Ave, Amenábar

El realizador vuelve a la gran pantalla con un ‘thriller’ psicológico, ‘Regresión’.

Seis años. Es el tiempo que ha pasado desde el estreno de Ágora, la última vez que pudimos disfrutar del arte del realizador hispano-chileno en pantalla grande. Amenábar, que reconoce que siempre necesita un tiempo entre una cinta y otra (“No puedo llevar varios proyectos solapados. Necesito limpiarme de uno antes de empezar con el siguiente”), regresa ahora a sus orígenes con un thriller psicológico absolutamente sorprendente. Rodado en inglés y rodeado de estrellas, como es habitual en él, en esta cinta protagonizada por Emma Watson y Ethan Hawke nada es lo que parece: “He tenido la oportunidad de explorar el miedo y los vericuetos de la mente. Nada me apetecía más. No es una película de miedo, es una película sobre el miedo”, reconoce.

Publicidad

El ganador del Óscar, por Mar adentro, y de once premios Goya parece haber hallado la fórmula del éxito: “No creo tanto en mi talento como en mi capacidad de trabajo, soy muy terco. Nadie me puede acusar de no haberme ganado el sueldo”, ha señalado en alguna ocasión. Este mes de octubre, Regresión abrirá un nuevo capítulo en su historia particular y en la historia del cine en general. Y es que, según el propio Amenábar, esta cinta aúna lo mejor de tres de sus películas míticas: Tesis, Abre los ojos y Los otros. Ahí es nada. No hay duda: la espera ha merecido la pena.

MUY PERSONAL
Celoso de su intimidad La discreción es una máxima en su vida. Tras 5 años de relación, este verano se casó con el economista David Blanco en una ceremonia blindada a los medios.

Y muy romántico “siempre dije que no me gustaban las bodas ni creía en ellas. pero por ti, David, me casaría una y mil veces”, le dijo a su ya marido, que no dejó de llorar durante el enlace.