Sergio Dalma: "No quiero sufrir más por amor"

‘Dalma’, así se titula el nuevo disco de un cantante que llega con ganas de sorprender, sobre todo a su público. Más directo, más sencillo y también más optimista, pero sin perder su esencia.

Lo más popular

A sus 51 años asegura que lo que le preocupa en este momento es estar bien consigo mismo: “He aprendido a disfrutar de las cosas de otro modo y paso por un momento muy relajado de mi vida”, pero ese relax no quiere decir que haya un parón en su carrera. Lejos de eso, ahora afronta la promoción y la futura gira de Dalma, su disco más personal, en el que nos muestra a un nuevo Sergio. Eso sí, como él dice, es un cambio para el que no ha perdido de vista quién es su público, “el que me ha seguido desde siempre”. Todo un regalo para sus fans.
¿Qué tiene de especial este disco para que se titule ‘Dalma’? Parece algo muy personal, ¿no?
Pues sí. Lo he vivido desde el principio: he vuelto a grabar en España después de once años, he estado en los diferentes momentos de su creación, he vuelto a componer... Lo siento muy cerca de mí. Además, quería para él un sonido diferente, este disco es más inglés en este sentido, y también mostrar que no soy solo el cantante de la voz rota. Mi forma de interpretar está en este trabajo, pero hay otros colores de voz, otros matices. Una de mis metas para este nuevo álbum de estudio era descubrir a un nuevo Dalma, y creo que lo hemos conseguido.
De momento, el single de presentación, ‘Tú y yo’, ha sido top en iTunes nada más salir. Háblame un poquito más de este tema...
Pues es un tema muy positivo y uno de mis favoritos. Hay quienes me dicen que siempre canto canciones de amor y desamor supergrises y tristes, cuando yo soy totalmente lo contrario. Soy optimista, bastante positivo, disfruto mucho de la vida, me encanta reír... Este tema es así y es el espíritu del disco. Es una canción que dice: “Tú y yo somos el mundo entero, por qué tenerle miedo si no hay nada más grande”. Y no es la típica balada.
Desde luego, a mí me dan ganas de ponerme a bailar al escucharla. Por cierto, me encanta lo de “con una mirada ganamos la batalla”. ¿Tú también crees en el poder de las miradas? ¿Lo dicen todo?
Totalmente. Hoy en día parece que esto se ha perdido un poco, porque estamos más pendientes en la calle de ver qué nos han escrito en el Whatsapp, pero una mirada dice muchísimo, ya sea en el trabajo, con tu pareja... Ya te he dicho que me identifico mucho con las letras de este disco.

Sergio Dalma le canta al amor
Publicidad

Sigues siendo un romántico.
Lo soy, pero no me gusta que el romanticismo empalague. Creo que todo tiene que tener su medida. Yo soy un buen bebedor de vino, pero sé hasta qué punto hay que llegar para disfrutarlo. En el amor es igual: tienes que darte con ganas, pero también encontrar ese punto medio tan difícil.
Tú que sabes tanto de esto, ¿es verdad que se canta mejor al amor desde el desamor?
Pues la verdad es que cuando estás mal parece que todo está como más a flor de piel, pero yo pienso que es un sentimiento masoquista. Yo, al menos, no tengo ganas de sufrir más, y menos por amor. Tengo ganas de disfrutar, y si le canto al amor porque estoy bien, a gusto, mejor.
Intuyo que estás en un buen momento.
Pues sí. ¿Sabes? Cuando cumplí los 50 ya me pasó y ahora me reafirmo: estoy en un momento de mi vida muy relajado, tranquilo, donde lo disfruto todo de otra manera. Y, sobre todo, tengo la conciencia muy tranquila con lo que hago. Evidentemente, he cometido errores, pero estoy satisfecho de haber llegado a esta edad con ganas de recordar muchas cosas. Ahora mismo no busco tener una pareja: ahora lo que me preocupa más es estar bien conmigo mismo. Estoy disfrutando como nunca.

Sergio Dalma y Alejandro Sanz, en 1996

Ahora que has dicho, lo de las ganas de recordar no me resisto a preguntarte: ¿qué queda en ti de aquel jovencito que nos cantaba ‘Esa chica es mía’?
Lo recuerdo con mucha nostalgia y mucho cariño. Al echar la vista atrás pienso: “¡Qué barbaridad!, ¡quién me iba a decir entonces todo esto, tantas giras, discos...!”. Y no me olvido de aquello, porque, aunque evoluciones, queda la esencia del principio. De hecho, hay temas de este disco, como Imaginando, que por su onda me recuerdan a otros de entonces, como La vida empieza hoy. Los inicios son la columna vertebral y los míos fueron muy buenos. Estoy orgulloso de ellos.
Tus letras hablan de sentimientos y sinceridad, pero ¿crees que hay cosas que es mejor callar?
Acabo de cumplir 51 años y creo que ya no hay que morderse la lengua: hay que decir las cosas como son. Sí, creo que hay que ser sincero aunque la verdad duela. Y es lo que te comentaba: en este disco creo que soy bastante transparente, como pretendo ser en mi vida real, aunque no me gusta mezclar mis dos facetas. Una cosa es el personaje que sale e intenta medio desnudarse, y otra la persona.
En ‘Se empieza nuevamente’ cantas: “Nada es imposible mientras uno vive”. ¿Nada? ¿Para ti no hay nada imposible?
[Risas] Al menos tienes que tener esa idea, tienes que ser totalmente positivo y verlo así, y luchar. Yo, cuando hago algo, siempre me pongo el listón muy alto, en el diez, que igual luego me quedo en el siete. Pero siempre hay que intentar llegar al máximo. Soy un tipo muy luchador, y luchando y creyendo en lo que haces se pueden cambiar muchas cosas. Tengo esa fe en la vida y creo que además hay que contagiarla. Y si alguien, al escuchar alguno de mis temas, puede por unos segundos pensar: “¡Pues es verdad, vamos adelante!”, bienvenido sea.

Lo más popular

Dices que has vuelto a componer...
Sí. Aunque ya lo había hecho antes, es cierto que no es mi trabajo: yo soy un intérprete que lucha, cuando recibe las canciones elegidas, para cantarlas como si fueran mías. Así las siento. Pero para este álbum escribí tres temas y de los tres había uno que pensé que no desentonaba. Pregunté si gustaba y... se titula Esta vez.
¿Y cómo es él?
Pues habla de amor y desamor pero de una forma muy naif. Las letras de este disco son así, muy directas y aparentemente muy sencillas. Al final el toque mágico es esa aparente sencillez que llega a la gente.
Y está demostrado que sabes llegar al público...
Bueno, al menos experiencia hay después de tantos años, y la verdad es que tengo un público muy fiel.
En la plataforma Deezer tienes una lista, que personalmente me ha encantado, con tus temas favoritos. ¿Qué canción tuya habrías elegido?
Es muy difícil: cada disco tiene las suyas. Por ejemplo, de este disco ahora mismo te diría Tú y yo, Nada igual a ti y Si todo lo que siento se pudiera cantar. Y de discos anteriores, sigo pensando en que Bailar pegados me ha dado los momentos más emocionantes, sobre todo por la comunión que hay con el público cuando la canto. Y Esa chica es mía, y Galilea... Son canciones que me traen suerte y que nunca he dejado de cantar. No puedo darles la espalda ni por el público ni por mí.