Kim Kardashian y Kanye West, los reyes catódicos

Todo lo que tocan se convierte en oro y todo lo que hacen se transforma en tuit. Nadie da más.

Han hecho de la ostentación y el exhibicionismo un modo de vida, y de la extravagancia un arte. Él es el rapero Kanye West y ella la socialité Kim Kardashian, dueña de la retaguardia más fotografiada del planeta y estrella del programa Keeping Up with the Kardashian, un reality show sobre su familia, con su padrastro incluido (el exdeportista olímpico Bruce Jenner, convertido ahora en mujer... pero esa es otra historia).

Publicidad

El matrimonio, que acaba de celebrar su primer aniversario, vive feliz en sus dos mansiones con su hija North, de dos años, y el bebé que viene en camino. Un bebé que, según acaba de confirmar Kim Kardashian vía Instagram (como manda la tradición), será niño.

Quienes les acusan de tendencia a la ostentación quizás lo hagan por su afición a los jets privados, los 65.000 dólares que ella gasta en belleza al año o la casa de muñecas de la niña valorada en 48.000. De hecho, se calcula que desde su boda han gastado 42 millones de euros. Lo que no sabemos es lo que han generado. Ahora, Kim está de promoción de un libro con sus mejores selfis, Selfish, y Kanye saca nuevo disco. Auténticas máquinas de hacer dinero.

Lo más popular

MUY PERSONAL
Kim, sobre Kanye: “Cuando tienes un bebé no tienes tiempo para tonterías. Quizás también influye estar casada con alguien que es superapuesto y abierto y dice lo que realmente quiere”.
Kanye, sobre Kim: “Kim, estoy tan feliz de haberme casado con la chica de mis sueños. Os quiero tanto a Nori y a ti. Os encontraría en cualquier vida”.

Las fotos privadas de la boda de Kim Kardashian y Kanye West.