Vicky Martín Berrocal: Estambul

La dieñadora y embajadora de Cebralin confiesa que Sevilla es su lugar en el mundo, pero también reconoce que disfruta y siente cada destino al que viaja, cada nuevo lugar que descubre... 

Lo más popular

Vicky, ¿cuál es ese lugar del  mundo en el que has sido más feliz?
Siempre que me hacen esta pregunta  hablo de Estambul... Aunque he sido feliz en muchos otros sitios: yo he hecho viajes a Nueva York mágicos y recorridos con mi hija que también han sido maravillosos, pero lo cierto es que tengo una debilidad especial por esa ciudad. Hay una mezcla de culturas que me emociona, y cuando voy vivo cosas inolvidables. Y como siempre pido, sueño y exijo que me pasen cosas, Estambul me llena en ese sentido. La primera vez que fui no quería volver.

Publicidad

¿Por la gente o por el lugar?
Por las dos cosas, la verdad... Me gustan sus mujeres, cómo visten, su sensualidad... Y me encantan los hombres, que son muy hombres, muy varoniles.

¿Cuántas veces has ido?
Muchas, muchas veces... La última vez que estuve fue hace cinco meses. Allí tengo muy buenos amigos, como mi compañera de cuarto en el colegio de Suiza donde estudiaba. Es turca y una de mis grandes amigas. Eso es muy importante: los sitios también los hace la gente. De todos ellos he aprendido mucho: su vida, sus costumbres...  He de reconocer que son mis grandes compañeros de viaje en épocas muy importantes de la vida.

Lo más popular

¿Tienes algún rincón favorito?
La primera vez que aterricé era muy tarde y mis amigos me fueron a buscar y me llevaron a cenar y a tomar unas copas. Ver Santa Sofía de madrugada, ese lugar tan mágico, se me quedó para siempre... También me apasiona el Gran Bazar, porque me encanta comprar pashminas, joyas... Me pierdo entre los puestos. y los colores... Aunque te diré que te encuentras tantos españoles que algunas veces es imposible perderte.

Háblanos de otros viajes que recuerdes con especial cariño...
Mi luna de miel en Bora-Bora... Es un viaje con una gran historia porque nos pilló el fenómeno El Niño. Fueron días trágicos, y de hecho en un momento dado tuvimos que salir huyendo de la isla. Y claro, Nueva York... ¿Quién no disfruta en esa ciudad? Cuando llegué por primera vez sentí que ya había estado allí y no me daba miedo lanzarme sola a la calle, a pesar de que normalmente me siento incómoda si tengo que estar sola en un sitio que no conozco.

¿Por dónde se puede ver pasear a Vicky en Nueva York?
Me gusta la ciudad de cabo a rabo. Pero me encantan el Soho y la Quinta Avenida porque disfruto paseando y ‘bicheando’ por las tiendas.