Mis amigas

MILLONES DE GRACIAS Porque empezamos 2012 de la mejor manera posible, con 15.000 lectoras más que el año pasado. ¡Ya somos 329.000! Datos 3ª ola EGM 2011

Nada reconforta más que una reunión de amigas cuando estás en los momentos bajos, y nada divierte más que una reunión de amigas cuando hay algo que celebrar. A lo largo de la vida cambiamos de pareja, de trabajo, de ciudad e incluso de país. Tenemos hijos, los criamos y se nos van. Quien no haya sido capaz de cuidar y mantener a sus amigas se puede encontrar con la peor compañía: la soledad.
No confundir con conocidas y, sobre todo, entre tus amigas y las de tu pareja, que se pueden convertir también en parte de tu vida, o llevarte el gran chasco de perderlas al mismo tiempo que a tu chico en caso de ruptura. Las amistades coyunturales son estupendas pero solo las pruebas a las que nos somete la vida forjan una alianza indestructible, no importa el tiempo que pase sin una llamada o una visita, una señal mínima sirve para que tengas a tu lado lo que más necesitas: tus amigas.
La vida, la familia, los hijos, los trabajos a veces hacen muy difícil verlas todo lo que quieres. Pero está la confianza y la seguridad de que cuando se ha compartido tanto, los lazos son eternos. Las verdaderas amigas están siempre ahí, es maravilloso no tener que explicar nada, ni justificarte, ni dar las gracias. Es posiblemente la relación más pura, generosa y libre que hay, no existen los secretos, ni los celos, ni el interés.
Por todo eso es muy difícil tener auténticas amigas, y hay que cuidarlas como un tesoro. A lo largo de la vida hay muchas personas con las que mantienes unos lazos entrañables, a veces una relación profunda, pero solo el tiempo, las penas y las alegrías hacen una criba natural: quién se queda para siempre contigo y quién se va quedando en el camino. Tengo la gran suerte de contar con amigas maravillosas, incondicionales, extraordinarias mujeres por las que siento un amor inmenso, porque ellas guardan todos los momentos importantes de mi vida, y yo llevo en mi corazón todas sus lágrimas y todas sus risas. Amigas de la infancia, amigas de la facultad, amigas de distintos momentos, amigas heredadas. Ellas y yo sabemos que pase lo que pase siempre nos tendremos.
Ahora que empezamos el año, quiero hacer un pequeño homenaje a las amigas que nunca me han fallado y espero no haberles defraudado nunca.
Feliz 2012

Publicidad