El editorial de Ana Rosa Quintana

​¿Qué es el verano para Ana Rosa Quintana? Libertad, mar, conversación, relax, bellos atardeceres... ¡Nos lo cuenta!

Lo más popular

Siempre he sido una chica de verano. Ahora, una mujer de verano. Lo de chica debería ir olvidándolo cuando me refiero a mí misma. O no. Prefiero mil veces el calor al frío y me gusta llevar los pies desnudos, quitarme medias, jerséis y abrigos. Me encanta el sol en la piel, aunque sé que es malísimo, y el tono dorado que te hace más alta, más esbelta y más saludable. No me importa llenarme de pecas, pero detesto las manchas, aunque una buena protección y paciencia obran milagros. 

Publicidad

Verano son noches largas de conversación y relax, mar y siestas en vacaciones, terrazas en la ciudad, lecturas ligeras, volver a la infancia, los juegos al aire libre, montar en bicicleta, acostarme tarde aunque tenga que madrugar, estirar los días para disfrutar de mis hijos. La cerveza helada y el tinto de verano, el gazpacho en la nevera y olvidar el secador y el maquillaje.

Lo asocio a libertad, a jornadas relajadas y atardeceres lentos, a pensar sin prisa y mirar las estrellas. No es una metáfora: en invierno nunca miro las estrellas. La mayoría de los días no se ven y los otros están cubiertas por la contaminación o estás metida en casa. Me encanta la combinación de energía y pereza según la hora, y que los peques estén de vacaciones.

Lo más popular

No me gusta que haya elecciones en verano, pero esto se lo paso al debe de los políticos. Septiembre es un mes de iniciar, julio de concluir y agosto de 'agostear', es decir, de no pensar mucho y dejar todo el estrés para el comienzo de curso. Todo cambio de vida, de trabajo, de colegio, de estado civil, cualquier decisión que haya que tomar conviene dejarla aparcada en nuestra cabecita, que vaya cocinándose sin hacerle mucho caso y, sin tanto agobio, llegará sola.

"Lo asocio a la libertad, a la falta de horarios o jornadas relajadas y atardeceres lentos, a pensar sin prisa y mirar las estrellas"

Este es el número de las disfrutonas. Ya hace mucho, muchísimo, que me apunté a ese club, el de sacar el mayor provecho a todo aquello que nos da satisfacción, efímera o no. Un planazo o un pequeño premio cotidiano. El día a día es realmente duro para todos: obligaciones, trabajo, prisa, ese no llegar nunca. Y, de repente, un instante, una llamada, un café, un masaje, un beso, una invitación, un plan. Me apunto a todo. Nunca dejo de hacer nada que me gusta: ver una película, leer un libro, cenar con amigos... Y lo disfruto, lo saboreo, lo retengo y apuro todo lo que puedo. Durante el curso hay tan poco margen para nada que no sea trabajo y casa, que no se deben desaprovechar esos ratos que te dan la vida. 

Feliz mes de julio.

Ana Rosa

Fotos frente al mar

Recién aterrizado el buen tiempo en nuestro país, la sesión de fotos de portada de este número de julio necesitaba un rincón tranquilo frente al mar. El lugar elegido por el equipo de portadas fue el hotel Santos Nixe Palace, en Palma de Mallorca: un edificio luminoso (vecino del palacio de Marivent) que ofrece el confort de un hotel cinco estrellas y la tranquilidad que da la primera línea de playa. Miguel Ángel Nicolás (director artístico), Antonio Terrón (fotógrafo,) Lola Viraz (maquilladora) y Mamen Marqueño (estilista) convirtieron un día de trabajo en un respiro delicioso. El trato exquisito del personal del hotel, uno de los mejores de la cadena Santos, fue esencial para conseguirlo. Un maravilloso spa con vistas donde neutralizar la tensión de Madrid, tumbonas donde relajarse, baños en la piscina, paseos por la playa y cenas tranquilas al borde del mar consiguieron un bienestar que se refleja en las fotos