Hugh Jackman estrena Chappie

El actor estrena "Chappie".

Dice que es un ‘tirillas’ y que su musculoso cuerpo pertenece a Lobezno, ese personaje que le ha convertido en una estrella conocida en el mundo entero: “Mi relación con él es como un matrimonio, llevamos ya siete películas, de momento”. Sin embargo, Hugh Jackman nunca quiso ser famoso. Era solo un joven fascinado con actuar que, tras acabar la carrera de Periodismo, se matriculó en la Academia de Australia Occidental de Artes Escénicas. Y no le fue nada mal, porque al poco de empezar consiguió su primer papel en la serie de la ABC Correlli,  protagonizada por la que hoy es su mujer, Deborra-Lee Furness.
Cuesta ahora verle tan joven –tenía 27 años en aquella serie– y haciendo de delincuente, lo que recuerda en parte a su último papel. Y es que Hugh se convierte en un soldado hosco y malvado, con un pelo nada favorecedor, en Chappie, un filme que se estrena el 13 de marzo y que mantiene expectantes a los amantes de la ciencia ficción, ya que es lo nuevo del director que revolucionó el género con District 9.
Una carrera de premio
Poco podía imaginar aquel chico que en aquella época sobrevivía con 120 dólares semanales, “el alquiler eran 55 dólares, otros 50 en comida y me sobraban 15”, que  llegaría a tener un sueldo de 20 millones de dólares por convertirse en un personaje de cómic. O que le darían el Premio Donostia en 2013  en reconocimiento a su trayectoria cinematográfica. O que ganaría un Globo de Oro y sería nominado al Óscar por su Jean Valjean de Los miserables.  Claro que pocos como él pueden afrontar un papel que requiere de dotes teatrales y buena voz para el canto. Todo un paseo para quien ha triunfado varias veces en Broadway. De hecho su actuación en The Boy from Oz le valió el Tony (los Óscar del teatro) al mejor actor de musical en 2004. Curiosamente, un año más tarde fue premiado como el mejor presentador de la gala.
Cáncer de piel
Y si profesionalmente al actor le va más que bien, su vida personal no le anda a la zaga. Felizmente casado con Deborra-Lee, 13 años mayor que él, Hugh se muestra enamoradísimo de su mujer: “Mi relación con Deb es una de las mejores cosas que tengo en la vida”, afirma. Bueno, ella y sus dos hijos adoptados, Ava y Oscar.
Sólo una sombra se cierne sobre tanta felicidad: el cáncer de piel contra el que el actor sigue luchando –motivo por el que aparece muchas veces con una tirita en la nariz–. El pasado mes de octubre tuvo que ser operado por tercera vez a consecuencia de un carcinoma de células basales. Por eso no se cansa de aconsejar: “¡Usad protección solar!”. Y como hombre optimista que es afirma que “lo bueno es que se puede prevenir: es cuestión de hacerse los chequeos adecuados”.
Por nuestra parte, esperamos seguirle viendo, a poder ser en papelones tan intensos como el de Prisioneros o en la piel de personajes románticos como el de Kate & Leopold.

Publicidad

1 Su faceta más romántica

Kate y Leopold le convirtió en un duque del siglo XIX que viaja al Nueva York de hoy para enamorar a una moderna ejecutiva (Meg Ryan).

2 Para sus incondicionales

Salvar la vida de su esposa (Rachel Weisz) era su  misión en La fuente de la vida.

Publicidad

3 La magia de Jackman

Hugh Jackman hizo gala de su carisma para interpretar a un gran mago en El truco final.

4 De vuelta a casa

En Australia Hugh Jackman  se puso a las órdenes de Baz Luhrmann para enamorar a Nicole Kidman

Publicidad

5 Su mejor papel

Como Jean Valjean, Hugh Jackman ganó el Globo de Oro al mejor actor. La película, Los miserables.

6 Alto voltaje

Para Prisioneros Hugh Jackman interpretó uno de sus papeles más duros y violentos.

Publicidad

7 Todo un personaje

Lobezno es el papel que más fama le ha dado (y más músculos). Claro que lleva 14 años interpretándolo.

8 Un gran 'showman'

Hugh borda su papel de 'showman'. El actor conquista con su buen humor porque es natural, espontáneo. Es así como ‘enamoró’ a todos los asistentes a la 68ª edición de los Tony en 2014, cuando saltó como un espontáneo al escenario para cantar un rap (tienes el vídeo en Youtube y es impagable). Pero es que además sabe reírse de sí mismo y no es nada divo, una faceta que le ha servido para grabar promociones tan originales como la que hizo para 'X-Men: días del futuro pasado'. En esa ocasión, Hugh entrevistaba a su yo del pasado y llegaba a prevenirle para que no aceptara el papel que más le avergüenza de su carrera, el que en 'Movie 43' le convertía en un hombre que tenía los testículos en el cuello. Imagino lo que estás pensando... Es terrible. Pero todo se olvida con el tiempo.

Publicidad

9 Su mejor papel, en la vida real como padre y esposo

Enamoradísimo de su mujer y todo un padrazo. Así es Hugh Jackman, quien confiesa  que uno de los episodios más duros de su vida había sido precisamente no poder tener hijos: “Intentarlo es maravilloso, pero cuando te vas dando cuenta de que eso no va a pasar te crea ansiedad”. Por eso el matrimonio, que en abril celebra su 19º aniversario, decidió adoptar a Oscar y Ava: “Nada más iniciar los trámites se pasó esa ansiedad que sentía. Ellos son mis hijos”.