Kyle Eastwood, en el nombre del jazz

El hijo mayor de Clint Eastwood cambió el objetivo de la cámara por las cuerdas del bajo y ahora recorre el mundo con su música. Este mes, viene a España.

Lo suyo con la música fue un flechazo a primera vista o, mejor dicho, a primer oído. Tenía tan solo ocho años cuando sus padres le llevaron a su primer festival de jazz, pero Kyle (47) lo recuerda como si fuera ayer: “Una de las ventajas de tener un padre famoso es que me podía colar en todos los backstages. Eso no tiene precio”, cuenta. Después de eso, el hijo mayor de Clint Eastwood y la modelo Maggie Johnson empezó a hacer los deberes mientras escuchaba discos de grandes del género como Miles Davis. De niño aprendió a tocar el piano, el instrumento preferido de papá, pero no fue hasta el instituto cuando descubrió el que le robó el corazón: el bajo. Y es que Kyle vive por y para el jazz. Él mismo reconoce que esta pasión ha sido la responsable de que no haya seguido el oficio paterno, y eso que se llegó a matricular en la Universidad de California para estudiar cine. Solo duró un par de cursos: “Mi padre se alegró mucho por mi decisión. En mi casa adoran la música”. Sin embargo, no se ha alejado mucho de los pasos de ‘Harry el sucio’: entre gira y gira, se dedica a poner banda sonora a las películas de su padre, como Gran Torino o Million Dollar Baby. Este 22 de noviembre, tienes una cita en directo con él en el Festival de Jazz de Cartagena.

Publicidad

MUY PERSONAL
Jazz adicto
“Puede parecerte un zumbido, pero esta música es sobre todo libertad, tocar como quieres y como te sientes. y yo amo eso”.
un momento
Especial
“Mi boda el año pasado con mi segunda mujer, Cynthia, en el rancho donde crecí. mis padres, separados hace tanto tiempo, se unieron para ayudarnos con todo. Significó mucho para mí”.