Ganas de cambio

"Este número nos trae el olor a primavera y el color; los días más largos, el soy y el cambio de armario"

Este invierno es posiblemente uno de los más duros que recuerdo: frío, viento, inundaciones... que, unido a la crisis, el paro y las noticias económicas, no nos ha dado un respiro. Por eso me encanta este número de marzo que nos trae el olor a primavera y el color; los días más largos, el sol y el cambio de armario. Fuera el monocolor, ¡arriba la luz!
Éste es el año de las pequeñas cosas y del disfrute cotidiano. Fuera hace mucho frío (y no sólo por el clima) y nuestra casa, más que nunca, tiene que ser nuestro refugio, el lugar donde estamos a salvo y hay mil cosas que crear. Te damos ideas para que renueves tu armario, no necesariamente para gastar, aunque un capricho siempre es muy estimulante. Saca lo que tengas de primavera y haz nuevos conjuntos, revisa en el baúl y seguro que aparecen prendas y complementos que ya creías pasados de moda y que vuelven, como los estampados. Ya sabes que lo más sencillito, con un buen zapato, te convierte en la reina de la fiesta.
No te pierdas el artículo de Elsa Punset Recupera la ilusión; eso sólo depende de ti, de tu actitud y tu habilidad para crearla. Cuando estamos más ensimismados mirando nuestro ombligo, agobiados por los problemas cotidianos, el mundo real y cruel se cuela en nuestra vida y nos hace reflexionar sobre lo que tenemos que agradecer cada día. El terremoto de Haití, la catástrofe más importante que se ha producido nunca, ha conmocionado al mundo y tocado el alma solidaria de nuestro país. Como dice el padre Ángel, vivimos el siglo de la solidaridad y eso significa que cada día somos mejores y que el futuro es esperanzador.
Gracias a los que se han unido a la iniciativa de mi programa de televisión y a las ONG Infancias Sin Fronteras y Mensajeros de la Paz del padre Ángel para que, con una celeridad impresionante, sea tangible la ayuda en Haití con un campamento para niños y mujeres y un refugio que acoge a los niños enfermos trasladados a Santo Domingo. A estos proyectos dedico ahora toda mi energía, y espero que vosotras tampoco los olvidéis. Gracias.

Publicidad

Ana Rosa Quintana