Marta Torné: "La vida sin hijos también es maravillosa"

Son mujeres que apuestan por su carrera profesional, defienden su feminidad y dicen sentirse realizadas. Estas son las claves del movimiento No Mo (del inglés no mother; ‘no madre’, en español), una tendencia en alza por la que abogan figuras del star system como la oscarizada Helen Mirren, que se muestra tajante al confesar: “No tengo instinto maternal”. Junto a ella, la estrella de la televisión americana Oprah Winfrey admite llevar una vida plena sin ser mamá. Renée Zellweger es otra de las celebrities que no tienen tapujos a la hora de alzar la voz y reivindicar en público su derecho a no querer ser madres.

Publicidad

1 Su entrevista más sincera

Una opción que también defiende la actriz catalana Marta Torné, una mujer con las ideas muy claras y a la que no le tiembla la voz al confesar que no quiere tener hijos. Casi nada. Y es que si hay algo que tiene claro a sus 37 años es que la vida está para disfrutarla al máximo y vivirla como cada uno quiera, con hijos o sin ellos: “Mi elección no es peor que la del resto por ir contracorriente. Solo es diferente”, nos cuenta.
Marta está feliz, y se nota. Va a presentar el nuevo proyecto de Tele 5, Cámbiame, y formará parte del elenco de la miniserie The Night Manager, junto a Antonio de la Torre y el mismísimo Hugh Laurie. Y cuando se cierre esta edición, la actriz acabará de darle el “sí, quiero” al director de cine Roger Gual, su pareja desde hace cuatro años.
Vayamos al grano. ¿Por qué no quieres ser madre?
De la misma forma que no pensaba en este tema a los diecisiete, tampoco se me pasa por la cabeza ahora, con veinte más. Llevo un tipo de vida que me ha costado mucho conseguir. No me refiero solo a tener más éxito profesional o a ganar más dinero, sino a disfrutar de mi oficio plenamente y a poder saborear la vida con la libertad que yo quiero y sin sacrificios. Tener un hijo ahora me desmontaría todos mis planes y, la verdad, no estoy dispuesta. Si a esto le sumo que no me gustan los niños... Es decir, yo veo un niño y ni se me cae la baba ni le hago monerías. No me sale. Vale, adoro a mis sobrinos, pero no me imagino siendo madre. ¡Vamos, que no tengo instinto maternal!
¿Es ese el único argumento para que no te plantees tener hijos?
No, no lo es. Porque pienso en cómo está el planeta y en los problemas de nuestro país, en la falta de trabajo, en los recortes, en los desahucios... Entonces imagino el futuro y en ocasiones me digo: “Casi mejor no traer un niño a este mundo, porque el panorama que le vamos a dejar es preocupante”. Además, sé que mi vida es y será plena sin hijos.
¿Existe algún motivo que te pudiera hacer replantearte la opción de la maternidad?
Sí, claro. No soy nada radical. No dudo de que exista nada comparable con ser madre. Sé que tiene que ser maravilloso tener un baby con la persona a la que amas... Pero la vida sin hijos también es maravillosa. Otra idea que hace que me lo cuestione es que yo tengo un vínculo muy especial con mi madre, y me da mucha pena que el día de mañana, por no tener hijos, yo no pueda disfrutar de una relación tan bonita como la que ella tiene conmigo. Es entonces cuando me da por pensar que el día que mi madre ya no esté, yo me pregunte: “Y, ahora, ¿qué?”. Sé que es hacer ciencia ficción, pero este asunto me agobia.

2 Otra opción de vdia

Tu pareja, el director de cine Roger Gual, ¿tampoco quiere ser padre?
Como él sabe que yo no quiero, pues es un asunto del que casi no hablamos.
Y en tu círculo más cercano ¿respetan tu decisión?
Sí. Mi madre hace tiempo deseaba que me casara y fuera mamá. Y ahora, con la serenidad que dan los años, me dice: “¡Qué bien que no quieras tener hijos, porque ahora se les consiente todo y son unos malcriados! Hija, disfruta de la vida al máximo”. Mis amigas escuchan mis argumentos, aunque les sorprende mucho mi decisión. Precisamente una de ellas estuvo alojada hace unos días en mi casa porque se está sometiendo a un tratamiento de fertilidad. Recuerdo que en alguna ocasión hablamos de ello y le decía: “¿Cómo puede ser que en este momento solo vivas por y para lograr un positivo en una prueba de embarazo? Yo, a veces, tengo pesadillas en las que sueño que estoy de varios meses”. Es el mundo al revés. Y eso que nunca he tenido ningún susto. Espero que no me pase, pero si a esta edad tuviera una sorpresa, no me vería con fuerzas para interrumpir el embarazo.
Lo cierto es que cada vez más mujeres deciden no tener hijos y apuestan por su carrera profesional.
Pues sí. Y no debemos olvidar que se trata de una decisión personal. El tema de la maternidad es como cuando estás soltera a los treinta y te bombardean con la dichosa preguntita: “Y tú, ¿no te casas?”. Pues con el asunto hijos sucede lo mismo. Como no quiero formar una familia y lo digo abiertamente, me hacen sentir mal, como si fuera un bicho raro.
¿Crees que la sociedad presiona en exceso a la mujer para que cumpla con su papel de ser madre?
Efectivamente. Sin embargo, por mucho que hayamos progresado, el rol de la mujer del siglo XXI consiste en ser una profesional en el trabajo y la madre perfecta en casa. Este modelo nos está haciendo mucho daño a las que no queremos tener hijos. Tampoco podemos obviar a aquellas otras que viven la maternidad como si fuera lo único que da la felicidad, hasta el punto de descuidar sus relaciones de pareja. Muchos de estos matrimonios o uniones sentimentales se deterioran o incluso se rompen por culpa de este planteamiento. La mujer, cuando se convierte en mamá, cambia el vínculo afectivo y su marido deja de ser su compañero de viaje para convertirse en el padre de sus hijos. Y creo que ese es un grave error.
Con frecuencia, a las que declaráis públicamente que no queréis ser madres os califican de egoístas.
Es criticar por criticar. No deja de ser otra opción de vida tan válida y respetable como el modelo de familia convencional. Los hijos suponen una gran responsabilidad y requieren mucho tiempo, educación y mimo. Hay que marcarles límites y saber decirles ‘no’, aunque lloren y pataleen. No me veo ejerciendo ese papel. Cada uno debe elegir el camino que considere mejor para sentirse pleno. Lo que tengo claro es que una mujer puede ser feliz sin cambiar pañales.
Entonces, ¿con qué sueña Marta Torné?
No tengo un proyecto de futuro idealizado en la cabeza. Soy más de saborear mi presente con la gente a la que quiero, pero reconozco que me encantaría tener una casa en el campo, con un huerto, y vivir rodeada de perros y gatos. Así me imagino de mayor. Sería mi segunda residencia y allí viviría las temporadas en que tuviera menos trabajo. Me dedicaría a organizar comidas para toda mi familia y mis amigos y les cocinaría ricos platos. Además, me mimaría dando largos paseos bajo el sol, viendo películas antiguas y cuidando de mi jardín. La verdad es que no tengo grandes anhelos. Para mí, la felicidad está en poder disfrutar de los pequeños placeres de la vida.

Publicidad

3 Movimiento ‘child free’

Según un estudio llevado a cabo por la socióloga británica Katherine Hakim, alrededor de un 20 % de las mujeres europeas no son madres. Y no lo son porque no quieren o no han querido serlo –solo un 3 % tienen como causa problemas de fertilidad–: Angela Merkel y Audrey Tautou son solo algunos ejemplos de mujeres que no desean ser madres. En nuestro país, uno de los rostros más conocidos que suscriben el No Mother es la actriz madrileña Maribel Verdú : “No tengo hijos porque no me apetece”, reconoce. “No tengo instinto maternal, no quiero estar toda la vida pendiente de un hijo. Bastante tengo ya con mi familia”, ha declarado en alguna ocasión.

4 Movimiento ‘child free’

Por su parte, Alaska es otra de las celebrities nacionales que reconocen que nunca han sentido la llamada de la procreación. Para la cantante, “ser madre implica muchas tareas que seguro que no haría bien”. En este sentido, ella siempre suele bromear con el hecho de que le encantan los niños, sí, pero “los de los otros”.