Importan los valores

Este mes tenemos triple celebración: nuestras lectoras han elegido una vez más con acierto a la mujer y el hombre del año

Cada uno de los finalistas merecía un número entero por su gran capacidad profesional, pero sobre todo por su calidad humana. Precisamente por sus valores y no por su popularidad, Rosa Díez y Jesús Vázquez han sido los elegidos.
De Rosa habéis destacado que es una mujer luchadora y valiente, que nunca se ha rendido ante la adversidad y que ha conseguido lo que parecía imposible: tener una voz propia. Una mujer menuda que nunca se ha amilanado ni ante ETA ni ante la doctrina oficial de los partidos.
A Jesús se le podría haber elegido por su trayectoria profesional, su popularidad o su éxito como presentador, pero ninguno de éstos ha sido el motivo que ha llevado a nuestras lectoras a nominarlo como hombre del año. Su labor solidaria con ACNUR, su capacidad para reinventarse y superar la lapidación pública que casi acaba con unos hombres inocentes, y sobre todo su aportación a que la sociedad española viera la homosexualidad con normalidad, han sido definitivos para su elección.
El coraje, la defensa de sus ideas, su entrega a los demás, el espíritu de lucha y los valores son características comunes a todos los candidatos y que año tras año reivindican nuestras lectoras. A lo mejor por eso cumplimos nuestro número 100.
Éste es mi tercer motivo de celebración: que una publicación tan atípica como AR cumpla 100 números es casi un milagro en estos tiempos. Quiero daros las gracias a los que habéis hecho posible que seamos centenarios. Primero a las lectoras y, después, a todos los que habéis colaborado de una manera u otra en nuestras páginas, y muy especialmente, a esta maravillosa redacción llena de talento y buenas personas.
Ana Rosa Quintana

Publicidad