorar.

Publicidad